#Medios

Gerardo Rocha no es un santo, aunque financie a El Mercurio y La Tercera

2
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No, no lo es. Conviene tener presente esta afirmación, una perogrullada, porque hoy los lectores nos vimos sorprendidos con inserciones de página completa en los dos principales periódicos chilenos, en los que una sociedad de inversiones agradecía los homenajes que la universidad e instituciones Santo Tomás rendirán a Gerardo Rocha. Sí, la misma persona que a principios de 2008 planeó y ejecutó el crimen contra el martillero Jaime Oliva, pero que por esas vueltas de la vida terminó por matarlo a él a fines de ese mismo año producto de las quemaduras que recibió en lo que debía ser un crimen perfecto. Todo cosa ya juzgada.

Lo que haga una sociedad de inversiones privada con su plata y el tipo de publicidad que busque atraer, es decisión privada. Pero cuando en ese ejercicio se busca lavar la imagen pública de su fundador, aprovechando la frágil memoria ciudadana (¿cuántas personas sabían quién era Gerardo Rocha mientras vivía? ¿cuántas recuerdan hoy el asesinato que cometió?) y en ello se cuente con la “complicidad” de algunos medios de comunicación, la situación cambia de carácter.

Podrá argumentarse que tanto El Mercurio como La Tercera tienen una legítima necesidad de autofinanciarse y que la publicidad pagada en sus páginas es el principal medio para ello. No cabe duda. Podrán ambos diarios esgrimir que mientras los anunciantes acepten las condiciones comerciales ofrecidas y cumplan con el pago en la forma y momento acordado, éstos son libres de anunciar lo que quieran y cómo quieran. Posiblemente sea cierto a nivel discursivo, pero es muy probable que en la realidad ello no ocurra.
 
Hagamos una serie de rápidos ejercicios hipotéticos. 
 
¿Podríamos ver en esos diarios insertos en los que un grupo de personas ateas dijeran que la religión es la fuente de todos los males de la Humanidad y enumeraran un breve pero contundente listado de matanzas cometidas en nombre de algún dios? 
 
¿Sería posible leer alguna vez en La Tercera o El Mercurio una página completa de publicidad en la que el anunciante destacara cómo la economía de mercado tiene consecuencias negativas en miles de millones de personas a lo largo del mundo?
 
¿Creen ustedes probable que leamos en esos medios algún anuncio pagado que promueva abiertamente el uso de la píldora del día después como eficaz método anticonceptivo y, de paso, el derecho de toda mujer a decidir sobre su cuerpo?
 
¿Leeremos algún día entre sus contenidos páginas completas pagadas destinadas a defender el derecho a la libertad y diversidad sexual?
 
La respuesta es no a todas estas preguntas.
 
Por eso, la publicación de las inserciones “rehabilitadoras” de Gerardo Rocha tienen un tufo a podrido, porque el criterio económico-editorial que operaría en todos esos casos, en éste no impidió que un criminal recibiera loas públicas. Un doble estándar que indigna y por el que se puede hablar de “complicidad” en este lavado de imagen, al permitir que en sus páginas el país leyera este domingo un burdo intento por santificar (citando un texto del difunto en el que convenientemente se menciona a Dios) a un hombre que llevado por sus terrenales pasiones y su desequilibrada personalidad quitó la vida a otra persona. 
 
Un crimen por el cual cualquiera de nosotros pagaría con cárcel y olvido pero que a Gerardo Rocha, sempiterno financista en vida de páginas sociales que lo retrataban en su imparable ascenso al poder, no le ha impedido aparecer en nuestro domingo, recordándonos de paso que El Mercurio y La Tercera, medios que llevan años pontificando sobre la meritocracia, explotan comercialmente la inequidad y un desigual sentido de justicia entre vivos y muertos.
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de octubre

Estimado… para eso esta EL MOSTRADOR!

28 de octubre

Concuerdo completamente contigo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El nuevo Impuesto Territorial o contribuciones de las propiedades se calcula considerando el avalúo afecto a impuesto, una tasa anual y una sobretasa dependiendo del caso.
+VER MÁS
#Economía

¿En qué consiste el reavalúo de una propiedad y cómo puedo apelar?

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Lo que importa es que los principios de igualdad ciudadana sean considerados como parte infranqueable de una común filosofía pública.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Son liberales nuestros liberales?

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)