#Medios

De “Exterminados como ratones” a “El retorno del miedo”

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Interesante, a la vez que necesaria, la controversia suscitada producto de la ofensiva mediática –no cabe llamarla de otra forma- ante dos hechos de la semana recién pasada: el atentado explosivo en el metro Escuela Militar, el lunes 7, y el recuerdo de los 41 del golpe cívico militar liderado por Augusto Pinochet, el jueves 11.

¿Rechazo el uso mediático de atentados explosivos para instalar agenda pro “mano dura” y la legitimación de golpes, para interrumpir el cauce democrático? Sí. ¿Apoyo ley de censura previa? No.

En el caso del bombazo, la portada de La Segunda, con el titularEl retorno del miedo”, y el reportajeRadiografía a los colectivos estudiantiles”, de Canal 13, emitido el lunes previo, fueron las prácticas editoriales que encendieron las alarmas de la ciudadanía y de las instituciones. Entre ellas, la del Colegio de Periodistas.

En el caso del vespertino de la cadena de El Mercurio, se entendió como un intento de infundir temor desmedido entre la población, más allá de los hechos, llevando incluso a la ciudadanía a ligar el mencionado titular con acciones y portadas de un pasado del cual La Segunda no debiera sentirse particularmente orgullosa. En el del ex Canal del Angelito, por la forzada vinculación de la legítima organización anti sistémica de grupos estudiantiles con el artefacto explosivo que dejó 14 heridos.

Si para algo ha servido esta discusión es, precisamente, para recuperar la convicción de que la objetividad en los medios de comunicación no existe. Que desde el momento en que el editor de un medio escoge un tema (o cuando lo omite), define el enfoque y las palabras, los tiros de cámara, ángulos, está definiendo el tipo de mensaje que entregará. En concreto, un discurso subyacente.

Lo antes dicho no debe confundirse con la práctica de torcer datos. Alude a la sutileza de elegir el formato y el contenido del mensaje. Aún recuerdo un titular de El Mercurio hablando del proyecto de ley “de inscripción obligatoria, voto voluntario”, aludiendo al que el gobierno de la época llamaba “de inscripción automática, voto voluntario”, que en términos procedimentales era lo mismo aunque con un sentido totalmente distinto. No es igual quedar “automáticamente inscrito” en los registros electorales al cumplir 18 años, que quedar “obligatoriamente inscrito”. La intención de predisponer negativamente a la ciudadanía frente a una iniciativa coercitiva era notoria.

Considerando la agenda pro “mano dura” y de restricción de libertades individuales cívicas de un sector político, las acciones de La Segunda y Canal 13 no dejan muchas dudas. Y así lo manifestó el Colegio de Periodistas: “Infundir temor en la población no aporta a la democracia y no debe ser nunca utilizado por los medios de comunicación como herramienta para validar agendas editoriales”.

Pero no fue lo único.

La discusión sobre el inserto alusivo al acuerdo de la Cámara de Diputados pre 11 de septiembre, también ha abierto el debate sobre la libertad de expresión. Fue la presidenta de los periodistas, Javiera Olivares, quien expresó que tal publicación atentaba contra los principios democráticos, aquellos a los cuales adhiere el Colegio en su código de ética.

El columnista de El Mercurio, Carlos Peña, respondió acusando una supuesta incoherencia entre su opinión crítica sobre el inserto y la preeminencia que nuestra orden profesional da a la libertad de expresión. El planteamiento del Rector se internó así en una discusión histórica frente a la colisión de dos derechos que nos son esenciales: la garantía de poder expresar la opinión propia (incluso aunque sea divergente del discurso hegemónico) versus los límites de esta manifestación cuando, por ejemplo, se vulnera la dignidad de la persona o el concepto de democracia al que adherimos, como pareciera ser en este caso. Muchos medios se reservan el derecho a publicar insertos si estos van contra su política editorial o valores que les son esenciales.

