#Municipales

Elección municipal: ¿Soplan vientos de un (verdadero) cambio?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El (fatídico) 39% de participación electoral. ¡Enhorabuena por ese 39% que acudió a votar! Son un ejemplo de compromiso político, que, seguro, sin proponérselo, sacuden la conciencia conformista y acomodaticia (¿de los abstencionistas?) que no pueden o no saben ver que la cosa pública es de la incumbencia de toda la ciudadanía

Tres son los rasgos principales que han definido esta elección.

Primero, la caída en vertical de, en general, la derecha y, en particular, de la Administración Piñera del apoyo ciudadano materializada ahora en una tan estrepitosa como severísima debacle electoral. Segundo, el retorno del centro izquierdo, la Concertación, pero ahora ampliada con una variedad de fuerzas políticas que van desde liberales-socialistas hasta comunistas, y que esta nueva constelación política no ha ahuyentado a la clase media, como se temía, que le ha votado masivamente. Y tercero, una nueva forma de hacer política por parte de la oposición: un acercamiento estructurado a la ciudadanía poniéndola en el centro, como articuladores, de las propuestas políticas.

Las causas de la debacle electoral de la derecha, entre otras muchas, es la miopía y sordera política con la que gestionan la movilización ciudadana que ha terminado marcando con fuego a esta Administración. Criminalizar y desprestigiar a este movimiento, apoyado por casi el 80% de la ciudadanía, ha sido determinante en el durísimo castigo electoral a la derecha.

La ciudadanía sabe que la derecha está ideológica y materialmente incapacitado para llevar a cabo las profundas reformas que la ciudadanía propone. En dos palabras: el problema de la derecha, es la derecha.

Sumida en un inmovilismo político (pinochetista) endémico, está inhabilitada para llevar a cabo la democratización plena de Chile, que es lo que el movimiento ciudadano en su génesis, propone. La derecha inhabilita la democracia plena y, con ello, tiene cancelado el porvenir, padeciendo una contradicción irresoluble: su apología al pinochetismo y su enlace con el poder de factocorporativo, sella su inhabilidad política para hacer los cambios que la ciudadanía propone (y exige), que no es otra cosa que el fin de la institucionalidad que se heredó de la dictadura, de la cual la derecha es devota.

La derecha alcanzó el poder ejecutivo, después de 55 años, con (bien) intencionados fuegos artificiales de un tan difuso como mágico “cambio”, pero pareciera que la pirotecnia política y mediática durará lo que la Administración Piñera dure.

El éxito del retorno de la centro izquierda, ahora ampliada a vastos territorios políticos en un esfuerzo estratégico de gran alcance consensual y de finísima ingeniería política de precisión, se debe a lo que podría ser el futuro de esta coalición ampliada: la construcción de enormes plataformas políticas de acercamiento a la ciudadanía, logrando una capacidad enorme de convocatoria e instalando a la ciudadanía en el centro de las decisiones y articulamiento de las propuestas políticas, diseñando el programa de gobierno de las alcaldías.

Esta forma de hacer política, desde la base hacia arriba, abre la participación directa de la ciudadanía y la pone en el centro de la acción política, y termina de raíz con la práctica de enclaustramiento de las decisiones políticas dentro de cuatro paredes. Esta práctica mejora sustancialmente la calidad de la democracia y de la política y pone un margen racional de esperanza para alcanzar el cambio verdadero: la democratización plena de Chile, y con ello el abandono definitivo de la institucionalidad heredada de la dictadura. Parece que soplan vientos de un (verdadero) cambio.

El (fatídico) 39% de participación electoral. ¡Enhorabuena por ese 39% que acudió a votar! Son un ejemplo de compromiso político, que, seguro, sin proponérselo, sacuden la conciencia conformista y acomodaticia (¿de los abstencionistas?) que no pueden o no saben ver que la cosa pública es de la incumbencia de toda la ciudadanía. La pasividad ciudadana, como también el voto abstencionista como forma de protesta política, muy respetada pero con muchos peros, es un voto al conformismo y al enajenamiento del compromiso cívico; es decir no a ser un ciudadano, es votar por la invisibilidad como ciudadano, y es mirar para otro lado mientras la democracia y lo público se degrada y esto no fuera de su incumbencia. Todos somos seres públicos de los cuales depende la calidad de la democracia y de todo lo público.

Por otra parte, y ya es obvio y por eso resulta ya un tópico plantearlo, la propuesta política debe ser mucho más atractiva, dicha, ojalá, por rostros nuevos.

Y, ya puestos en esto último, a los/las abstencionistas y/o conformistas -que sin duda no es lo mismo- propongo dos libros ad hoc, Odio a los indiferentes,de Antonio Gramsci,  e ¡Indignaos!, del padre del retorno del compromiso cívico, Stéphane Hessel.

————-

Foto: Red MI VOZ / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

La corporación de Ulloa actualmente no cuenta con el respaldo de la hinchada ni tampoco de la barra que acompaña La Lamparita desde la refundación
+VER MÁS
#Deporte

Empresariado y política detrás de los dos Lota Schwager

Es hora de dar vuelta la campana, o el embudo. Es hora de que los de arriba jueguen limpio antes de exigir que los de abajo lo hagan. El día que ello ocurra, solo entonces, volverá a salir el sol.
+VER MÁS
#Sociedad

Campaña Juguemos limpio

Solo el ministro Moreno y su equipo saben en términos ciertos del contenido de Consulta Indígena y no los pueblos indígenas que son los destinatarios de la misma
+VER MÁS
#Política

Consulta Indígena de Piñera, volver al DL Nº2568 de la dictadura

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

¿Cuál es la diferencia entonces entre desconectar un tubo por limitación del esfuerzo terapéutico a suministrar un fármaco que ponga fin a la vida? ¿No es acaso lo mismo? Ciertamente no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Sobre el buen morir

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo