#Medios

Cuéntennos más historias de crímenes y criminales

21
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Tuve la fortuna de cruzarme en una conversación interesante, de tres personas, acerca del crimen y la historia de chile. Uno de estos tres fue interrogado luego sobre cómo aborda hoy la prensa escrita, y los medios en general, la criminalidad. Las conclusiones no fueron positivas. La prensa hoy logra un desempeño mediocre a este respecto. La crónica roja como género ha prácticamente desaparecido y junto a él ha desaparecido también nuestra capacidad de conocer realidades al límite de la racionalidad y de gente desprovista en muchos casos de todo cerco moral.


Portonazos, alunizajes, atracos a plena luz del día, robos con violencia y otros fenómenos criminales solo son narrados como performance. Sólo se responde el cuándo, el cómo (del hecho) y no el cómo (contexto) y menos el por qué y para qué.

La muerte de la crónica roja, como la solíamos conocer al menos, tiene consecuencias importantes para nuestra sociedad: un trozo de chile se apaga, se invisibiliza y deja de constituirse como sujeto histórico, y también político.

Famoso fue el libro que publicó en 1962 Alfredo Gómez Morel. En dicho libro narró su vida en el mundo del crimen; su crianza en el Río Mapocho, su ascenso en el mundo del hampa, su internacionalización mediante el robo y el tráfico de cocaína. Su libro, y su historia por supuesto, fue todo un éxito en el chile de esos años. Su historia, más allá de la zona ilícita que frecuentaba, era literatura épica al fin y al cabo; una historia de ascenso fuera de los parámetros convencionales, con un final trágico. Una de sus ediciones fue prologada por el mismo Pablo Neruda y distribuida con éxito en Europa.

Más allá de la épica delictual, que por supuesto como género interesa (piénsese en su importancia en el cine norteamericano: “Dog day afternoon”, “Scareface”, “Before the devil knows you’re dead”, “Match point”, “Crimes and misdemeanors”), tengamos también presente que estas historias que hoy se invisibilizan son parte de nuestra realidad cotidiana. No tenemos herramientas para abordar correctamente el crimen porque simplemente no lo estamos entendiendo. No conocemos su móvil, sus expectativas, sus dinámicas, sus modus operandi, su lenguaje, sus búsquedas, sus inconsistencias y sus debilidades. No conocemos, entonces, lo que pretendemos erradicar.

¿Qué nos pasó?

Este género era desarrollado en sus comienzos preferentemente por detectives. Hombres que tenían una estrecha relación con el mundo delictual. Eran parte de él, lo conocían, y desde esa posición eran capaces de destrabar los más complejos casos que atormentaban la vida pública nacional. Esos hombres fueron reemplazados por periodistas, quienes todo lo ven desde un prisma moral uniforme. El reproche no les permite conocer -e informar- más allá de los hechos que poco y nada aportan para la comprensión del fenómeno: portonazos, alunizajes, atracos a plena luz del día, robos con violencia y otros fenómenos criminales solo son narrados como performance. Sólo se responde el cuándo, el cómo (del hecho) y no el cómo (contexto) y menos el por qué y para qué.

A falta de relato, mito.

Al no haber narración sólo nos queda el mito. Sabemos, por ejemplo, que en Valparaíso hubo detectives que acudían y pagaban servicios sexuales con menores de edad. Fue caso público revelado por un canal de televisión; un escándalo. De esos hechos poco y nada se narró. ¿En qué contextos funcionarios públicos de academia logran penetrar tanto en el mundo del hampa que terminan cometiendo delitos como esos? ¿Cómo y a qué nivel siguen ocurriendo esas dinámicas en los servicios que están en la primera línea de combate a la delincuencia? ¿Tenemos nuestra versión chilena de “Serpico”, o es que acaso esos fenómenos de corrupción policial no ocurren? Quienes viven en el puerto podrán afirmar que a falta de información solo queda el mito, y vaya que sobre estos temas sí los hay.

Al terminar estas líneas pienso en lo valioso que era, analizado hoy, tener en televisión abierta el programa “mea culpa”. Sus recreaciones lograban un efecto de empatía con el crimen de tal nivel que nos permitía entender los quiebres que hacen que personas desaten sus más cruentas pulsiones, dándonos además herramientas de contextos, que nos permitían entender cómo en una sociedad se reproducen las conductas criminales. Hoy hay portonazos, alunizajes, atracos a plena luz del día, robos con violencia, robos del siglo, y siento que de sus protagonistas no sé nada.

TAGS: #Delincuencia #Hampa #Lenguaje

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

10 de diciembre

SÍ SE PUEDE TERMINAR CON LA DELINCUENCIA ¡AHORA!
Obviamente esta propuesta no es la solución única y definitiva, pero sí constituye el centro de un paquete de otras medidas complementarias.
ALTERNATIVA: Aumentar la cultura de la violencia, Seguir encabezando las estadísticas, más delincuencia, más personas afectadas otras sobresaltadas, negocios, pasajes enjauladas, más cárceles, más diálogo sobre la pena de muerte, más noticias rojas, más crecimiento semestral, más de lo mismo y poderes del Estado enredándose en entreveros.
Estamos hablando de un clásico caso de tragedia de los comunes. Todos estamos consciente del problema, más vale no olvidar, la historia ha sido elocuente, es obvio además, que las sociedades excluyentes, o de grandes diferencias sociales, también llevan a penosos enfrentamientos entre hermanos.
En alguna parte del continente africano para decir ayer o mañana se ocupa la misma palabra, ¿no será la existencia de algún gen africano que nos hace chutar los problemas para después. En su momento fue el dinero, ¿ahora el modelo?, ¿o qué?

10 de diciembre

Creo que lo que plantea es una morbosidad y la gente está en otra onda, de hecho muchos evitan noticiarios porque “muestran pura delincuencia”. Ver diariamente “Mea Culpa” seria cansador incluso para su publico mas fiel. Además ahora hay normas que complicarian, no se pueden mostrar rostros de delincuentes en las noticias, las victimas, victimarios y familiares de ellos están facultados para demandar a los medios, etc.. etc…

Por ultimo los que les gusta el tema o quieren empatizar con delincuentes pueden hacerlo a travez de la abundante literatura de crimenes que hay, pero no va a funcionar si quiere hacer propaganda a delincuentes en tiempos de gran preocupación por la seguridad de nuestras familias. Las de guerra son entretenidas pero no si tu familia vivie en una de ellas diariamente.

Saludos

Carlos H.

10 de diciembre

¿Para que querríamos saber el común de los ciudadanos motivos llevan a los delicuentes a cometer crímenes? Eso es tarea de la policía, para quienes es material para atraparlos, pero para el resto no es más que morbo innecesario.
Yo quiero que se acabe la delincuencia, que los noticieros informen hechos. No necesito conocer la biografía ni los pensamientos más ocultos de los criminales. Insisto: ¿para que?

11 de diciembre

Don Henry
Estoy esperanzado que el aporte de sugerencia, no más de lo mismo, se podría consensuar alguna salida
diversa. Una propuesta país que se ubique al centro de otras medida ya en marcha.
ALTERNATIVA: Aumentar la cultura de la violencia, Seguir encabezando las estadísticas, más delincuencia, más personas afectadas otras sobresaltadas, negocios, pasajes enjauladas, más cárceles, más diálogo sobre la pena de muerte, más noticias rojas, más crecimiento semestral, más de lo mismo y poderes del Estado enredándose en entreveros.
Estamos hablando de un clásico caso de tragedia de los comunes. Todos estamos consciente del problema, más vale no olvidar, la historia ha sido elocuente, es obvio además, que las sociedades excluyentes, o de grandes diferencias sociales, también llevan a penosos enfrentamientos entre hermanos.
En alguna parte del continente africano para decir ayer o mañana se ocupa la misma palabra, ¿no será la existencia de algún gen africano que nos hace chutar los problemas para después. En su momento fue el dinero, ¿ahora el modelo?, ¿o qué? Un abrazo.

Servallas

12 de diciembre

Antiguamente había un magazine, la revista VEA, que mostraba con lujo de detalles los crímenes y los criminales, en reportajes a todo dar y en fotografías en blanco y negro se mostraban hasta los cuerpos y por supuesto todo el conflicto emocional, sicótico y el entorno social del victimario, era un genuino representante de la crónica roja, satisfacía ese deseo morboso de meterse en la desgracia humana. No sé en que ayudará esa vuelta atrás para erradicar la delincuencia, o al menos para mitigarla, en todo caso si volviera algo así, mostraría las risas a todo dar de los delincuentes abandonando los tribunales de garantía, y la tristeza, desazón y desamparo de las víctimas.

12 de diciembre

Recuerdo en la radio Santiago que en el noticiario las notas mas rojas se relataban como en una especie de teleteatro humorístico con un libreto muy ingenioso y bastante gracioso, absolutamente irónico y morboso de voces que representaban victimas, victimarios, familiares, periodistas, etc… Hablo hasta de los crímenes mas escabrozos. Ahora lo encontrarioms muy repudiable y de mal gusto. El mundo esta en otra y yo creo que esta vez es para bien.

Saludos

13 de diciembre

Don José, Carlos y Servallas
Cuando me referí a una propuesta, es por el interés de darle salida a las propuestas que ya conocemos:
*Hay que endurecer las penas – No porque hay estudios comparativos que no demuestran su efectividad.
*A la cárcel – No porque están llenitas.
*Licitar cárceles a privados – Huele a negocio.
*Reestudiar la pena de muerte – Delicado, hay compromisos internacionales.
*Que la puerta giratoria – Lo dicho, cárceles saturadas.
*Educación – Hoy es un bien de mercad. Es chutar el problema para 20 años más.
*Desocupación juvenil – Auto explicativo.
*Modificar la ley de control de armas – Controlar y requisar las buenas armas que están en manos de gente honesta, misma gente que queda expuesta al delincuente con armas hechizas y peligrosamente efectivas.
*Responsabilizar a padres por hijos que porten armas – Uno delinque eventualmente van dos a la cárcel, que ya están saturadas.
*Segregación social – Falta hacer de Chile un país más igualitario.
*La culpa es de carabineros.- Han demostrado ser eficiente.
*Que son los tribunales – En parte si, en parte no porque son las leyes.
*Es el Congreso – Es más de lo mismo de lo expuesto.
*Son los Fiscales – No porque no. Alegan tener demasiada carga de trabajo.
*Que es la TV – Esto es echarle la culpa al empedrado.
*Que las medidas de prevención son insuficientes – Solo pensarlo e algo inocente.
Hacer buen uso de esta herramienta para discutir ponencias alternativas que aporten a la solución.

14 de diciembre

Equivocado. Hay una correlación directa entre delincuancia y severidad de las sentencias y sobre todo en las medidas de prevención policial. Hay que tenr mano dura y no hay estudios que demustren lo contrario. He visto un par de leseras con cosas como que la delincuencia se mantuvo o aumentó al aplicar la pena de muerte, falso, el mismo estudio demostraba que practicamente se terminaron los delitos donde se aplicaba de muerte, el estudio se referia a otros delitos. Esos estudios siempre tienen cosas asi para manipular a la gente.

La cuestion es muy clara: La delincuencia aumenta cuando el costo de dilinquir es menor que el beneficio. Donde los delincuentes practicamente se las llevan pelá hay problemas de sobrepoblaciòn penal, mucha delincuencia y la gente vive aterrorizada. Donde hay tolerancia cero no hay necesidad de tanta carcel y la gente anda tranquila. Eso es lo único que está demostrado desde siempre, el resto son leseras.

Saludos

Servallas

14 de diciembre

Alberto : Parte 1
¿Hay que endurecer las penas? : no, lo que hay que hacer es colocar penas normales, proporcionales al delito, las actuales son demasiado rebajadas, algunas son un chiste.
¿A la cárcel? : hay que sacar la gente que se roba una gallina y meter criminales, y tener de alguna vez por todas un régimen carcelario, al menos un mínimo de disciplina, algunas cárceles parecen pueblos, con sheriff, comida privada, ropas de marca, celulares y todo.
¿Licitar cárceles a privados? , comparto, huele a negocio.
¿Reestudiar la pena de muerte?, hay que preguntarle al país, te dirá que sí, pero hay acuerdos como dices, cada vez que hay que firmar un acuerdo internacional nos ponemos zapatillas de clavos y firmamos, en mi caso pienso que no, la pena de muerte no nos corresponde aplicarla, pero es mi pensamiento, la masa piensa otra cosa, le duele la maldad de algunos.
¿Puerta giratoria? : Hay que ver las risotadas de los malos en los tribunales, la pena y sensación de impunidad y desamparo de las víctimas.
¿Educación? : de todas maneras, pero el estado debe dejar de construir mediante sus políticas habitacionales, de una vez por todas, ambientes tóxicos.
¿Desocupación juvenil? : se puede evitar si se cree en el emprendimiento privado y no combatirlo por el odio al capital, una fobia casi religiosa.

Servallas

14 de diciembre

Parte 2
¿Modificar la ley de control de armas? : me parece que no es buena idea que nos armemos, hay que quitarle las armas a los malos, eso se puede hacer, pero hay que legislar y decirle a la policía que las vaya a buscar, ellos saben donde están, son buenos profesionales, es gente confiable.
¿Responsabilizar a padres por hijos que porten armas?: quizás, pero ¿quién enseña a los padres a criar hijos?, ya nada es creíble, la religión se hizo añicos, nadie tiene autoridad moral para dirigir nada, son tiempos revueltos, pienso que el pensamiento “progre” ha hecho mucho daño, nos lleva a la anarquía sin remedio..
¿Segregación social? : la hay y es grave, y esta parte con la segregación urbana, la racial y de la contribución que hacen las ideologías, sobre todo las que encubren su envidia, que es el motor de su asociatividad y acciones. Quizás se pueden implementar políticas de lubricación social. el deporte, la vela, la montaña son buenas para eso.
¿La culpa es de carabineros?.- No, comparto, no es así, han demostrado ser eficientes, serios..

Servallas

14 de diciembre

Parte 3

¿Que son los tribunales?, si, no pueden aplicar criterio, son como robots, si no está escrito no pueden… y no está escrito.
¿Es el Congreso?, viven su mundo, y en ese mundo la delincuencia no existe, es pura felicidad.
¿Son los Fiscales?, no lo creo, pero creo que el tema viene por el lado del “defensor penal público”, se “esfuerzan” por alcanzar sus “metas”.
¿Qué es la TV?: comparto, no, es echarle la culpa al empedrado.
¿Que las medidas de prevención son insuficientes?,: no, no las hay, se actúa en contrario, debilitando a las facultades de la policía, asfixiando su quehacer y en muchos casos castigando a las víctimas.

14 de diciembre

Según los números Holanda estaba conviviendo al igual que nosotros con una delincuencia desbocada y la construcción de cárceles, “al igual que Chile”, un gran negociado.
Holanda despertó del letargo, antes de aplicar las medidas que ya he comentado optó por la salida humanitaria, aplicó una estrategia alternativa y ahora alquila sus cárceles a otros países ante la escasez de reclusos.
Bélgica le arrienda cárceles. Tenían más guardias que presos lo que suponía un gran gasto para las arcas del Estado. Ahora se sumó Noruega y Bélgica.
Hace un par de años, antes que despertaran Bélgica y Noruega, por este mismo medio presenté mi propuesta, como estamos en Chile no pasó nada.
Un abrazo

Servallas

15 de diciembre

Alberto, no somos ni Holanda, ni Bélgica ni Noruega, si lo miras bien, con detenimiento, tenemos abismos entre esas realidades y la nuestra, no solo en estas materias, en muchas otras, son sociedades que han evolucionado de modo diferente, al final, todo responde a un encadenamiento de cosas, en tal sentido, lo primero sería que cada unos de nosotros alcance algún grado mínimo de respeto a los demás, la delincuencia en nuestro país no ocurre por falta de oportunidades ni por traumas de niñez, tiene que ver con la ambición, con el deseo de hacer el mal a otros para el beneficio propio, no hay un mínimo sentimiento de humanidad y es una subcultura que se replica, Dios quiera que nunca te ocurra, pero si algún día la delincuencia te toca la puerta, y veas la cara de la maldad lo entenderás.

15 de diciembre

“No somos como los paises desarrollados, no podemos invertir”, etc etc. “Somos casi un pais desarrollado, pertenecemos a la OCDE”, etc. “Somos como Etiopia, no hay nada, no podemos ser como Suecia”, y a la vez ya “somos casi del primer mundo, tenemos 20 mil dolares de ingreso por capita”, bla bla.

El problema no es de plata, es de seso. En primer lugar, como vas a meter en la misma carcel al delincuente no violento con el violento, cómo vas a hacinarlos, hacer que se peleen y crear mas delincuentes, como los vas a entrenar en lucha callejera, armas cortopunzantes, por supuesto abarrotando las carceles y teniendolas en malas condiciones, para que unos agredan a otros y los menos violentos aprendar a defenderse, poniendose tan violentos como los primeros.

El problema no es de plata ni de ingreso per capita, es de seso, es mas importante educar y prevenir que reprimir, pero el castigo también requiere seso, no es un acto mecánico de enviar a “los delincuentes” a “la carcel”, porque todos los delincuentes son distintos, y los delitos no son todos iguales, no puedes enviar un joven drogadicto que rompe un ventanal a una carcel que tiene violadores, asesinos, asaltantes, porque vas a fabricar un criminal, y ese criminal no es que se vaya a joder él, es que te va a joder a ti, por tanto no es preventivo para ti mismo ni para la sociedad hacinar las carceles.

