#Política

2014 y la desnudez del Chile gatopardista

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Hace más de cuarenta años nos hicimos conocidos por ser el primer país en la historia de la humanidad que se proponía hacer una revolución. Una revolución bajo las reglas de la sociedad que se quería cambiar, fue lo que denominamos “La vía chilena al socialismo, con olor a empanadas y vino tinto”, un socialismo a la chilena. Pensar eso me recuerda a José Arcadio Buendía cuando no aceptó jugar ajedrez pues, según dijo, no podía entender el sentido de una pelea entre dos adversarios que estaban de acuerdo en los principios.


Nuestro país ha sufrido el Síndrome de Estocolmo. El neoliberalismo nos maltrató tanto, que hoy nos identificamos tanto con él, que teniendo la posibilidad de cambiarlo, hacemos todo entre todos para que parezca cambio el no cambio, y seguir tal cual.

Han transcurrido más de cuarenta años y más allá de si fue certera o no la vía chilena al socialismo, si tú o yo cometimos más o menos errores. Nuestro país ha sufrido el Síndrome de Estocolmo. El neoliberalismo nos maltrató tanto, que hoy nos identificamos tanto con él, que teniendo la posibilidad de cambiarlo, hacemos todo entre todos para que parezca cambio el no cambio, y seguir tal cual. Lampedusa lo dijo de otra forma hace ya bastantes años: “Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie. ¿Me explico?”. El Chile de hoy conjuga a la perfección el Síndrome de Estocolmo en su variante gatopardista.

El 2011, miles de chilenas y chilenos salimos a las calles a decir basta de lucro, basta de abusos, basta del legado pinochetista, y basta de un mar de injusticias que están regadas por doquier en la institucionalidad chilena, y recuperamos algo que teníamos perdido, algo que estaba bien abajo de nuestra piel, esa cosa llamada dignidad y esa cosa llamada esperanza fue recuperada en las marchas de miles de estudiantes, padres, apoderados y cientos de chilenas y chilenos. Recuperamos la esperanza de que podemos cambiar nuestro país y ser un tanto más justos.

Y llegó el 2014, con un cambio de presidencia y con un cambio de discurso, con retroexcavadoras de por medio, con aplanadoras y caras nuevas, ideas nuevas, hasta ahí todo bien, sin embargo, la génesis del cambio viene a priori establecido con moderaciones, con matices le llaman algunos y con variados intereses, intereses de clase. Pues eso es algo muy claro, la coalición gobernante, la Nueva Mayoría en su seno se encierra una alianza “pluriclasista” que impulsa un derrotero de transformaciones moderadas, pues implica la concesión de intereses en función de realizar cambios.

Por otra parte tenemos una Izquierda fragmentada que critica dichos cambios, por ser migajas, por ser reformas en la medida de lo posible, por plantear cambios cosméticos y por lo tanto se les critica cada una de las reformas y se resalta la mitad del vaso vacío.

Y en la otra trinchera tenemos a una derecha que ve cambios radicales por todas partes, y por tanto se abstiene de tender puentes para aprobar dichos proyectos, y ahí se queda como una momia y no se mueve un ápice de sus posturas.

En síntesis, tenemos un gobierno que plantea reformas comprometidas en su programa de Gobierno, que en cierta medida hacen eco de la esperanza chilena del cambio, con una Izquierda extra coalición que critica lo mezquino del cambio, y una derecha que ve la debacle de su institucionalidad.

Y entre dimes y diretes, nos quedamos con cambios que no cambian nada.

Cuán gatopardista  es Chile que entre todos hacemos de todo para cambiarlo todo, para que todo quede tal cual está, identificados completamente con este neoliberalismo que nos envuelve de injusticia en este recóndito rincón del sur del mundo.

Si pudiésemos mirar un poquito más allá y buscar la forma de sumar y multiplicar, para empujar un poquito más allá al norte de la justicia, otro gallo cantaría.

TAGS: Reformas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad