#Medios

La industria de los medios tiene salvación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La crisis de los medios de comunicación ha vuelto a ser noticia. Esta vez, los ojos se voltearon hacia Copesa (Grupo Saieh) que anunció que dejará de imprimir las revistas impresas Paula y Qué Pasa, despues de cuarenta años de publicación ininterrumpida, y hacia Canal 13 (Grupo Luksic) que decidió externalizar la producción de sus programas, lo que implicó el despido de 270 personas en abril pasado.

La historia ya es conocida y tiene más de una década de antigüedad. Copesa, por ejemplo, ha encontrado más ripio que pavimento en su camino hacia la supervivencia: en 2005-2006 fracasó su proyecto de papel digital; el diario Pulso, lanzado en 2014, dejó de venderse en kioskos y ahora viene como suplemento económico de La Tercera; y el canal de televisión 3TV cerró antes de siquiera abrir, lo que da cuenta de más de una década de experimentos editoriales fallidos.


Los medios han tomado la decisión de alivianar la carga. Tanto los canales de TV como los medios impresos ahora tienen su equivalente digital, con lo que pueden ofrecer contenido al minuto.

Por el lado de la televisión, Canal 13 (Grupo Luksic) reconoce que lleva cuatro años operando con pérdidas, su dueño ha debido inyectarle cerca de 32 mil millones de pesos y  la paciencia se agota, ya que los ejecutivos fijaron como plazo el año 2019 para registrar ganancias. El caso no es muy distinto en el resto de los canales de televisión (en 2015 TVN despidió a cien trabajadores).

Tanto para los medios impresos como audiovisuales, parte del problema se le puede atribuir al tamaño. Los canales de TV y los grupos editoriales son máquinarias pesadas, grandes y poco flexibles para los tiempos que corren, donde se estila el posteo veloz de contenidos. Buscando una analogía, los diarios y la televisión serían el equivalente a un enorme buque de contenedores: deben quemar mucho petróleo antes de siquiera avanzar un par de metros.

Imprimir un periódico o hacer un programa de TV es un asunto serio y caro. Además de periodistas, fotógrafos y correctores de estilo, un periódico requiere de una imprenta, tinta, papel y camiones llenos de combustible para hacer la distribución. En el caso de la televisión, se necesitan grandes estudios, tecnología de punta y un enorme ejército de personal especializado, entre camarógrafos, iluminadores, sonidistas, maquilladores, vestuaristas, etc.

El problema es que ahora el buque de contenedores debe competir de igual a igual con veleros que se mueven más rápido y tienen más flexibilidad. Un error de tipeo en una nota digital se puede corregir en pocos segundos; en un diario impreso, eso cuesta caro. El oficinista puede leer noticias en su smartphone mientras va en el metro. Ya no necesita encender la televisión al llegar a su casa.

La rigidez de los medios tradicionales, junto con el crecimiento en el uso de internet, está provocando un cambio en el comportamiento de las audiencias y de los propios medios.

Los medios han tomado la decisión de alivianar la carga. Tanto los canales de TV como los medios impresos ahora tienen su equivalente digital, con lo que pueden ofrecer contenido al minuto.

Por otro lado, se está haciendo habitual que estas empresas ahora sean organizaciones multimedios, donde el contenido se distribuye por distintos canales. Es el caso de los programas Mesa Central (Canal 13) o Estado Nacional (TVN), que se transmiten simultáneamente en televisión y radio. Esta es una forma de reducir costos para ofrecer contenido a una audiencia potencialmente mayor.

Pero las medidas más ruidosas siempre son los despidos. La plantilla actual de TVN es de 984 trabajadores, un 18% menos que en 2011, cuando había 1.201. Canal 13 reconoce que mantiene a 600 colaboradores, de un total de más de 800 a inicios de año.

El gran desafío es hacer rentable el negocio de los medios en los tiempos que corren. Pero hay ejemplos destacables.

El New York Times impulsó una estrategia de pago por suscripción en plena era de contenidos gratuitos en internet, lo que le valió muchas críticas y esceptisismo. Finalmente, el modelo funcionó y actualmente el NYT no solamente sobrevive, sino que es rentable, gracias a un importante inversión que le permite entregar contenidos que vale la pena pagarlos.

Aún falta para que en Chile se tomen decisiones de este tipo. Pero ya estamos viendo experimentos que funcionan. Las periodistas Andrea Insunza, Paula Molina y Francisca Skoknic lanzaron un chatbot informativo llamado LaBot que envía noticias, gráficos y análisis breves de política y actualidad a través de Facebook o Telegram. Al día de hoy, LaBot ya cuenta con 9.000 seguidores. El proyecto ganó el Premio Periodismo de Excelencia, categoría Digital, en mayo de este año.

Al parecer, la solución no pasa tanto por el recorte de gastos, sino por invertir en creatividad y nuevos modelos editoriales.

TAGS: #MediosDeComunicación Prensa Televisión

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Nuevos

La competencia tiene a este país, no sólo desde lo político, lo ideológico, social y económico, sino desde lo espiritual incluso, y tiene al mundo entero, atrapado en la búsqueda de vencer a un otro.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El país de la Razón o la Fuerza

El problema de la identidad es que ésta se fija a partir de exclusiones, entonces se hace necesario revisar todo aquello que excluimos para pensarlo
+VER MÁS
#Política

Libertad a los jóvenes presos durante la revuelta: Identidad y política

La dignidad no solo es un eslogan que representa un cántico de protesta social, sino que representa un anhelo de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas, que al menos queremos tener la oportunidad de po ...
+VER MÁS
#Política

La oportunidad histórica de empezar a construir un futuro con dignidad

Comprender las responsabilidades que corresponden a los Estados y gobiernos por disminuir los factores generadores de desigualdad y garantizar un acompañamiento adecuado a los colectivos vulnerables permit ...
+VER MÁS
#Educación

Política Educativa y Estudiantes Migrantes: el Estado chileno al debe

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad