#Medios

El mundo en rojo, verde y lila

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En una columna recientemente publicada por El Mostrador el periodista y ensayista Hernán Dinamarca hace un certero análisis de la deriva del político francés Daniel Cohn-Bendit con motivo de las diversas causas que ha emprendido a lo largo de su existencia.  Para explicarlo utilizó una colorida alegoría.

Para quienes no lo conozcan, el hoy eurodiputado por el Partido Verde de 65 años fue uno de los más prominentes líderes de la revolución universitaria de Mayo del 68 que, en protesta por la primacía de los valores de la sociedad de consumo prevalente en Francia, casi desestabilizan, junto a movimientos y partidos de izquierda y de los trabajadores, al gobierno de Charles de Gaulle. La oleada de transformación tenía precedente en Chile, con el simbólico lienzo instalado en agosto del año anterior en el frontis de la casa central de la Universidad Católica advirtiendo a todos los chilenos que “El Mercurio miente”. No es necesario ahondar aquí en tales recuerdos, todos ya sabemos en lo que terminó nuestra versión de la historia.

Daniel Cohn-Bendit fue conocido en la época de las revueltas estudiantiles galas como “Dany le rouge” o “Daniel el rojo”.  En esa época su lucha era la del púrpura de la equidad social, en rebeldía a la inhumana relación entre los hombres, como externalidad concreta de una sociedad basada fundamentalmente en el interés por el capital.

Fue en los años 70 cuando este dirigente se orienta hacia el verde, el de la justicia ambiental. Incorpora así una nueva variable al análisis antropocéntrico anterior, entendiendo que en la evaluación del actuar humano no es posible obviar el impacto que generamos en el mundo natural, tanto por ser vital para nuestra subsistencia en buen vivir como por una necesaria ética de cuidado básico hacia las otras especies.

Y un tercer color al cual Cohn-Bendit ha adherido por siempre es el lila.  El de la multiculturalidad, el del respeto por la diversidad de todo tipo. Quizás ésta sea la tonalidad más difícil de sobrellevar, por la necesidad que muchas veces siente el individuo de rebelarse contra el que mediante el uso del poder y el control (político, económico, institucional) quiere imponer su particular mirada del mundo. ¿Cómo toleramos la imposición?, ¿cómo toleramos la intolerancia? son preguntas aún no resueltas.

En una visión integral, cada uno de estos “cromáticos paquetes valóricos” no está sobre los otros sino son complementarios y se interrelacionan. O por lo menos debieran serlo.

En Chile estamos aún en deuda. Es el debe de muchos movimientos y partidos de la izquierda clásica,  con honrosas excepciones. En su discurso y práctica prima el rojo escarlata de la justicia social (necesario, pero no exclusivo) pero campea por su ausencia el verde de lo ambiental y el lila de la multiculturalidad, idearios que califica como aspiraciones de segunda generación, buenas para una elite, pero impropias ante las urgencias materiales que aún subsisten en el país.

Qué distinto a lo que ocurre en algunos de nuestros pueblos vecinos y hermanos, donde quizás gracias a que no exterminaron a los habitantes originales o no los “incorporaron” a la visión “moderna” de los colonizadores europeos, mantienen un arraigo por lo rural, por lo natural, y aún entienden el sinsentido de luchar contra la pobreza sin avanzar en el conocimiento y cuidado de la naturaleza, sin propender hacia el aprendizaje y el respeto por el otro. Porque pobrezas hay muchas, no sólo la material que nos venden en el día a día y que aunque urgente, por cierto, no es la única contra la que se debe luchar.

La paleta vital, como definiera Hernán Dinamarca la deriva personal de Daniel Cohn-Bendit, es una búsqueda.  Una constante e incesante pesquisa.  En su caso partió hace más de 40 años y seguramente sigue en tal derrotero.  Variando en la forma pero no en el fondo, que es un mundo mejor en el cual podamos vivir bien todos quienes habitamos este hermoso y azul planeta que llamamos Tierra.

————

Foto: Phillippe Rouget / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Se ha visto un gobierno que no logra controlar el orden público y una clase política casi paralizada ante el estallido de manifestantes cansados de lo que consideran abusos de poder y falta de representat ...
+VER MÁS
#Política

Encauzar la bronca y diluir la violencia

Esta multitud, no tiene anclajes en partidos políticos, o liderazgos sociales claros, es sólo manifestación de energía social motivada por rabia, decepción, pobreza, frustraciones
+VER MÁS
#Ciudadanía

La geografía de la multitud, tras la polis justa

Necesitamos un nuevo Chile, un Chile más pensante, más crítico, partiendo por quienes se eligen como representantes.
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Estado de decepción

Estoy molesto con lo que sucede en mi país, más cuando sé que fue ideado por chilenos que no creen en la democracia, pero lo que más lamento, es la ciudadanía crea que van a conseguir algo por esta vía.
+VER MÁS
#Política

El pueblo unido siempre es vencido

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Chile no era un oasis como sostenía hace pocas semanas el mismo Presidente. Era más bien una jungla en la que los más humildes, los invisibles sobre todo, deben sobrevivir día
+VER MÁS
#Sociedad

El oasis y la guerra imaginaria

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?