#Medio Ambiente

Si eso pasa en Japón, olvídate en Chile

4
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El historial de irregularidades de la empresa Electric Power Company -a cargo de la planta nuclear de Fukushima, hoy en riesgo a causa del terremoto- indica que una institucionalidad como la chilena es absolutamente inadecuada como para pretender implementar ese tipo de energías.

Con casi un año de diferencia, Chile y Japón, han debido reaccionar ante un terremoto y posterior tsunami devastadores. Pero hay una diferencia clave: Japón, la tercera economía del mundo, con una institucionalidad formal e informal mucho más desarrollada que Chile, enfrenta una emergencia nuclear de riesgo para su población, donde las responsabilidades parecen no sólo ser naturales, sino también humanas.

Es a partir de esa diferencia, desde la cual debemos reflexionar de manera global, el tema atómico para Chile.

Si somos honestos, ante el terremoto del 27 de febrero de 2010, Chile reaccionó como lo que es: un país en vías de desarrollo. La mayor parte de la institucionalidad que debía actuar ante un peligro, para proteger a los ciudadanos, fracasó. Sólo bomberos y los servicios de urgencia, respondieron correctamente ante la catástrofe. Al resto le costó algunas horas, e incluso días reaccionar ante el shock. Otros todavía creen que lo hicieron excelente…

Esa institucionalidad deficiente y “a la chilena”, ha permitido que muchos “responsables” tanto estatales como particulares –dueños de constructoras- no asuman ningún tipo de responsabilidad o costo a causa de sus negligencias. Y los costos de la irresponsabilidad gubernamental o corporativa, los siguen asumiendo los ciudadanos comunes y corrientes.

Nuestras instituciones siguen siendo ineficientes en cuanto a proteger a los ciudadanos, aunque el actual gobierno trate de mostrar lo contrario.

¿Podría una institucionalidad así, sustentar un programa de energía nuclear y los riegos que ello implica? Lo dudo. Como siempre ocurre, ante una falla, los ciudadanos terminaríamos pagando las externalidades negativas –debiendo ser evacuados, expropiados o contaminados- mientras otros se llevan las ganancias y toman un avión cuando la radiación se acerque.

Y lo dudo aún más, tomando en cuenta que incluso la desarrollada institucionalidad japonesa, al parecer mucho más eficiente y disciplinada que la nuestra, presenta graves irregularidades en torno al tema del manejo de la energía nuclear.

Porque algo que pocos medios mencionan es que Electric Power Company (TEPCO) la empresa a cargo de la planta dañada Fukushima Daiichi, antes del terremoto tenía antecedentes de graves irregularidades, como falsificación de informes de seguridad y falta de fiscalización. 

En 2002 el gobierno japonés cerró algunas centrales gestionadas por dicha empresa, después que TEPCO reconociera llevar veinte años falsificando informes de seguridad. A pesar de los harakiri, en 2004, una explosión en una planta, nuevamente fue omitida de los informes de seguridad, y la investigación posterior reveló que la zona donde ocurrió el accidente no había sido revisada en 28 años, por nadie. No es raro entonces que el terremoto causara daños graves.

Por eso, no es raro que el sismólogo de la universidad de Kobe, Katsushiko Ishibashi, especialista en seguridad nuclear, diga que la falla en Fukushima Daiichi no sea sólo culpa del terremoto: "Si la central estuviera correctamente revisada y actualizada no debería haber tantos problemas, pero parece que no es así".

Como siempre ocurre en estos casos, las culpas e irresponsabilidades eran compartidas –o encubiertas- entre la empresa y el Estado. En todos los casos, sin sonrojarse, el gobierno japonés reconoció poca rigurosidad en el otorgamiento de permisos, que en el caso TEPCO, se habían aprobado de acuerdo a estudios de los años setenta.

¿Les suena conocido eso de estudios dudosos y otorgamientos pasando a llevar la normativa que luego tienen resultados negativos para personas o ecosistemas?

No obstante, como en todas partes se cuecen habas, esos antecedentes, y como siempre ocurre, en febrero, la empresa había logrado los permisos del gobierno nipón, para prolongar durante 10 años la actividad de la central de Fukushima, hoy dañada.

Y como siempre, el costo de la irresponsabilidad no lo asumen el gobierno y sus amigos de algunas empresas, sino que los ciudadanos comunes.

¿Se imagina lo que ocurriría en Chile con una planta nuclear, si ya cuesta transparentar la información por la compra de un puente; o la fiscalización es deficiente en diversos ámbitos, porque el lobby se impone a cambio de apoyos económicos para campañas?

Todo lo anterior no deja de sonar “muy chileno”, si pensamos en tantos proyectos aprobados por comisiones de expertos lobbistas, gerentes-burócratas y viceversa; o sin estudios previos o de dudosa calidad, donde finalmente los responsables no asumen ningún costo. Todo lo asumen otros ciudadanos, como pescadores, pequeños campesino, vecinos, etc. Claro que mucho peor sería si ese costo es tener más radiación de lo normal en el cuerpo.

Los antecedentes respecto del manejo de algunas centrales nucleares niponas, indican que hablar de plantas nucleares en Chile es irresponsable, tomando en cuenta lo deficiente de nuestra institucionalidad a nivel ambiental, en materia de políticas públicas y defensa de derechos.

