#Política

9 puntos a partir del triunfo de Piñera

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

  1. Chile está cambiando pero no tan rápido como pensamos.
  2. En hilo con lo anterior: La comunidad evangélica en Chile se acerca al 20% y es un voto duro. La comunidad LGTBI, aunque no lo parezca, es más numerosa que los evangélicos. Se trata de, al menos, 1.900.000 personas en Chile. Pero no son un voto duro sino que presentan numerosos matices.
  3. En Chile, el criterio de Duck Navia -revisar el encontrón que tuvo con Boric- es más común de lo que se cree: Es más respetado el pillo que el flojo. Al pillo se le celebra todos los días en el espacio cotidiano. Los mismos que hoy lloramos somos los que celebramos a los proto-Piñeras en el día a día. A pequeña escala nos hace sentido; a gran escala nos asusta.
  4. Más que vergüenza, poner atención a la culpa y a la profunda autocrítica. Estos resultados electorales hablan de una crisis moral generalizada que no es posible de reducir a la abstención, porque ahora hubieron más votos que en la primera vuelta y el gran beneficiado fue Piñera. Votó cerca de la mitad del padrón electoral. Sería iluso pensar que la otra mitad es anti-derecha. Lo del facho-pobre nunca ha sido una contradicción, pues hay un trabajo en la mente colectiva que se ha hecho hace varios años. Se trata de un colectivo traumado, un pueblo que fue castigado brutalmente hace algunas décadas por virar a la izquierda y que aprende, a partir de ello, que las necesidades básicas de seguridad humana -que no te maten, te torturen o te desaparezcan, básicamente- se asocian a complacer a las ideas impuestas por los poderes patronales y conservadores. El facho-pobre no es, para nada, un fenómeno inexplicable, sino que una continuación de una tendencia de varios siglos en el mundo colonizado por Occidente. El señor ejerce un moldeamiento de la mente del vasallo. La mente es, por excelencia, sensible a lo que experimente en sus épocas más tempranas. Más tempranas en historia, más tempranas en desarrollo individual. 

    Y creemos ser los iluminados que combaten el sistema cuando somos, en realidad, la vacuna que hace más fuerte la inmunidad de este monstruo llamado "capitalismo", que nos vende el feminismo y el descontento social en planes de celular que no tienen piedad en informar a DICOM de tus atrasos en el pago.

  5. En hilo con lo anterior: ¿Estamos nosotros, los contrarios a Piñera, más claros mentalmente que los que votaron por él? En primera instancia, tendemos a decir “sí”. Pero estamos metidos, diariamente, en la contradicción de actuar como piñeras y desear ser cada día más piñeras. A nuestra escala, claro. Nuestra tolerancia a la turbiedad es mayor a la que debiera ser. Nuestra voluntad de poder se nos sale de control muy frecuentemente. Omitimos referirnos a los comportamientos abusivos que hemos cometido, que sabemos que lo hemos hecho y que nos da miedo o asco reconocer. Atropellamos cuando es necesario y nos mentimos a nosotros mismos acerca de la justicia de tal acto. Constantemente, estamos viéndola por nosotros mismos. Y creemos ser los iluminados que combaten el sistema cuando somos, en realidad, la vacuna que hace más fuerte la inmunidad de este monstruo llamado “capitalismo”, que nos vende el feminismo y el descontento social en planes de celular que no tienen piedad en informar a DICOM de tus atrasos en el pago. Y lo compramos. Gracias a nuestra odiosidad, nuestra constante actitud de lección moral, nuestra evidente inconsecuencia prédica-práctica, la población chilena se aleja de nosotros y vota por quien le da el discurso que responde a sus necesidades afectivas más profundas. Un pueblo que necesita amor y ternura encuentra eso, aunque sea de manera ilusoria, en su verdugo. La izquierda le habla a la mente sin reparar que hay necesidades básicas que presionan más a estos seres vivos oprimidos. En este orden: Sobrevivencia, amor, intelecto. Ignorando esto, el discurso sólo se convierte en una masturbación política.
  6. Digamos que el capitalismo visita nuestro país pero no se queda, necesariamente, en él. Lo que hoy tenemos podríamos llamarlo, en cambio, “neo-feudalismo”. Los capitalistas acumulan pero también invierten en que su negocio se desarrolle. Los patrones chilenos, en su generalidad, sólo tratan de maximizar ganancias, pues el país no les exige que contribuyan al desarrollo. Por eso no funcionó ni el Transantiago ni las subvenciones escolares: Se pensó en el empresario chileno como capitalista desarrollista y competitivo, no en el patrón bueno para coludirse, orientado a la máxima utilidad y metido en un contexto de falsa competencia. Falsa. ¿Con quién compiten los colegios particulares? ¿Quién amenaza su nicho de clientes?. Ante eso, tengamos cuidado de no ser nosotros los verdaderos representantes del capitalismo globalizado. Esto es: Cuidado con el amor a nuestras comodidades, a nuestro consumo, a la “taquilla”. Cuidémonos de que nuestra performance contra la injusticia no sea lo suficientemente atractiva para un fotógrafo publicitario.
  7. Se vienen tiempos de efervescencia social y ahora hay que superar lo hecho en 2011-2013. ¿Será posible cambiar desde “informarle al pueblo que lo están cagando” a “despertar en el pueblo la sensación de que se lo están cagando”? Hay que dilucidar de qué modo se hace ese tránsito. ¿Es la conciencia de clase algo que se educa simplemente como un decir o está más allá de una claridad meramente teórica? ¿Es posible que los cuerpos -cuerpas, si prefiere- perciban en sí mismos la pertenencia a una clase cuya opresión es material y no sólo simbólica? El feminismo ha avanzado harto en eso, así como el estudio de la esclavitud y los afrodescendientes. Leamos por ahí.
  8. Los fachos-pobres son nuestras madres, padres, abuelitas, abuelitos, familiares, vecinas, vecinos, amistades, colegas. ¿De verdad queremos que les lleguen nuestros insultos de “weones”, “asquerosos” o “vergonzosos”? Recuerden que lo que hace posible el individualismo egoísta es, precisamente, la rotura del tejido social chileno. La idea de “me salvo por mí mismo” está asociada a “No puedo darme el lujo de confiar en los demás”. La valentía ante la opresión aumenta cuando el individuo tiene un colchón social que lo recoja del manotazo fuerte del verdugo. Difícil hacerlo cuando estoy solo, a cargo de mi familia nuclear y arriesgándolos sólo a ellos. Y el colchón social no es algo abstracto: Es tan concreto como la red de vínculos emocionales cercanos que se demuestran diariamente, “regando la flor”; el tejido social se sostiene en el buen trato y el cuidado mutuo cotidiano, que no sea frágil frente a la disyuntiva de una segunda vuelta de males menores y mayores. Que sean lazos fuertes. Y bueno: la etiqueta de facho-pobre precisamente contribuye a que exista el facho-pobre como tal, pues atornilla en contra del tejido social. Lo debilita. Sólo aumenta nuestra autocomplacencia individual, tanto o más peligrosa que lo que se denuncia.
  9. Ahora le toca a la vía no-electoral. Hagamos puentes entre organizaciones. Hagamos lo que a cada uno le gusta hacer pero juntos, compartiendo espacios, momentos e ideas. Algunas cosas se nos pueden ocurrir sentados solos frente al cuaderno o al computador, pero las grandes gestas se hacen con varias voces y varias manos. La historia no es de los gobernantes. “La historia es nuestra y la hacen los pueblos”, dijo.
TAGS: #Democracia #Elecciones2017 #SebastiánPiñera

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jose Luis Silva Larrain

18 de diciembre

Va insistir en las ideas que la cudadania rechazó tan estruendosamente el domingo? Le sugiero revisar mejor su planteamiento, si no tuvo asidero en un gobierno de paoyo tan masivo y con todo el parlamento a favor dificil que lo tanga ahora. Piñera ganó por paliza, aceptelo porque de las derrotas se aprende.

Pablo Correa

18 de diciembre

La eterna soberbia de la derecha: recuerde que si Piraña hubiese sido tan bueno, no hubiese perdido “por paliza” el 2013. La política -y el comportamiento de los electores- es eternamente cíclico.

Jose Luis Silva Larrain

19 de diciembre

Imposible que Piñera perdiera por paliza el 2013 si ni siquiera fué candidato. Si no fuese bueno no lo hubiesen elegido ahora y con mas votación que la primera vez. Y lo eligieron de nuevo por la gestión que hizo la primera vez, no como la otra que la reeligieron porque prometió cosas distintas a su primer mandato.

19 de diciembre

Hay mucha autocrítica que hacer. La derecha está cosechando lo que viene sembrando desde la dictadura. Cambiar la mentalidad del chileno consumidor-cliente, es difícil

21 de diciembre

Es muy cierto, muy cierto, el pueblo necesita amor y ternura, muy cierto, esta cansado del odio, no quiere más odio, no quiere tampoco lecciones morales que ve que no son ciertas, tampoco quiere iluminados, tampoco que lo insulten, que los traten de idiotas.

21 de diciembre

Si se parte de la base que todo el resto está equivocado y yo soy el genio que sabe lo que es mejor para todos, surgen escritos como este.
Cuando se reconozca que la realidad es propia de cada uno, con sus puntos de vista, y no se trate de amarrarla a una sola visión, se terminará por aceptar que las batallas políticas son fluctuantes, según sea la contienda. En este caso es un hecho que Piñera ganó, y por mucho. Pero eso no significa que las ideas de quienes votaron por el son uniformes y que en realidad ahora el país es de derecha; porque no es de derecha ni de izquierda.

Lo que si es digno de mirarse es la frase de “Los patrones chilenos, en su generalidad, sólo tratan de maximizar ganancias”….eso es realmente no conocer a ningún empresario. Lo que he observado por décadas es que TODO el mundo busca su propio interés (y por eso desconfío tremendamente en los que dicen que “lo hago por el pueblo”, ya que finalmente terminan colocándose como intermediarios muy bien remunerados entre estamentos sociales que no les conviene se comuniquen directamente); pero para gestionar una empresa es IMPOSIBLE mirar solo sus ganancias…hay pocas instancias en las que haya una conversación tan profunda sobre expectativas y necesidades como en una empresa; porque las empresas son personas unidas por un objetivo, lo que requiere que sus pareceres sean respetados y escuchados. Así que, seguir queriendo ver el mundo con la dialéctica marxista es una falacia.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos