#Medios

La franja de los estudiantes en la TV del Senado

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

 

Es complejo ponerle nombre a los fenómenos nuevos, narrarlos mientras están ocurriendo. Naturalmente, apelamos a nuestros relatos y distinciones previas, tratamos de enmarcarlos en las situaciones que conocemos. Al hacerlo, corremos el riesgo de “no ver”, de “no escuchar” lo que está ocurriendo, y por el contrario, de adaptar lo nuevo a la narrativa habitual. Corremos el riesgo de ahogar el fenómeno emergente. Es la dimensión conservadora del lenguaje.

Ha sido tan frecuente en estos días. La clase política explica el movimiento estudiantil chileno, catalogándolo como infantilismo revolucionario,  comunismo, ultras y violentistas, inútiles subversivos. Desde Brunner, el ideólogo de la educación de la Concertación, hasta Larraín, el nuevo creador de sentido común de la derecha. Mientras más solidificada la ideología, mientras más rígida la mente y la percepción, más dura la etiqueta, más grande la ceguera y la sordera, menos veo lo nuevo y más lo asimilo a lo viejo.

No quiero caer en lo mismo. Este movimiento estudiantil, social y ciudadano debe leerse con sus propias claves. Por eso aclaro: el contexto político, el país y el mundo son muy diferentes de aquel del “NO”, que permitió ganar el plebiscito e iniciar la democrática de los últimos 21 años. Pero, desde el punto de vista de la comunicación, en su dimensión creadora de comunidad, de apertura de sentido, de choque de narrativas, incluso del sistema de medios, hay más de alguna similitud.

En televisión, desde el punto de vista político comunicacional, lo que sucedió ayer en el canal de televisión del Senado fue tan rupturista como la Franja del NO, el 88’. (Aunque sólo se podía acceder por banda ancha o cable). Es curioso, porque la televisión del Senado, no puede ser más “aburrida”, sin artificios, cámaras fijas y largas, ausencia casi total de inserciones, “tomas de escucha” y contexto. Este ascetismo permitió que emergieran con toda claridad los discursos, las palabras, los gestos y actitudes no procesados ni elaborados. Durante casi tres horas.

¿Cuál es la similitud con la franja del NO? Que mientras mirábamos la televisión (es distinto en ese medio que en la pantalla del computador) por primera vez apareció algo radicalmente diferente, otra posibilidad. Irrumpió un estilo (ética y estética) de discurso ausente por décadas de las pantallas oficiales, quizás inédito. Jóvenes que hablaban de verdad, que decían lo que pensaban y habían pensado lo que decían, palabras expresadas desde la libertad, desde el tiempo presente y con tiempo, que abrían conversaciones y preguntas nuevas, que mostraban que otra forma de conversar, de convivir es posible.

Ojalá fuera solo esa similitud. No puedo dejar de recordar que cuando veía la Franja del NO, luego aparecía la Franja del Sí. Dónde se veía a un Chile que no escuchaba, justificándose en la forma y el orden, descalificando y negando al otro, autocomplaciente de sus resultados, usando el poder y el orden como amenaza, anclado en el miedo al cambio, al caos, al futuro, (¿Cabe alguna duda que con todas sus deficiencias lo que vino después fue mejor que lo que había?) Las distancias son muchas, pero las cegueras, el anquilosamiento, la comodidad, la formalidad, el asilamiento, el apego a narrativas que ya no interpretan, convocan, ni representan, es muy similar. 

Pero prefiero quedarme con esa sensación reconfortante que tenía después de ver la Franja del NO: de haber visto gente que antes nunca había salido en la “tele”, una comunidad grande donde cabían todos de manera natural y vital. Como la sensación al ver a los dirigentes de ayer: tranquilos, respetuosos, diversos, hombres, mujeres, metropolitanos, regiones, pueblos originarios, universitarios y secundarios, “cuicos y flaites”, el arcoíris de la educación conversando, indagando, soñando y trabajando por un mejor futuro.

No le pongamos nombre todavía, no lo cristalicemos, pero tengamos la certeza de que se inició el camino hacia un nuevo Chile.

* Artículo de Sitiocero, Conversarciones sobre la comunicación.

——–

Foto: @giorgiojackson

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de Agosto

La traición de la ex Concertación:

Las administraciones de la Concertación de partidos políticos para la traición del pueblo chileno:

en cuanto a la defensa del patrimonio nacional, referida a la minería y especialmente al cobre,

“NO FUERON PEORES QUE LA DICTADURA,

FUERON LO PEOR QUE HA EXISTIDO EN LA HISTORIA DE CHILE…”

En el cobre están todos los recursos que requiere la educación y la nación entera para llegar a ser lo que aspira ser

y en una Cámara Ciudadana Digital el poder que necesita el pueblo para gobernar y hacer todos los cambios que se necesitan en el país…

Lo demás, es sólo paja molida y mijagas, pero, se entiende que siempre habrá quienes se conformen con ellas por falta de información…

klkljdklfg

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Es un generalizado negacionismo cultural de la otredad, lo distinto, lo ajeno, lo que desagrada o molesta.
+VER MÁS
#Sociedad

Bloqueo, censura, veto o anulación

En las mujeres los orígenes del fenómeno tienen que ver con la socialización de estereotipos de género y cómo estos se reproducen en la escuela, universidad, trabajo y en las mismas familias
+VER MÁS
#Género

El Síndrome del Impostor y cómo afecta a las mujeres

Ac­tual­men­te se pu­ri­fi­can dia­ria­men­te 130 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, uti­li­zan­do unas 21.500 plan­tas desa­li­ni­za­do­ras, que ope­ran en más de 130 paí­ses.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Desalinización de aguas: ¿Es una respuesta adecuada a la escasez del recurso hídrico?

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Emulando la canción de John Lennon, de estas dos crisis debe surgir una sociedad mejor y más solidaria, con un capitalismo renovado inclusivo y sostenible. 
+VER MÁS
#Sociedad

La única forma de superar nuestros desafíos es trabajando juntos