#Medio Ambiente

Para cambiar y salvar la sociedad, primero debemos cambiar nosotros

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Debiera resultar obvio que nuestro planeta es de recursos y espacios finitos. Antes que apareciera nuestra especie, la naturaleza funcionaba en equilibrio, roto de vez en cuando con alguna erupción volcánica, por el impacto de algún meteorito o bien por un cambio en la actividad del Sol. Pero, la vida en el planeta siempre sabía sobreponerse y a pesar de sufrir grandes extinciones, prontamente la vida se adaptaba con el surgimiento de nuevas especies que reemplazaban a las extintas, nuestra especie es uno de esos beneficiados.


No habrá cambio global posible si no cambiamos nosotros mismo, es decir, para cambiar la sociedad el cambio debe partir en nosotros. Debemos ser los granos de arenas que construyen las grandes las dunas del cambio.

Mientras fuimos cazadores/recolectores y en los comienzos de nuestra vida como agricultor/ganadero querer más era útil, al no saber si mañana tendríamos una buena caza o una buena cosecha, garantizando de esta forma nuestra supervivencia. Pero, hoy vivimos en sociedades donde las necesidades básicas están aseguradas, incluso, hasta los alimentos los podemos adquirir por Internet y llegan a nuestros hogares sin haber efectuado ningún esfuerzo.

Por todos es sabido que enfrentamos nuestro mayor desafío y es el Cambio Climático, un Cambio Climático del cual nosotros somos los culpables directos, que nace de una enfermiza y siempre en aumento voracidad consumista a la que se suman la creciente sobrepoblación y una economía preocupada del beneficio a corto plazo.

Desde mediados del s.XX comenzamos a aplicar una economía que se sustenta en el consumismo, una economía lineal, es decir, extraer, fabricar, vender, usar y botar. Así inventamos la basura.

Comenzamos a producir con el concepto de “obsolescencia programada“, al mismo tiempo, la publicidad educó al consumidor con la idea de lo desechable, de los productos de un solo uso, de usar y tirar, usar y tirar y así eternamente. En todos estos años, las grandes riquezas económicas que se construyeron fue gracias a la renovación constante de todos los productos, desde el auto hasta la máquina de afeitar, todo es desechable, en algunos casos hasta las personas.

Hoy sufrimos sus efectos y es el Cambio Climático y las toneladas de plástico que hay en nuestros océanos, es decir, no podemos ni debemos seguir así, estamos obligados a poner límites y controlar nuestra codicia, de no hacerlo vamos directos al precipicio. No cambiar significa el suicidio. Debemos aprender de la historia, ella nos enseña que no son pocas las culturas que desaparecieron por estrujar, más allá de sus limites, el entorno natural. No repitamos los errores del pasado.

No habrá cambio global posible si no cambiamos nosotros mismo, es decir, para cambiar la sociedad el cambio debe partir en nosotros. Debemos ser los granos de arenas que construyen las grandes las dunas del cambio. Y hay que partir por aprender de los pueblos originarios y recuperar el sentimiento de ser parte de la bien llamada “Madre Naturaleza”, debemos conectarnos nuevamente con ella a percibir que somos uno de sus productos.

Y es posible, nuestro cerebro funciona igual que la sociedad, es decir, no son estáticos, se adaptan, se moldean según las nuevas necesidades, o sea, son dinámicos, y de nosotros depende, tenemos el potencial y la necesidad de hacer que cerebro y sociedad cambien.

Con el buscador en Internet y aquí mismo en El Quinto Poder podemos encontrar abundantes información de los cambios que son necesarios de hacer en nuestros hábitos de vida y consumo, desde ahorrar agua y energía, que productos dañan menos al medio ambiente, que alimentos es imprescindible reducir su consumo, lo esencial que es preferir el transporte público y dejar el automóvil para lo estrictamente necesario, educar a las generaciones futuras con la costumbre del reciclaje. Cuando tengamos elecciones políticas, preferir candidatos que tengan el cuidado del medio ambiente entre sus prioridades, etc.

Y recordemos estas dos frases de Mahatma Gandhi “Sé el cambio que quieres ver en el mundo” y “Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo”

TAGS: #CambioClimatico #Plástico Basura

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

21 de Febrero

“No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo (…). Les contaré un secreto: no leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana; y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, el comercio, la ingeniería, son carreras nobles y necesarias para dignificar la vida humana. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor son cosas que nos mantienen vivos.” (Película: La Sociedad de los Poetas Muertos)

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

La cultura es libre como el agua y fluye como un río, su caudal es el territorio, las calles, las plazas, las comunidades, las organizaciones ciudadanas.
+VER MÁS
#Política

Tres dimensiones por la cultura en la nueva Constitución

Nuevos

Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

Ojalá podamos retomar la escuela y todas las clases presenciales pero, pensemos bien. No somos los mismos, no podemos ser los mismos, nuestros niños y niñas son diferentes y tenemos que hacernos cargo de ...
+VER MÁS
#Educación

Los niños de la pandemia ¿Qué haremos en las aulas?

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

Las naciones que prosperan brindan derechos personales, nutrición y atención médica básica, sostenibilidad del ecosistema y acceso a educación avanzada, entre otros bienes
+VER MÁS
#Economía

Indice de progreso social

Popular

Si no nos vacunamos, estamos poniendo en riesgo a nuestro entorno social y familiar, principalmente a los más débiles, como son los niños, ancianos y enfermos
+VER MÁS
#Salud

Novak Djokovic y su punto de quiebre en contra por antivacunas

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Es importante, que, en tiempo de incertidumbre climática, las inmobiliarias confíen en la institucionalidad ambiental del país. En materia de humedales por primera vez se les han definido las reglas clar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ley de humedales urbanos, inmobiliarias y metas climáticas

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza