#Medios

La prensa y el paro

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Hoy sobran aquellos disponibles para criticar y denostar con cualquier excusa el trabajo que realiza la prensa. Apuesto por ser políticamente incorrecto y defender a la inmensa mayoría de mis colegas de los medios de comunicación que realizan día a día un trabajo de calidad y con lealtad al público que desea formarse opinión de la realidad, no a aquellos que la tienen a priori.
 
El Colegio de Periodistas ha llamado a sus asociados a plegarse al paro nacional convocado por la CUT para estos días, llamando a específicamente a apagar televisores a las 21 horas. Bien siúticamente han convocado a un “blackout” mediático para solicitar que la Constitución garantice el derecho a la información y reclamar la alta concentración en la propiedad de los medios de comunicación “que impide que los ciudadanos ejerzan su derecho a ser adecuadamente informados”.
 
Más allá de la ingenuidad de llamar a los periodistas y la ciudadanía informada a dejar de ver los informativos de TV uno de los días más noticiosos del año , sin duda somos muchos los que compartiendo la convocatoria de la Orden Gremial, al mismo tiempo vemos con preocupación un estilo de muchos sectores de tirar a la bandada en el ámbito de los medios, de observar en ellos sólo lo que no les gusta y, en definitiva, de desconocer el enorme trabajo que realizan muchos periodistas, con excelencia y lealtad hacia el público.
 
En el primer punto, a nadie en su sano juicio le cabe duda que en nuestro país tenemos una prensa (particularmente en lo escrito) poco plural en su propiedad. Política y socialmente los grandes medios de comunicación no dan cuenta de los crecientes grados de diversidad que ha alcanzado Chile. Qué duda cabe que los homosexuales, los jóvenes, las regiones, los no creyentes, los católicos y los evangélicos al mismo tiempo, los okupa, los encapuchados y una larga lista de etcéteras (incluidos los periodistas) sienten que la prensa masiva no los representa ni da cuenta de sus inquietudes. Por otro lado, los medios electrónicos no logran la masividad que le permitan a amplios sectores de la ciudadanía sentir que su necesidad de comunicar alcanza niveles adecuados de difusión en el debate público.
 
Este es otro de los fenómenos sociales que la Concertación nunca quiso entender ni intentó solucionar. Muchos, durante años, pedimos infructuosamente a nuestros gobiernos que pusieran atención a la comunicación social, que facilitaran el surgimiento de nuevos medios, que dispusiera de programas serios de fomento en la materia, que no se trataba de hacer la guerra a El Mercurio y La Tercera, sino de facilitar que florecieran las miles de semillas de comunicación que una mayoría atomizada estaba tratando de sembrar. El Colegio de Periodistas ha pedido por años algo simple: que la información sea un derecho. Por simple que fuera y aunque fuera parte del programa de gobierno del Presidente Aylwin, la actual oposición nunca movió un dedo para lograrlo.
 
Lo anterior no es impedimento, sin embargo, para reconocer el gran e invaluable trabajo que realizan día a día la inmensa mayoría de los periodistas que trabajan en los medios de comunicación, incluyendo a los más tradicionales.
 
Lamentablemente se ha hecho una costumbre en algunos sectores, generalmente de los extremos, criticar ácidamente el trabajo de la prensa y los medios de comunicación. De un lado, se combate incluso la transmisión de canal nacional de una serie de ficción sobre los crudos tiempos de dictadura, haciendo caso omiso de la calidad del producto televisivo y su contribución a la difusión de valores fundamentales. Del otro, se sospecha permanentemente una supuesta intención de “criminalizar” las manifestaciones y apoyar al Gobierno. Se llega al extremo de organizar medidas de fuerza en contra de los medios, cuestión altamente lesiva a la libertad de expresión. No se entiende que ningún Gobierno llega al 26% de aprobación existiendo una prensa obsecuente.
 
Los críticos a la prensa tan limitados intelectualmente, que pareciera que sólo ven TV y leen El Mercurio y La Tercera. Rara vez los veo hablando de la radiotelefonía (el medio más creíble para los chilenos) y de apuestas periodísticas independientes como El Periodista, El Ciudadano, Cambio21, Punto Final, The Clinic y otros muchos.
 
Tener medios de calidad, en un sano ambiente democrático, dando espacio a la libertad de prensa, obliga a la sociedad a comprender que los periodistas organizan información, la jerarquizan e intentan contextualizarla. Si queremos que los medios representen lo mejor posible la realidad, debemos estar dispuestos a que no todo lo que publican sea de nuestro agrado o concuerde con nuestra visión. Otra cosa, simplemente es estar pujando por una prensa militante.
 
Creo que la mayoría de los chilenos comprendemos lo anterior. Al contrario de los políticos, el parlamento y el gobierno; el trabajo de los periodistas y los medios muestran razonables grados de adhesión y credibilidad por parte del público. Sin embargo, corremos el riesgo que una minoría más de extremos, pero más activa, nos haga creer que el trabajo que están haciendo los periodistas no cumple con los estándares de calidad y lealtad necesarios.
 
La libertad de prensa imperante y el trabajo de mis colegas, como pocos otros actores, ha permitido los últimos meses que estemos haciendo como sociedad un gran debate sobre el futuro del país. Decir otra cosa, es no querer reconocer lo evidente.
 
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El intelectual contribuye a la toma de conciencia de la función histórica de la clase de la cual depende, pero a la vez entrega los elementos para que esta clase ejercite su hegemonía.
+VER MÁS
#Política

Gramsci y los intelectuales

¿Cuándo normalizamos pretender que hombres del mundo privado de una determinada área mejorarán la gestión del mundo público de esa misma competitiva área?
+VER MÁS
#Salud

Jaime Mañalich, el Gerente General ´en pausa`

Las miradas cortoplacistas de las izquierdas peleándose la coyuntura de una absurda autenticidad hegemónica, no dan el ancho en el inquietante panorama actual de regresión política,  global y local.
+VER MÁS
#Política

La ´izquierda boba`: el caso español (y chileno)

Sala Cuna (No) Universal
+VER MÁS
#Género

Proyecto de Ley de Sala Cuna ¿Universal?

Popular

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

En el momento que se comienza a pensar y usar su propia inteligencia en busca del libre albedrío, te vuelves peligroso para el sistema; peligroso para esas personas que están en el poder
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pensamientos desde el fondo de la estupidez global

En análisis internos, el SAG advirtió “deficiencias logísticas y técnicas para implementar de manera oportuna, eficiente y eficaz el sistema de control y fiscalización de las obligaciones que impone ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Sphagnum/turba: ¿Peligra aplicación de decreto que regula su cosecha?