#Política

A la desnudez de la élite, indignación de la gente

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Estamos en presencia de un momento extremadamente sensible y, a su vez, histórico para nuestro país: se instaló la intolerancia ante hechos que nos huelen mal como ciudadanos. Así es. Fenómeno que colisiona con el proceso coyuntural en el que nos encontramos situados, que me atrevería a denominar como “la desnudez del poder y la élite”.

En los vertiginosos tiempos que corren, cuando ya casi no queda un segundo para detenerse a discurrir, existe un puñado de personas articuladas, desde las nuevas plataformas tecnológicas de comunicación, o simplemente desde la calle, o ambas, dispuestas a advertir críticamente cualquier situación que consideren anómala en su más amplio abanico de posibilidades y aristas.


Son múltiples acontecimientos que se han suscitado, pero todos con un binomio común: poder económico-elite política. La ciudadanía lo sabe y está más atenta que nunca ante tales conexiones.

Esta cosmovisión me agrada. Sé, como muchos, que la historia de las movilizaciones sociales no surge en Chile desde 2011 en adelante. ¡Qué duda cabe! Sin embargo, siento que aquel año marcó un punto de inflexión que perdura hasta nuestros días. Otros podrán afirmar, con cierta razón, que desde 2006 -con la denominada movilización de los pingüinos- el paradigma social empezó a cambiar, pero, en mi impresión, es en 2011 cuando las reivindicaciones estudiantiles, medioambientales y políticas, cobran mayor fuerza y producen los cambios actitudinales más llamativos que perduran hasta nuestros días en el comportamiento nacional.

Así las cosas, hoy por hoy, octubre de 2014, la intolerancia o indignación de la opinión pública pasa, básicamente, por el vilipendiado acto de lucrar y la constante animadversión hacia el poder. Estos conceptos que se friccionan, cruzan buena parte de los hechos noticiosos que se nos informan diariamente. ¡Y cómo iba a ser de otra forma! Por ejemplo, hace algunas semanas nos enteramos de la hebra política del caso FUT, el denominado “Pentagate”.

El caso de las presuntas boletas falsas para la obtención de financiamiento hacia las distintas campañas políticas, fundamentalmente las de la Unión Demócrata Independiente (UDI), marcó, nuevamente, otro punto de inflexión en la percepción de la ciudadanía hacia la élite política y empresarial. Generó un manto de desconfianza tal, que el camino para las futuras elecciones y su financiación será, al menos, bastante complejo. La clase política ha quedado desnuda frente a los ojos de la calle. Sus intenciones y maquinaciones, si bien no son sorpresivas, explicitadas causan un rechazo obsceno. Pero más allá de ese repudio, también ha quedado manifiesta la sombría dicotomía de los políticos con las grandes empresas. Entonces, resulta preocupante que el debate gire en torno a las filtraciones de la información, a si hubo o no delito, pero es el aspecto clave de la dependencia y el servicio de la clase política al poder de la élite económica lo que debería asustarnos y deprimirnos. ¿Para quiénes trabajan algunos honorables en el Congreso?

Y no nos quedamos sólo en la esfera política porque, hace una semana, pudimos conocer la histórica -concepto que también cruza esta columna- sentencia del Tercer Tribunal Oral de Santiago en contra del emblemático sacerdote de Los Legionarios de Cristo, John O`Reilly, en la cual se le condenó por haber cometido abusos sexuales, entre 2010 y 2012, a una ex alumna del Colegio Cumbres, ubicado en la comuna de  Las Condes. La expectación periodística ya se acumula para el próximo 11 de noviembre, fecha en la que se conocerá la decisión definitiva de la sentencia.

Acá, nuevamente, nos encontramos con el poder económico presente, pero vinculado a la fe y su respectiva fuerza coercitiva que se extiende para “no dejar ver el bosque”. Mención honrosa para la visita del timonel UDI, Ernesto Silva, al ex alcalde de Providencia, Cristián Labbé, tras ser acusado de asociación ilícita en directa vulneración de los derechos humanos durante la dictadura militar.

Son múltiples acontecimientos que se han suscitado, pero todos con un binomio común: poder económico-elite política. La ciudadanía lo sabe y está más atenta que nunca ante tales conexiones. ¿Se verá transformado el escenario político y social de nuestro país en un futuro mediato? Lo que estamos en condiciones de aseverar, por ahora, es que la calle ha despertado y sus ojos se han aguzado. La clase política deberá, entonces, estar a la altura de aquel interés general, porque lo que antes era un desfile en transparencias, hoy es un completo exhibicionismo del poder.

 

 

TAGS: #CasoPenta #Poder Elites

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

24 de octubre

Recién en el 2006 cuando los estudiantes irrumpen en la política nacional podemos empezar a hablar con propiedad de «transición a la democracia». Es decir, a partir de la «revolución de los pinguinos» en Chile empieza realmente el cambio, de a poco, muy lento pero seguro y sin interrupciones. De hecho, nunca más el país volvió a ser el mismo aunque el poder todavía se concentre en la derecha duopólica, sector político que es impresentable por donde se le mire.

La falta de legitimidad de la derecha se manifiesta en cada ámbito, en los casos de corrupción que hoy afectan a la UDI pero en los que están involucrados todos, desde RN pasando por los DC, los sociolistos y los falsos progresistas, etc. Comparto el diagnóstico del autor de este artículo en el sentido que esta crisis acelera la descomposición de los grupos dirigentes y así también el debate respecto a la necesidad de una nueva Constitución vía Asamblea Constituyente (Autoconvocada) como paso necesario y previo para el fin de este régimen y el arribo de un sistema auténticamente democrático.

27 de octubre

Gracias por leer con interés y comentar mi publicación, Armando. Así es. La crisis que experimenta hoy la esfera política ha develado una de sus caras menos amables, por decirlo de manera elegante. Pero, para ser sincero, personalmente siento que esta vez será muy distinta la situación. básicamente porque los problemas acaecidos involucran, precisamente, la cuestión que más detesta la ciudadanía de la clase dirigente: «las arregladas de bigotes a lo amigo». Lo ocurrido inevitablemente marcó- y aun no conocemos todo el impacto generado en la población- con dureza a la gente. Eso te lo aseguro. Tendrá «cuantiosas» repercusiones, al menos, electorales.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Con la predictibilidad lo propio de lo humano, la creatividad, el asombro, la resiliencia, se dañan o atrofian, o son subyugadas al autodeterminismo de  las profecías autocumplidas
+VER MÁS
#Educación

El exceso de predictibilidad está 'matando' a nuestros estudiantes