Cierto, Suecia nos lleva mucha ventaja, pero no en ingreso per capita.

Servallas

15 de diciembre

Ingreso per cápita Suecia US dólar 60,430.22, ingreso per cápita Chile US dólar 15,732.31, nos llevan mucha ventaja, hay un abismo, y no sólo en eso, en muchas otros ámbitos. Concuerdo con Ud., en este caso es un problema de seso, y quizás en todo aquello en que hacemos crisis es eso, problema de seso.

16 de diciembre

Después de tanto darle vueltas al asunto, durante décadas escuchando lamentos y modelos de control, la ciudadanía ya esta esperando soluciones que estén de acuerdo y tolerado por nuestro país real y por el modelo”.
La ciudadanía ya sabe todo lo que hay que hacer en este país real, conoce todas las medidas sugeridas, estudiadas y en marcha. Todas aportan con un grano de arena para resolver el problema, pero sin embargo este sigue creciendo y violentándose.
Ninguna medida, por buena que sea, va a tener resultado distinto de aquellas que ya están en marcha, a no ser que esta sea de aplicación nacional porque el problema es nacional.
Desde una perspectiva economista, veo a la delincuencia con mirada campesina; cosechamos delincuentes y los envasamos en cárceles contaminadas, al mismo tranco disponemos de grandes semilleros de pobreza, abonados con violencia intrafamiliar, deserción escolar, drogas, enriqueciendo el proceso con el mejor abono “Mal distribución del ingreso” que es la madre de todas las lacras, sementera de ultrajes. Así hemos creado la fórmula infinita ¿No será un negocio, o es el modelo?

16 de diciembre

Esa idea no es nueva. Típico en una sociedad mediocre que realza las diferencias y no las virtudes de las personas, es la razón por la que sigue creciendo la delincuencia. No construimos una sociedad donde los individuos puedan tener lo que necesitan por su esfuerzo sino por sindicatos, pitutos, status social de la familia, leyes “proteccionistas” que no funcionana porque no consideran la capacidad económica del país, etc.. Es un pais conducido por gente mediocre. Yanto que ha desechado el modelo económico donde la gente consigue las cosas por su esfuerzo porque es la única manera de hacer crecer el país y mejore las espectativas de las personas.

Saludos

17 de diciembre

Estimados amigos
Mi propuesta consiste en doblarle la mano a las propuestas que hasta ahora conocemos y que nos demuestra que para llegar a ellas ha sido necesario la más profunda de las reflexiones.
Con tan solo informarme surgen otras para agregar a la lista ya comentada:
Primero hay que definir algunas premisas básicas y después la sugerencia.
– No a la pena de muerte
– Respetar los derechos humanos
– El gasto de los medios, informando de los desaguisados ya es obsceno.
– Chile es un país policíaco. Todos estamos detectados, los delincuentes hasta sus preferencias y número de calzado.
Medidas restrictivas daña nuestra imagen país, al parecer no soluciona el problema.
– A que nuestra sociedad y su modelo es parte del problema, donde la desigualdad con segregación se comportan como semillero infinito dónde emerge el flagelo, consecuentemente estamos en deuda.
– ¿Por qué no una nueva clasificación de las penas? Cárcel para delitos graves y para el resto castigos circunstanciales.
– Para los delitos menores, desincentivar la idea de caer a las cárceles cobrandole por la estadía.

Ahora bien, creo que ha llegado el momento de generar un programa integral que centralice la solución al problema.

23 de diciembre

Ayer escuché la entrevista en Desdezero al Decano de la Facultad de Ciencias Sociales e Historia de la UDP, Manuel Vicuña, que recomiendo totalmente:

Manuel Vicuña: “La libertad de expresión está cada vez más reducida por el linchamiento de redes sociales”


Agradeciendo sus comentarios, quiero exponer los siguientes puntos:

1. La criminalidad sigue siendo, mayoritariamente, un fenómeno de clase. La población penal en Chile bordea las 100.000 personas. Quienes pertenecen a estos grupos son mayoritariamente pobres, y casi la totalidad de ellos son personas sin ningún tipo de acompañamiento psicológico y psiquiátrico previo al crimen. La criminalidad prolifera y se reproduce en los sectores más periféricos y menos integrados de la sociedad. Ratifico que la invisibilización de la crónica roja, es finalmente, la invisibilización de sujetos históricos, y también su invisibilización como sujetos políticos.

2. La criminalidad ha cambiado (poca narración tenemos de eso) sus códigos morales. Hoy la criminalidad está asociada, necesariamente, a las nuevas formas de enajenación de los sectores populares: principalmente pasta base. La criminalidad ya no posee ese código moral que permitía la integración y convivencia (y distribución del poder) entre los mismos delincuentes. Toda barrera se traspasa cuando el sujeto opera en forma alienada, y totalmente fuera de sí.

23 de diciembre

3. Es posible, gracias a la crónica roja, entender sesgos de clase/político en la criminalidad. Vicuña bien lo cuenta al narrar la historia de Sara bell, mujer asesinada impunemente por un aristócrata a fines del siglo XIX.
4. Es interesante, y le concedo los puntos a los comentaristas de la columna, que la crónica roja genera estereotipos muchas veces admirados (de lado a lado; detectives, policías y criminales). La teoría del contagio.
5. Ratifico además la necesidad de volver a la crónica roja desde la perspectiva narrativa de antaño. La actual crónica roja, de manos de periodistas, ha mostrado su decadencia total: tienen una mirada aséptica, con claros sesgos de clases, y con una misma vara moral. No se interesan en el fenómeno, en sus protagonistas y menos en su épica (cuando la hay). La crónica roja, bien lo señala Vicuña, es un género que en sus comienzos lo desarrollan los mismos investigadores, que penetran la mente criminal y muchas veces habitan los mismo mundos (asistían a sus funerales, mutuamente: criminales-detectives).

27 de diciembre

Quisiera compartir una percepción que pretendo establecer y que apunta a mi gran duda ¿Por qué carajo tenemos mentalidad isleña y hasta cuando nuestro subdesarrollo
Es bastante descorazonador, que las pocas veces que se ha logrado algún conocimiento útil de un criollo creativo, éste se subestima, se dilata, no se concreta y el gestor no logra pasar de la fase del laboratorio a la de producción, ¿Estamos?
De esta manera, en este país, “logramos” que un ingeniero egresado de nuestras Universidades carezca de las motivaciones creadoras e innovadora y sea un teórico libresco, así las cosas el pobre profesional deberá invertir mucho tiempo hasta lograr una aclimatación práctica y generadora de aportes para la empresa que asume el riego de contratarlo, y esto se repite sempiternamente.
Se han dado cuenta que frente a una crisis: catástrofe, terremoto, inundación, contaminación, etc. todo el mundo habla de creatividad, el discurso habla de creatividad, los medios de comunicación nos desafían a la creatividad, abundantes voces se pronuncian entusiastamente en esa dirección. Si hasta nos hacen creer que somos diablos. Lamentablemente para nosotros estos llamados han sido siempre meras palabras, exhortaciones vacías, ilusiones y engaños.
Enfrentado a la delincuencia, otra catástrofe, la autoridad habla de apoyar a la juventud, la educación, los buenos ejemplos. ¿Qué hemos hecho?, no salimos de los padres de la patria, infructuosamente rebuscamos hacia adelante y hay muy poco.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El santuario de la naturaleza “Dunas y Humedales de Putú” constituye un complejo ecosistema que pertenece a la eco región mediterránea nacional, la cual ha sido considerada a través de una serie de ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Dunas y Humedales de Putú: Un desafío para la conservación de los bienes comunes de identidad territorial

Si uno va a estar en dichos espacios como una minoría intrascendente, donde la gran mayoría está de acuerdo per se con aspectos estructurales distintos a los que desde esta vereda se representan, lo mejo ...
+VER MÁS
#Política

Comisión prelegislativa: ¿Restarse, bajarse o quedarse hasta el final?

Si el Petro es capaz de levantar el cerco de sanciones entonces sí podría ayudar a mitigar el problema económico del país, ya que Venezuela sería capaz de conseguir dinero para pagar sus deudas y amino ...
+VER MÁS
#Economía

Petro: La criptomoneda que hace frente a la crisis venezolana

Sepa usted que el fútbol femenino no es aburrido, yo vibro cada vez que veo jugar al club de mis amores, vibro con fútbol masculino, femenino, futsal, hasta con partidos de mi población
+VER MÁS
#Sociedad

Los hombres también tejen y las mujeres también juegan a la pelota

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores