#Medios

Disparen contra el periodista

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Canal 13

El cansino despliegue de las pautas periodísticas en tiempos de catástrofe anuncia una suerte de desgaste de la discursividad mediática, que a decir verdad ya se encuentra decretada desde hace décadas. No obstante, las situaciones de emergencia constituyen esos espacios donde, raramente, las personas vuelven a sus viejos hábitos, intentado informarse vía los medios de comunicación tradicionales. Es en ese contexto que los medios de comunicación vuelven a estar en el ojo del huracán. Pero a diferencia de lo que sucedía antaño, el tradicional poder de los medios de comunicación es desafiado por las redes sociales y los medios digitales. También las audiencias desafían su monopolio interpretativo, cuestionando su rol como difusores de la realidad social.


La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”

Es en estos momentos, donde las coyunturas sociales disipan la normalidad política, que se hace necesario entrar en el debate sobre el rol que han jugado los periodistas en esta coyuntura fluida. La fuerza del movimiento social ha removido los cimientos de buena parte de las instituciones, incluyendo dentro de ellas a los propios medios de comunicación. No es casual que, en este contexto, el nivel de ataques se haya incrementado. Ya lo constata el mismo Colegio y varios artículos de prensa publicados en diferentes plataformas. Las agresiones a colegas y la violencia desatada contra las instalaciones de los canales de televisión dan cuenta del enorme rechazo que se está incubando entre las audiencias.

Les ofrezco entonces cuatro elementos de comprensión.

El mal del oficialismo, o como funcionamos en modo prótesis del poder en el contexto de emergencia. Me ha llamado la atención que, pese a los reiterados errores de cobertura identificados por las audiencias (algunos más graves que otros por cierto), hoy la recomendación para luchar contra la difusión contra las noticias falsas sea: “revisen los medios oficiales”. Después de haber hipotecado buena parte de la confianza que tenían en nosotros las audiencias, me parece que la recomendación viene demasiado cerca. La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”. Los periodistas trabajaron, literalmente, para el Estado. No tuvieron miedo en salir a defender lo legítimo, pues lo legítimo siempre estuvo del lado del Capital o del Estado. Parte de este mal se explica en la tendencia ominosa de privilegiar las fuentes oficiales. Si esta fue la tónica, es normal que las audiencias reclamen por la parcialidad en la presentación de los hechos. Bajo este mecanismo se visibilizó solamente una parte de las voces en conflicto.

El periodismo de cercanía, o el mal de matinal. Hay un tipo de cobertura breaking news, que se activa automáticamente en contexto de catástrofe, que debe ser revisada. Podemos llamar a este tipo de dispositivo periodismo de cercanía. En esta modalidad, el periodista sale a la calle con una instrucción más o menos difusa de su editor, para medir la temperatura del ambiente. En ese reporteo in situ, tomará al voleo a la persona que tiene más cerca, dirigiéndole preguntas de sentido común. La emocionalidad está a la orden del día. La crónica se improvisa en el momento y se tiene muy poco control sobre lo que se emite. Se comprenderá que este ejercicio no constituye en ningún caso el ideal de la cobertura de prensa. Lo que esperamos del periodista en estos momentos es mayor elaboración, contexto y análisis. No improvisación. Los despachos en vivo se justifican solo en el caso de breaking news. Su uso y abuso en contexto de transmisiones 24/7, en contexto de emergencia, cansa, aburre y no informa. Muy por el contrario, este tipo de recurso agota e intoxica a las audiencias.

No soy yo, es el medio. Cuando recibimos críticas, los periodistas nos exculpamos trasladando la responsabilidad al medio de comunicación. En el mejor de los casos, al editor, con el que no se está nunca de acuerdo. Como sabemos, los medios tienen líneas editoriales e intereses económicos, los que muchas veces no son compartidos por sus empleados. Pero “tenemos que trabajar”. El grado de cinismo que supone esta oración se refuerza con la idea de que somos profesionales, es decir autónomos, y que en última instancia cultivamos el periodismo informativo, queriendo decir con esto que elaboramos información que no contiene juicios de valor. Por otro lado, nosotros, es decir, las escuelas de periodismo, funcionamos y enseñamos en otra lógica, haciendo caso omiso de las verdaderas prácticas empleadas en los medios de comunicación. Simulamos estar en coordinación, cuando en realidad nos separan abismos en términos del concepto de periodismo de calidad que promovemos. Nada bueno puede salir de nuestra renuncia como centros formadores a incidir ya no en los periodistas, sino en los medios. Tenemos mucho trabajo que hacer al respecto.

La precariedad del medio. Los medios de comunicación tradicionales atraviesan por una crisis sin precedentes, en particular la televisión. No se habla mucho de esto en los medios, curiosa coincidencia. Cuando arrecian las necesidades, el primero que pierde es el trabajador. Los despidos masivos de profesionales y técnicos tienen como consecuencia inevitable una baja en la calidad de los productos periodísticos y comunicacionales que se difunden, así como una sobrecarga y consiguiente precarización del trabajo. Los sueldos millonarios de antaño se han reducido considerablemente. De ellos gozan solo los presentadores de noticias y no los periodistas rasos, muchas veces noveles en oficio, cubriendo buena parte de los horarios que nadie quiere tomar (las noches y los fines de semana). La precariedad se traduce finalmente en narrativas de baja calidad, que tienen poca investigación detrás. En síntesis, se trata de un trabajo hecho en poco tiempo, en malas condiciones, sin una remuneración acorde al esfuerzo desplegado.

Estos cuatro temas permiten explicar, parcialmente, lo que sucede con los medios y los periodistas en situaciones de emergencia. Cambiar esta configuración supone intervenir tanto al nivel de los individuos – los periodistas – como de sus agencias – los medios de comunicación. En esta tarea, todas y todos tenemos mucho que contribuir. El financiamiento público de medios de comunicación, la consagración del pluralismo informativo y una mayor competencia de los colegios profesionales en las cuestiones éticas son de vital importancia. Algunos piden incluso una ley de medios. En cualquier caso, es absolutamente necesario que reservemos un espacio en la discusión sobre la Nueva Constitución para discutir sobre cómo queremos que muestra carta magna garantice el derecho a informar y estar informados. Esperamos que en ese momento se nos convoque. Solo en esas circunstancias dejaremos de estar en la mira de las audiencias.

TAGS: #ChileDespertó #MediosDeComunicación Medios sociales

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Rita Gonzalez

17 de Noviembre

Leí el texto completo. Respeto su opinión pero me parece que para escribir cómo funcionan con tal propiedad los medios debiera usted trabajar en alguno, por lo que he averiguado no lo hace, el documento está bajo su autoría, quizás debió invitar a alumnos o ex alumnos que si lo hagan para ver una visión más certera.
Es Director de una escuela de periodismo, creo que con mayor razón debiera ser cuidadoso sobre todo en estos tiempo.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

El espacio de la Convención Constituyente es una gran oportunidad para la Unidad en la Unicidad, para el encuentro con los principios universales: “todo es uno y uno es todo”, para que las distancias i ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Convención Constituyente como una oportunidad

Nuevos

Ac­tual­men­te se pu­ri­fi­can dia­ria­men­te 130 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, uti­li­zan­do unas 21.500 plan­tas desa­li­ni­za­do­ras, que ope­ran en más de 130 paí­ses.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Desalinización de aguas: ¿Es una respuesta adecuada a la escasez del recurso hídrico?

La escritura es la expresión de mi alma, pero la pintura es la realización de mi espíritu. Quien quiera conocerme solo tiene que ver mis pinturas, me conocería mejor que conversando conmigo en persona.
+VER MÁS
#Cultura

La resistencia a través de la escritura y el arte

Cada septiembre tiende a repetirse la implementación de una suerte de estrategia de la desmemoria. En vez de avanzar más profundamente en verdad y justicia, no, hagamos como si no fue tanto la cosa
+VER MÁS
#Sociedad

La desmemoria como estrategia

Para los ciudadanos, la falta de democracia significa no ser escuchados, ver que las decisiones se toman sin consulta, lo cual va mucho más allá del dato ciudadano/electoral constituido en el momento úni ...
+VER MÁS
#Política

Otra democracia es posible

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Emulando la canción de John Lennon, de estas dos crisis debe surgir una sociedad mejor y más solidaria, con un capitalismo renovado inclusivo y sostenible. 
+VER MÁS
#Sociedad

La única forma de superar nuestros desafíos es trabajando juntos