Cuando Carlos Peña cuestiona la opinión de Javiera Olivares, transita el mismo camino que él critica en su carta: ¿Está planteando el Rector una censura a la dirigenta, que no debió haber dicho lo que dijo, en contraposición a su propia defensa -la de Peña- de la libertad de expresión? Por cierto que no. Está haciendo una legítima crítica política a lo expresado, que es lo mismo que hiciera Olivares. Ella dio una opinión frente al actuar de los medios de comunicación, en lo que muchos periodistas consideramos el rol social de la prensa. Por ejemplo, su adhesión a los valores democráticos. Porque el tema no era la publicación de un documento histórico, como se ha dicho. Era el encabezado que hacía una legitimación –pasada y presente- de la intervención armada.

Los periodistas abogamos por la libertad de expresión, pero también por la democracia y la defensa de los derechos humanos. Y buscamos permear con esta mirada a todas las instituciones, incluidos los medios ¿O alguien considera que la prensa está por sobre el bien y el mal, intocable, protegida del escrutinio ciudadano, en un estadio de impunidad periodística?

Por cierto que este debate no terminará aquí. Quedará abierto, porque es un clásico en la historia de humana. Lo que se precisa es generar discusión sobre ello, producir reflexión crítica que nos permita avanzar como sociedad. Una donde, por ejemplo y ejerciendo mi derecho a opinar, haya claridad en que ensalzar los golpes -y amenazar con ellos en el presente- debe ser rechazado mayoritariamente por la ciudadanía.

Ahora, no nos confundamos: ¿Rechazo el uso mediático de atentados explosivos para instalar agenda pro “mano dura” y la legitimación de golpes, para interrumpir el cauce democrático? Sí. ¿Apoyo ley de censura previa? No.

 

TAGS: Atentado Carlos Peña La Segunda

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

17 de septiembre

El problema de las “transformaciones” con las que eventualmente se compromete el gobierno es que no plantean alteraciones radicales en nuestro sistema político; es grave porque éste es reaccionario a más no poder. Por si no fuera suficiente en este Chile gobernado por los neoliberales se consolida una lógica del individualismo que acaba por producir consumidores patológicos ante que ciudadanos con derechos y garantías constitucionales plenas. En todo caso siempre existen límites y la administración de Bachelet lo sabe muy bien. De hecho, desde el 2006 en adelante, con la irrupción de los estudiantes en la vida política nacional, nuestro país empezó a cambiar definitivamente.

Desde esa perspectiva se entiende que a esta pretenciosa “Nueva Mayoría” como fiel representante de la derecha, como garantía de “estabilidad” digo, no le quede más que recurrir a la mentira, a la tergiversación de la realidad, a la represión, a la ley antiterrorista y al miedo para seguir controlando la situación en favor propio. Simplemente el caso de las bombas al crear un clima de terror virtual, que a través de diversos tipos de manipulaciones se vuelve real, reivindica un escenario político propicio para dictar leyes aún más represivas. Es que la derecha le tiene horror a los trabajadores y a los estudiantes en las calles, no vaya a ser que logremos abrir las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es necesario definir un proceso de tecnología conveniente para un crecimiento más equilibrado, es decir, que supere aquella idea productivista neoliberal que no considera los indicadores políticos, socia ...
+VER MÁS
#Política

La democracia y el ´realismo` del duopolio.

Los medios han tomado la decisión de alivianar la carga. Tanto los canales de TV como los medios impresos ahora tienen su equivalente digital, con lo que pueden ofrecer contenido al minuto.
+VER MÁS
#Medios

La industria de los medios tiene salvación

Los requerimientos laborales para este Siglo 21 deben estar en coherencia con un mundo globalmente conectado
+VER MÁS
#Educación

Educación ¿Virtualizando nuestros sueños?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)

Y de esta manera, es como la manifestación de la escena artística y cultural de un país, a partir de la inserción brutal de la casta neoliberal, nos va esclareciendo la matriz de lo vivido y aprendido, ...
+VER MÁS
#Cultura

Lo mercantilizaron todo, hasta nuestra memoria