#Medio Ambiente

Prevención de desastres y protección al medio ambiente: los pendientes

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Frente a la pregunta de cuán preparado se encuentra el país para reaccionar ante desastres, las opiniones oscilan entre quienes señalan que contamos con un cultura que permite minimizar riesgos y quienes apuntan a todos los problemas registrados en 2010 como prueba de la debilidad de las instituciones vinculadas al tema, especialmente de la Onemi.

Después del gran terremoto del 27 de febrero de 2010, se instaló como verdad indiscutible una sentencia que hasta entonces sostenían sólo algunos especialistas: que Chile es el país más sísmico del planeta, pues registra una parte importante de la actividad sísmica mundial. El sólo hecho de asumir este dato como un hecho de la causa, es un punto inicial positivo en el sentido de mejorar la capacidad de reacción de la sociedad frente a futuros eventos de gran magnitud.

Frente a la pregunta de cuán preparado se encuentra el país para reaccionar ante desastres, las opiniones oscilan entre quienes señalan que contamos con un cultura que permite minimizar riesgos y quienes apuntan a todos los problemas registrados en 2010 como prueba de la debilidad de las instituciones vinculadas al tema, especialmente de la Onemi. Claramente, las consecuencias de un terremoto de magnitud 8,8 en la escala Richter, registrado en una zona altamente poblada como es el centro-sur de Chile, podrían haber sido mucho más catastróficas en términos de vidas humanas y pérdidas materiales; la memoria colectiva y los aprendizajes en términos de técnicas de construcción permitieron minimizar hasta cierto punto los daños. Sin embargo, aún queda mucho por hacer.

Especialmente si se considera que la forma en que, como sociedad, organizamos la ocupación del territorio va directamente relacionado con la manera en que los eventos de la naturaleza impactarán en la vida de las comunidades. En otras palabras, a partir de una mejor planificación territorial, es posible minimizar las consecuencias negativas en las personas y en la infraestructura pública y privada. Además, esta herramienta permitiría controlar de mejor manera un factor que hasta ahora no se ha tomado en cuenta en relación a los grandes desastres: el impacto en el medio ambiente.

Los problemas de contaminación y amenazas al ambiente han sido históricamente invisibilizados tanto por la autoridad como por la comunidad en general, que no ha tomado conciencia de la serie de problemas que se pueden generar en este ámbito, y de las consecuencias que pueden implicar para la salud de las personas.

Es importante recordar que el terremoto del 27F es el primer gran evento sísmico que se registra desde que se implementó en Chile una institucionalidad ambiental; es decir, por primera vez existe en el país una entidad cuyo deber es específicamente preocuparse por indagar y determinar eventuales medidas de mitigación ante problemas que afecten al medio ambiente derivados del terremoto y tsunami: desde derrames de productos peligrosos en instalaciones industriales, hasta la inspección de la integridad de relaves mineros, pasando por el adecuado manejo y disposición final de los escombros, entre muchos otros temas.

Sin embargo, queda clara una vez más la debilidad de la institucional del país en materia de protección al medio ambiente, expresado en este caso especialmente en la escasa capacidad de fiscalización. Como consecuencia, la entonces Conama ni siquiera tuvo la capacidad de elaborar y entregar al país un catastro detallado y por sector y/o zona geográfica de las consecuencias ambientales del terremoto y tsunami. Los únicos datos elaborados por la entidad, y por el posterior Ministerio de Medio Ambiente (que comenzó a funcionar en octubre de 2010), provienen de fuentes secundarias, de otros organismos públicos e incluso, en muchos casos, de información entregada por las propias empresas afectadas; el Estado no tuvo en este caso la capacidad para contrastar esta información.

Queda mucho por hacer para dotar al país de una infraestructura institucional capaz de responder adecuadamente a emergencias de gran magnitud. Hoy, cuando el gobierno y el Parlamento se preparan para discutir el diseño de una nueva institucionalidad ante emergencias, es el momento de valorar la importancia de incorporar el factor ambiental, y dotar a los organismos encargados –en este caso el Ministerio y la Superintendencia de Medio Ambiente- de las herramientas legales y la capacidad material de prevenir y eventualmente mitigar los daños al medio ambiente generados por desastres de origen natural.

*Por Paulina Vera P. Periodista de Fundación Terram

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

Nuevos

La llegada del Covid-19 y su materialización a partir de las cuarentenas y el fantasma de la enfermedad fatal rompe el enunciado cortoplacismo pensante para enfrentar a todos por igual a la idea de la muer ...
+VER MÁS
#Sociedad

Filosofía y pandemia

Las candidaturas deberán revisar sus estrategias para poder expresar con mayor claridad sus ideas fuerza. Candidaturas que figuran en tercer y cuarto lugar, deberán arriesgar más, caso contrario su suert ...
+VER MÁS
#Política

El primer debate

No fue violencia. Creo que fue solamente una expresión de ira que no se pudo controlar. Parte fue mi culpa por seguir la discusión. La calle puede ser violenta, pero cuando es en el mismo hogar donde, en ...
+VER MÁS
#Cultura

Sus sensuales caricias

Después del debate, el tablero electoral empieza a moverse, y no terminará hasta la hora de la verdad. En esta ocasión los más beneficiados con el debate fueron Kast y Provoste
+VER MÁS
#Política

Esquirlas del primer debate presidencial

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

La ansiedad climática la sienten personas de todas las edades, en todas partes. Ella se asocia a varias emociones dolorosas y complejas: tristeza, miedo, enojo, impotencia, culpabilidad, avergüenza, deses ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los jóvenes deberán aprender a convivir con la ansiedad climática