#Medios

¿Por qué TVN es tan importante hoy?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Estamos en un momento de la historia donde la democracia enfrenta desafíos novedosos, muchos de ellos relacionados con las dinámicas de los medios de comunicación.

Hoy la mayoría de las personas (sobre todo en las grandes ciudades) concentran su consumo mediático en las plataformas digitales, desde las páginas web -muchas veces accedidas vía Google, pasando por Youtube y sus videos (también propiedad de Google) hasta las redes sociales como Facebook, Twitter, que operan, a su vez, centralizando gran parte de la información noticiosa disponible para los usuarios.En estas plataformas, lamentablemente, se diluye buena parte de lo que podemos entender como la “experiencia colectiva” que han proporcionado los medios de comunicación tradicionales, toda vez que las plataformas digitales presentan contenidos individualizados para cada persona, eliminando la necesidad de conocer otros puntos de vista sobre lo que ocurre alrededor nuestro, haciéndonos caer en lo que se denomina echo chamber: un espacio donde escuchamos casi únicamente opiniones que reafirman específicamente lo que nosotros creíamos de antemano sobre la sociedad.


Se hace urgente defender a TVN como eje del pluralismo en Chile -sin obviar los desafíos económicos y de gestión que impone la digitalización- para impedir la nueva arremetida antidemocrática de la derecha.

Si bien es cierto que los chilenos hoy “vivimos a través de los aparatos digitales”, y, por tanto, estamos en buena medida “en una burbuja” informativa, ello no implica que los medios de comunicación tradicionales y en particular la televisión, hayan dejado de ser consumidos: más del 80% de los chilenos señalan a los noticieros de televisión abierta como su principal fuente de información sobre Chile, según cifras de la IX Encuesta Nacional de Televisión del CNTV (2017).

Por mucho que haya multitud de alternativas de plataformas y contenidos (y que eventualmente haya personas que se inhiban activamente de ver televisión abierta), para la vasta mayoría de compatriotas la televisión es un punto de encuentro. Los medios tradicionales tienen dificultades para sustentarse desde el punto de vista económico (se ha desvalorizado la publicidad en estos medios), pero, tal como ocurrió con la prensa escrita, la televisión subsiste porque tiene otras utilidades que no satisfacen las plataformas digitales. Y es en ese sentido, es que Televisión Nacional de Chile es tan crucial.

Una democracia requiere no solo de libertad de poder recurrir a tal o cual medio, si no que se requiere el contraste de visiones y el abordaje de la mayor cantidad de tópicos posible, algo que, en general, no pueden asegurar los medios comerciales (McChesney, 1999), que en muchas oportunidades priorizan generar audiencias masivas mediante la espectacularización o la exaltación de sentimientos perniciosos como la xenofobia o el clasismo, además de tener poder discrecional para omitir visiones contrarias al modelo económicamente neoliberal y socialmente conservador que prima en nuestras instituciones.

TVN, si bien cuenta con serios obstáculos (aún se haya binominalizado, está forzada a autofinanciarse y sigue una política de rostros y de contratación de directivos vergonzosa con salarios escandalosos en comparación con los demás trabajadores que la sacan adelante día a día), tiene el mandato de ser el lugar donde se den conversaciones pluralistas y donde se vele el respeto a los derechos humanos y la defensa de la tolerancia y la no-discriminación. Tal como ocurre en todo el mundo, TVN representa un espacio que se alza para surtir lo que la lógica industrial que rige la producción de contenidos masivos impide: contenidos que prioricen el pluralismo y el debate multitemático en pos de democratizar la esfera pública, para que todos los grupos de opinión de la sociedad puedan entregar sus posturas y la conversación no la lleven solo quienes cuenten con el beneplácito de los medios privados. Aunque estemos en la era digital, un canal con mandato público, que puede producir contenidos plurales debe ser defendido.

El senador de Chile Vamos, Felipe Kast, en una conversación con panelistas del conglomerado Canal 13 hablaba de que era mejor, en este contexto, eliminar el canal público de televisión, aduciendo que era innecesario y que el rol del Estado debiera limitarse a producir contenidos para ser luego difundidos por entidades privadas (principalmente medios de comunicación comerciales). Junto con lo anterior, se ha criticado insistentemente de parte de la derecha lo ineficiente de la gestión financiera de TVN (muchos de los argumentos en contra de la capitalización financiera de 2017 radicaban ahí), teniendo en el horizonte su progresiva erradicación del aparato público.

Esto sería plausible si hubiera voluntad para asegurar el pluralismo en los medios tradicionales, algo a lo que se negó obtusamente la derecha chilena en el debate sobre la Ley de Televisión DIgital, argumentando que el Estado estaba absolutamente incapacitado siquiera de analizar de forma no vinculante la performance de estos medios en cuanto al pluralismo (Sapiezynska, 2017), olvidando que estos utilizan un bien público -el espectro radioeléctrico- para su funcionamiento. Es decir, en un escenario de cierre de TVN los medios privados no solo estarían capacitados para decisiones discrecionales, decidiendo en una camarilla qué es lo que tiene visibilidad y qué no, sino, además, contaría con una defensa férrea de una derecha históricamente pro-concentración de poder, que impediría cualquier garantía de democratización del debate público.

Es cierto que en la era digital tenemos, en principio, acceso a un “océano” de información, pero los algoritmos impiden que ello sea efectivo, especialmente en el caso de los más desprovistos de recursos (Just y Latzer, 2017). Ante eso, se hace urgente defender a TVN como eje del pluralismo en Chile -sin obviar los desafíos económicos y de gestión que impone la digitalización- para impedir la nueva arremetida antidemocrática de la derecha, que en su momento destruyó el Diario La Nación y hoy pretende hacer lo mismo con TVN, haciendo operar la “máquina del fango”, desprestigiándola por poco eficiente y, ahora, montando una operación bananera al interior de su directorio, para seguir mancillando su nombre.

Para las fuerzas progresistas, si este intento llega a puerto, sería una nueva bofetada, bien ganada por su falta de entusiasmo en la defensa de los medios públicos. Es de desear que lo ocurrido con La Nación, que para el progresismo se dio como tragedia, hoy no pase como una mala comedia de la cual seríamos parte como “cómplices pasivos”.

Referencias:

-Consejo Nacional de Televisión; IX Encuesta Nacional de Televisión, 2017;
-Robert McChesney; Rich Media, Poor Democracy; University of Illinois Press; Champaign; 1999
-Natascha Just y Michael Latzer; Governance by Algorithms; Revista Media, Culture and Society; vol. 39; 2017
-Ewa Sapiezynska; El Triunfo de la Libertad Negativa: Discurso Parlamentario en Chile acerca de la Libertad de Expresión; Revista Latin American Research Review; vol. 52; 2017

TAGS: #TelevisiónPública Televisión TVN

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Javi-Al

05 de Agosto

El meollo del problema es que ese medio se convierte en vehiculo de propaganda del gobierno de turno, además toma el mismo rol de embrutecedor de mente que los canales comerciales.

Ver todos
Ocultar

#Coronavirus

VER TODO
La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Nuevos

La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad