#Política

2015: El año en que Chile barrió bajo su alfombra

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Durante todo este año, casi como una letanía inacabable, hemos sido testigos del destape de escándalo tras escándalo. Ningún grupo significativo escapó a este proceso. La Iglesia y la abusiva perseverancia de Barros en el sur (me resisto a escribir su rango eclesiástico). El Congreso y la compra que se hizo de la participación de algunos “honorables” para intencionar leyes, como la de pesca. La política con la penosa captura de recursos ilegales (la UDI por ejemplo), o sin importar que el origen de tales fondos fueran de alguien extremadamente cercana a la persona contra la que luchó su padre y que terminara muerto en un enfrentamiento por sus ideales (los compartamos o no), asunto que me parece de un oportunismo patético. Ni el deporte ha estado al margen de este sino. La ANFP y la turbiedad extrema de la gestión de Jadue, o incluso que Sampaoli (a quien admiro sin reservas como técnico) para pagar menos impuestos pidiendo que sus ingresos más significativos se depositaran en las Islas Vírgenes (capaz que haya sido el mismo Jadue quien se lo sugirió). Y claro también hemos tenido ejemplos de la tontera humana donde la inteligencia brilla por su ausencia, como el caso de míster Dávalos, que le ha hecho un daño infinito a nuestra Presidenta, una persona que tiene todo mi respeto, personal y político. En fin, seguramente alguien escribirá un libro con el detalle exhaustivo de la cantidad de basura que ha quedado expuesta luego de acumularse por décadas. Ah!, casi como colorario, o guión de una obra de Ibsen, el escándalo de la colusión en que hasta el papel higiénico tuvo su hora de fama. Notable.


No me avergüenzo, sino que me he alegrado cada vez que se destapaba una nueva turbiedad. He disfrutado de la efectividad de este barrido bajo la alfombra. Era necesaria esta limpieza, y si aún falta (supongo que bastante) bienvenida, en lo posible, rápidamente.

Durante el año, leí tanto de estas noticias como de comentarios autoflagelantes de personas que se lamentaban de tanta podredumbre, como si les resultara sorpresiva cada situación develada. Más de alguno se avergonzó del país en que había nacido como si antes hubiese estado en una burbuja. Este cinismo, tal vez acomodaticio, ya no podrá ser. Ahora todos sabemos el tamaño del abuso multidimensional, ya no intuitivamente, sino que empíricamente, con contextos, nombres y números concretos.

Por mi lado, no me avergüenzo, sino que me he alegrado cada vez que se destapaba una nueva turbiedad. He disfrutado de la efectividad de este barrido bajo la alfombra. Era necesaria esta limpieza, y si aún falta (supongo que bastante) bienvenida, en lo posible, rápidamente. Luego que desaparezca el polvo de este barrido, podremos respirar en un país esencialmente más limpio, un país en que podamos sentirnos más cómodos por su transparencia.

El proyecto de ley que establece un nuevo estándar de sanciones para los delitos económicos, los de cuello y corbata, son, por ejemplo, una gran noticia. Esta sola acción le da valor especial a la limpieza en profundidad de este 2015, que le coloca dolorosas barreras a la impunidad en que vivían los dueños del poder económico, tal vez el principal poder fáctico que tanto daño le ha provocado a nuestra democracia y que tantas barreras ha instalado para mantener sus privilegios a costa de la pobreza (que genera dependencia y sumisión) del resto. Creo que todo esto ha sido posible por el gobierno que tenemos. En uno de derecha, tiendo a pensar que solo se hubiese comprado una alfombra más grande, con muchos cambios para que, en el fondo, no cambiara nada. Me imagino un fino gatopardismo.

¿Y el 2016?. Como me dijo una persona muy importante, a quien le comenté que estaba pensando en esta columna, este nuevo año debería ser el año en que Chile viva en una suerte de casa de vidrio. Donde la transparencia emerja en el nivel en que no sea necesario ocultar nada, porque hemos comenzado a aprender que siempre es mejor actuar en el marco de lo legal y de lo éticamente irreprochable. Cuando se de esta mezcla, seguramente ya no se necesitará ninguna alfombra

TAGS: #Corrupción 2015 Transparencia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

El haber alcanzado la cifra de 8 mil millones de seres humanos, cuyas necesidades superan de lejos la posibilidad de satisfacerlas, solo tiende a alimentar las desigualdades y exacerbar los odios
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ocho mil millones

Jamás ninguna de las 345 municipalidades que hay en Chile como sus juzgados de policía local, han hecho valer las sanciones contenidas en este DL 3.516.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Si los jueces desconocen las leyes, estamos mal

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?