Es insensato a pesar del lobby del gobierno chileno, y los acuerdos que se quieren imponer despóticamente a los ciudadanos desde el poder, mientras los medios nos estarán enfocando la sonrisa de Obama.

Porque en Chile, los ciudadanos aún no tenemos garantías de ninguna índole ni por parte del Estado ni de las grandes corporaciones, en cuanto a qué se haría, cómo se haría ni de qué forma, ni quién asumiría responsabilidades en caso de un accidente nuclear.

En términos simples, si eso pasa en Japón, ni pensar lo que pasaría en Chile con una planta nuclear. 

—————————

Foto: Yomiuri Shimbun/AFP/Getty Images – boston.com 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de marzo

No me parece que la discusión tenga que hacerse usando al Estado como opuesto a los ciudadanos (como si la infraestructura de funcionamiento estatal estuviese formada por seres anti-humanos). El Estado, sus sistema legal, su funcionamiento, e incluso el funcionamiento corporativo son expresiones de organización humana, con sus conflictos y acuerdos abiertos. Lo mismo ocurre con la la ciencia que está detrás de la planta nuclear: trabajo humano acumulado con el fin de comprender nuestro entorno.
El crédito para el diseño de esta planta y su eventual respuesta a un desastre natural no tiene nada que ver con que Japón sea una potencia desarrollada y Chile esté en ‘desarrollo.’ Ese es el argumento típico que se instala como explicación a cualquier cosa que alguien considere como “atraso” en nuestra sociedad. Por lo demás, es funcional a ese corporativismo que tanto daña a los ciudadanos y sus ecosistemas mediante la imposición antidemocrática de proyectos y formas de vida.
Yo creo que un argumento más claro para oponerse a integrar la energía nuclear dentro de la matriz productiva chilena tiene que ver con que hoy día, con la ciencia como la herramienta predictiva más exitosa con que cuente la humanidad (y al alcance de la mano de las poderosas corporaciones detrás de todo esto), no se pudo controlar las consecuencias de un desastre natural.
Yo más que llamar a no pensar lo que pasaría en Chile con una planta nuclear, haría el llamado contrario: piensen en todo lo posible, todos los caminos imaginables con todos los escenarios de catástrofe hasta hoy evidentes y desde allí que se decida cómo viabilizar o no un proyecto de matriz energética. De otra forma, solo seguiremos estando al amparo de las naciones supuestamente desarrolladas, sin ni siquiera valorar el aporte que se hace desde nuestra propia experiencia (experiencia de ciudadanos, pobladores, vecinos, y Estado).
Saludos.

15 de marzo

Iván, el argumento en que baso el artículo es más sencillo y engloba lo que tratas de plantear sin tanta pirotecnia (se nota que no entendiste el argumento del artículo):

En base a una comparación a nivel institucional (en cuanto reglas del juego) se concluye que:

Chile no cuenta con una institucionalidad formal e informal acorde para instalar energía nuclear, ni técnica, ni legal, que garantice la seguridad de los ciudadanos.

Por eso, comparando con Japón, un país desarrollado, con reglas del juego más claras, pero que igual presenta irregularidades en el manejo atómico…en Chile sería muy riesgoso para la población.

Y no se trata de demonizar al Estado o las corporaciones, sino de indicar que en el contexto institucional chileno, la energía nuclear no es viable en el mediano plazo, simplemente.

Saludos

15 de marzo

Simplemente no me parece que la categoría de “desarrollado” signifique mejores reglas del juego, y en general no creo que sea una categoría más que imperialista y un fetiche aspiracional de los políticos chilenos. Por eso la pirotecnia.
Y perdona mi falta de comprensión de lectura… (se nota que no entiendo lo que leo)

15 de marzo

Chile no tiene una base que garantice la solidez de implantar la Energía Nuclear , tenemos un País sísmico por naturaleza y eso es algo que no se puede cambiar ..

A cada País lo suyo. a buscar fuentes renovables en el agua, el aire o lo que sea pero evitando lo que sería un descalabro a nivel Psicológico en lo humano y en lo material para este pais que se mueve con furia cada cierto tiempo. o a enseñar a racionalizar los recursos para evitar medidas drásticas a futuro

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado

El santuario de la naturaleza “Dunas y Humedales de Putú” constituye un complejo ecosistema que pertenece a la eco región mediterránea nacional, la cual ha sido considerada a través de una serie de ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Dunas y Humedales de Putú: Un desafío para la conservación de los bienes comunes de identidad territorial

Si uno va a estar en dichos espacios como una minoría intrascendente, donde la gran mayoría está de acuerdo per se con aspectos estructurales distintos a los que desde esta vereda se representan, lo mejo ...
+VER MÁS
#Política

Comisión prelegislativa: ¿Restarse, bajarse o quedarse hasta el final?

Si el Petro es capaz de levantar el cerco de sanciones entonces sí podría ayudar a mitigar el problema económico del país, ya que Venezuela sería capaz de conseguir dinero para pagar sus deudas y amino ...
+VER MÁS
#Economía

Petro: La criptomoneda que hace frente a la crisis venezolana

Popular

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores