#Municipales

Piñera y La Reina

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los movimientos ciudadanos llegamos para quedarnos. Respondemos a una sentida necesidad de la gente de ser escuchados, de ser tomados en cuenta, de disponer de espacios donde no seamos abusados, donde poder plantear nuestras demandas y organizarnos para que la “autoridad” nos atienda.

En la comuna de La Reina se han llevado a cabo dos multitudinarias Asambleas Ciudadanas convocadas por la Coordinadora Vecinal La Reina, para tratar el tema de la eventual expropiación de alrededor de 600 viviendas, en las que viven principalmente adultos mayores. El propósito de estas expropiaciones es construir la Autopista Vespucio Oriente usando las calles Paula Jara Quemada-Güemes, y Javiera Carrera-Jesús.

En ambas asambleas los vecinos se pronunciaron por unanimidad en contra de dicha alternativa, y han decidido movilizarse para lograr que la autopista, si se construye, sea en túnel minero.

Las asambleas culminaron en manifestaciones de vecinos que rechazamos las expropiaciones, exigimos que cualquier alternativa sea previamente informada de manera adecuada a los afectados, y exigimos que antes de tomar decisión alguna, seamos consultados mediante un plebiscito de carácter vinculante.

La autoridad nacional y local, rápidamente salió a la prensa a aclarar que “no había ninguna determinación tomada” y, según palabras del ministro Golborne, la alternativa constructiva se iba a definir después de las municipales, con “consulta previa” a la comunidad. Se instó a la ciudadanía a estar “tranquila y confiada”.

Los ciudadanos ya nos aburrimos de comulgar con ruedas de carreta; muchas ofertas incumplidas, promesas de campañas y letras chicas, nos han enseñado a confiar más en nuestras propias fuerzas, competencias y capacidades que en las ofertas de la autoridad de turno. En el caso de la famosa autopista Vespucio Oriente, cuatro distintos ministros de OOPP han desfilado con informaciones y propuestas, cambiando de opinión como quien cambia de camisa.

Por lo anterior, los vecinos concluyeron que, al menos mientras Piñera sea Presidente, sólo su compromiso por escrito de que no serán expropiadas las 600 viviendas y que la autopista se construirá en túnel minero nos dará tranquilidad. Mientras se espere el compromiso presidencial, los vecinos de La Reina acordamos reunirnos todos los sábados a las 11 hrs en Plaza Egaña a protestar.

Naturalmente la promesa escrita no puede ser sinónimo de inmovilismo, ya que los vecinos hemos tomado clara conciencia de que sólo nuestra unidad, organización y acción conjunta puede ser garantía de respeto de nuestros legítimos derechos.

Los movimientos ciudadanos llegamos para quedarnos. Respondemos a una sentida necesidad de la gente de ser escuchados, de ser tomados en cuenta, de disponer de espacios donde no seamos abusados, donde poder plantear nuestras demandas y organizarnos para que la “autoridad” nos atienda. Esto adquiere validez y realidad en la medida en que asumamos que no existe el destino y que el mañana lo construimos desde hoy, teniendo presente el pasado, cada uno de nosotros.

Sin embargo, no es suficiente sólo tomar conciencia de que somos nosotros los dueños de nuestras vidas (por más hipotecados que estemos con el sector financiero y comercial), sino que es imprescindible que nos manifestemos también y principalmente a través de las organizaciones sociales.

El empoderamiento real sólo puede lograrse en la medida en que nos reconozcamos en el que está al lado, adelante y atrás y construyamos sujetos sociales conscientes, críticos, y proactivos en todos y cada uno de los ámbitos a los que pertenecemos: los barrios, las empresas, los lugares de estudio, el campo, las minas, los bosques, la pesca, en fin, en todos los espacios donde se desarrolle el ser humano.

¿Por qué son importantes estas reflexiones?, porque con la institucionalidad que instaló la dictadura, mantuvo la Concertación y la Alianza pretende eternizar, se intentó congelar los movimientos sociales.

Claro, después de aniquilar físicamente a una gran cantidad de líderes sociales, se atomizó el movimiento sindical por la vía de fomentar el paralelismo; se desperfilaron los colegios profesionales; se redujo a sitios para tomar té a las Juntas de Vecinos y Centros de Madres y la toma de decisiones políticas se circunscribió a no más de 1.000 personas en el país: los dueños y gerentes de las mega empresas; los ministros de estado; los parlamentarios; los dirigentes de los partidos gobernantes; unos pocos lobistas; embajadores de países intervencionistas y por supuesto, algunos sujetos corchos y bisagra.

Sin embargo, la ciudadanía ha empezado a despertar. Lo demuestran Magallanes, el movimiento estudiantil, los trabajadores del subcontrato, Aysén, los trabajadores de la Salud, Freirina, los movimientos medioambientalistas, Calama, la diversidad sexual, Rengo, los movimientos indigenistas, los pobladores sin casa, los microempresarios, los movimientos por la reconstrucción justa, los movimientos patrimoniales. En fin, una multiplicidad de expresiones de diversos intereses que tienen en común principalmente dos grandes reivindicaciones: la inclusión social (la petición de no ser excluido de los “beneficios” del “desarrollo”, ni de la toma de decisiones), y justicia social, particularmente una mejor distribución del ingreso, educación gratuita de calidad, salud pública gratuita de calidad y viviendas sociales dignas.

En la medida que estas múltiples expresiones de la ciudadanía se articulen, construyan sus redes, conversen con el mundo político y lo comprometan con sus demandas, irán adquiriendo fuerza y mayor visibilidad.

En este proceso, sus principales intereses deben ir formando parte de la agenda pública. Si no es así, la gente exigirá, usando todos los medios que estén a su alcance, que se les tome en cuenta.

La alternativa represiva debe ser descartada, pues ella sólo puede producir un nivel de confrontación mayor, de cuyos resultados, el gobierno debe responsabilizarse.

* Artículo publicado originalmente en los Blogs de Cooperativa

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

Hasta ahora la dispersión ha primado en la centroizquierda y la falta de diálogo ha impedido reconstruir y articular un espacio político que no solo se limite a fiscalizar al gobierno de Piñera
+VER MÁS
#Política

No es tiempo de candidaturas presidenciales

 La sencilla idea es que se consideren como primera opción, alternativas tan serias como las otras que se han impuesto en siglos de colonización mental.  Es incorporar esta reflexión como una variable ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Saber y acción local sustentable: Ni pintoresco ni folclórico

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

El sujeto marginal que desconoce o que derechamente no cree en los Derechos Humanos, tampoco tiene ánimos de respetar ni garantizar los ajenos. La vida y la muerte son para él, cuestiones relativas, discu ...
+VER MÁS
#Sociedad

Crimen, castigo y viralización impulsan la catarsis colectiva del pueblo chileno