#Municipales

Elección municipal: ¿Soplan vientos de un (verdadero) cambio?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El (fatídico) 39% de participación electoral. ¡Enhorabuena por ese 39% que acudió a votar! Son un ejemplo de compromiso político, que, seguro, sin proponérselo, sacuden la conciencia conformista y acomodaticia (¿de los abstencionistas?) que no pueden o no saben ver que la cosa pública es de la incumbencia de toda la ciudadanía

Tres son los rasgos principales que han definido esta elección.

Primero, la caída en vertical de, en general, la derecha y, en particular, de la Administración Piñera del apoyo ciudadano materializada ahora en una tan estrepitosa como severísima debacle electoral. Segundo, el retorno del centro izquierdo, la Concertación, pero ahora ampliada con una variedad de fuerzas políticas que van desde liberales-socialistas hasta comunistas, y que esta nueva constelación política no ha ahuyentado a la clase media, como se temía, que le ha votado masivamente. Y tercero, una nueva forma de hacer política por parte de la oposición: un acercamiento estructurado a la ciudadanía poniéndola en el centro, como articuladores, de las propuestas políticas.

Las causas de la debacle electoral de la derecha, entre otras muchas, es la miopía y sordera política con la que gestionan la movilización ciudadana que ha terminado marcando con fuego a esta Administración. Criminalizar y desprestigiar a este movimiento, apoyado por casi el 80% de la ciudadanía, ha sido determinante en el durísimo castigo electoral a la derecha.

La ciudadanía sabe que la derecha está ideológica y materialmente incapacitado para llevar a cabo las profundas reformas que la ciudadanía propone. En dos palabras: el problema de la derecha, es la derecha.

Sumida en un inmovilismo político (pinochetista) endémico, está inhabilitada para llevar a cabo la democratización plena de Chile, que es lo que el movimiento ciudadano en su génesis, propone. La derecha inhabilita la democracia plena y, con ello, tiene cancelado el porvenir, padeciendo una contradicción irresoluble: su apología al pinochetismo y su enlace con el poder de factocorporativo, sella su inhabilidad política para hacer los cambios que la ciudadanía propone (y exige), que no es otra cosa que el fin de la institucionalidad que se heredó de la dictadura, de la cual la derecha es devota.

La derecha alcanzó el poder ejecutivo, después de 55 años, con (bien) intencionados fuegos artificiales de un tan difuso como mágico “cambio”, pero pareciera que la pirotecnia política y mediática durará lo que la Administración Piñera dure.

El éxito del retorno de la centro izquierda, ahora ampliada a vastos territorios políticos en un esfuerzo estratégico de gran alcance consensual y de finísima ingeniería política de precisión, se debe a lo que podría ser el futuro de esta coalición ampliada: la construcción de enormes plataformas políticas de acercamiento a la ciudadanía, logrando una capacidad enorme de convocatoria e instalando a la ciudadanía en el centro de las decisiones y articulamiento de las propuestas políticas, diseñando el programa de gobierno de las alcaldías.

Esta forma de hacer política, desde la base hacia arriba, abre la participación directa de la ciudadanía y la pone en el centro de la acción política, y termina de raíz con la práctica de enclaustramiento de las decisiones políticas dentro de cuatro paredes. Esta práctica mejora sustancialmente la calidad de la democracia y de la política y pone un margen racional de esperanza para alcanzar el cambio verdadero: la democratización plena de Chile, y con ello el abandono definitivo de la institucionalidad heredada de la dictadura. Parece que soplan vientos de un (verdadero) cambio.

El (fatídico) 39% de participación electoral. ¡Enhorabuena por ese 39% que acudió a votar! Son un ejemplo de compromiso político, que, seguro, sin proponérselo, sacuden la conciencia conformista y acomodaticia (¿de los abstencionistas?) que no pueden o no saben ver que la cosa pública es de la incumbencia de toda la ciudadanía. La pasividad ciudadana, como también el voto abstencionista como forma de protesta política, muy respetada pero con muchos peros, es un voto al conformismo y al enajenamiento del compromiso cívico; es decir no a ser un ciudadano, es votar por la invisibilidad como ciudadano, y es mirar para otro lado mientras la democracia y lo público se degrada y esto no fuera de su incumbencia. Todos somos seres públicos de los cuales depende la calidad de la democracia y de todo lo público.

Por otra parte, y ya es obvio y por eso resulta ya un tópico plantearlo, la propuesta política debe ser mucho más atractiva, dicha, ojalá, por rostros nuevos.

Y, ya puestos en esto último, a los/las abstencionistas y/o conformistas -que sin duda no es lo mismo- propongo dos libros ad hoc, Odio a los indiferentes,de Antonio Gramsci,  e ¡Indignaos!, del padre del retorno del compromiso cívico, Stéphane Hessel.

————-

Foto: Red MI VOZ / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Debemos fortalecer no sólo el sistema público de salud, donde se atiende el 80% de los ciudadanos, sino también renunciar a la idea de que la economía es más importante que la vida de las personas.
+VER MÁS
#Salud

El colapso del sistema de salud y la incapacidad del gobierno

Debemos reconocer la crisis que le seguirá rápidamente: la de las enfermedades mentales, e implementar los pasos necesarios para mitigarla.
+VER MÁS
#Salud

¿Qué hacemos ahora con nuestra Salud Mental?

Popular

La muerte del gobierno sólo es atribuible a su dejadez, a su falta de interés por hacer de Chile un país justo, un país que avance hacia su desarrollo brindando igualdad de derechos y oportunidades
+VER MÁS
#Política

El no gobierno

Ese sueño de la igualdad norteamericana nunca fue y no será nuestro sueño tampoco, porque ambos se equivocan si creen que la igualdad y la libertad están en el consumo igualitario.
+VER MÁS
#Política

Maldición de Malinche

Debemos fortalecer no sólo el sistema público de salud, donde se atiende el 80% de los ciudadanos, sino también renunciar a la idea de que la economía es más importante que la vida de las personas.
+VER MÁS
#Salud

El colapso del sistema de salud y la incapacidad del gobierno

Debemos reconocer la crisis que le seguirá rápidamente: la de las enfermedades mentales, e implementar los pasos necesarios para mitigarla.
+VER MÁS
#Salud

¿Qué hacemos ahora con nuestra Salud Mental?

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Pese a esta supuesta normalidad y actuación conforme a la ley, es del todo preciso señalar que no existe norma alguna que faculte a carabineros a decomisar ni mucho menos a la destrucción de los bienes e ...
+VER MÁS
#Justicia

Decomiso y destrucción de mercadería ambulante: Doble ilegalidad

Es necesario avanzar en nuevas dinámicas que favorezcan la colaboración y la corresponsabilidad de las labores domésticas, de crianza y educativas, propiciando mecanismos que vayan entendiendo estas labo ...
+VER MÁS
#Género

Mujer, educación y conciliación en tiempos de Covid-19

Definamos ignorante como entes sociales que no conocen la realidad política, sin capacidad de empatía social, masificados  y fáciles de influir por las emociones básicas y no la razón. Este votante es ...
+VER MÁS
#Política

La democracia fallida y el voto ignorante