#Medios

Los intocables de la TV

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La reciente aprobación en el Congreso de la ley antidiscriminación sienta las bases, al menos teóricamente, para que en nuestro país se logre “emparejar la cancha” en todo lo relativo a los permanentes abusos y odiosidades que debe soportar un determinado universo de nuestra sociedad.

Sin embargo, y a simple vista, el acontecimiento impulsor de la medida y la maravillosa noticia tuvo nula repercusión para la elite escolar capitalina y altos ejecutivos televisivos. Esto quedó demostrado tras la exhibición del reportaje de Contacto emitido en el que se narraban las múltiples dificultades a las que tuvo que hacer frente una trabajadora doméstica y su pareja por intentar lograr un cupo en pomposos colegios de Santiago. El material audiovisual se denominó “Nanas: ¿por qué yo no?” y constaba de dos partes. La primera de ellas se difundió íntegramente, pero la segunda no. Su emisión duró sólo 6 minutos de un total de 26, aproximadamente.

¿Por qué se produjo tal censura? La censura del reportaje remeció a la señal de los Luksic a tal punto que cobró la renuncia indeclinable del director de prensa, Patricio Ovando, y la editora general de Reportajes, Pilar Rodríguez.  Según la versión de estos profesionales, el cese de sus funciones se debe a la desaprobación categórica de aquel acto arbitrario impulsado, fundamentalmente, por el presidente ejecutivo del directorio, René Cortázar, quien, a su vez, justificó su acción como lícita porque consideró que el reportaje no cumplía con los estándares de calidad del programa Contacto.

Han pasado casi diez días de ocurrida la problemática y pareciera ser que todo sigue como si nada. ¿Qué sucede con el poder fiscalizador de nuestra prensa? ¿Somos meros funcionarios de una empresa dedicada a las comunicaciones o hay algo más?

Resulta sorprendente que no nos llame la atención observar, casi como una tautología, la cohorte de reportajes e informes “en profundidad” sobre variadas situaciones acaecidas en sectores vulnerables. Dedican buena cantidad de minutos preciosos de televisión a contarnos lo contado y a evidenciar lo evidente. Pero cuando un espacio periodístico intenta mostrar las “fisuras” de Plaza Italia hacia arriba, entonces comienzan los obstáculos y las consideraciones “técnicas”. Parece que el brazo de la investigación periodística de calidad, al dañar intereses o la imagen de los intocables, ve imposibilitada su opción de abrazar la verdad, o al menos abarcar una porción de ésta. Cuestión que nos hace un flaco favor a todos como país y minimiza nuestra profesión de periodistas.

——-

Foto: saborizante.com

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Cristóbal Cancino Ríos

31 de Mayo

creo que cuando se toca los cojones de los que la “llevan” todo cambia, pero “riamosnos de los demás, pero a mí,no”. así funcionan estos patrones de fundo…

Ver todos
Ocultar