#Medio Ambiente

Oportunidades y peligros de la sostenibilidad corporativa

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Para asegurar la sostenibilidad del desarrollo social y de las sociedades en general, no basta esperar que las empresas adopten actitudes en favor de ella. Eso ayuda, pero es insuficiente. Es preciso fortalecer la capacidad reguladora de los estados.

En tiempos de crisis y conflictos, la sostenibilidad corporativa se vuelve cada vez más atractiva. En “La Revolución Necesaria”, el “gurú” Peter Senge apela a la razón y el corazón de las empresas, convocándolas atrabajar por un mundo sostenible que las hará, a su vez, más sostenibles a ellas mismas. El mismísimo Michael Porter ha dedicado al menos tres artículos a la materia. Organizaciones internacionales como Naciones Unidas (nada menos) promueven el compromiso de las empresas a través del Pacto Global, mientras ISO ofrece normas que permiten afinar las definiciones.

La sostenibilidad corporativa es a todas luces necesaria. Necesitamos que las empresas actúen, cuando menos, de una manera racional (identificando relaciones óptimas que las beneficien a ellas tanto como al resto de la humanidad) y ética (al menos en el piso de la ética, respetando legislaciones e instituciones públicas).

Pero el discurso de la sotenibilidad corporativa encierra dos grandes peligros. Uno de ellos es la falsa sensación de seguridad. En efecto, podemos creer que empresas preocupadas por la cuestión aseguran la sostenibilidad del desarrollo social o de la sociedad toda. Pero en realidad, las empresas sólo se preocupan de su sostenibilidad. Y tienen, además, un ámbito limitado de acción. Por ejemplo, para las empresas puede ser más rentable sobre-explotar un recurso natural y cambiar de giro, que aceptar una modesta tasa de explotación sostenible. Incluso si las empresas quisieran actuar en forma sostenible, necesitarían hacerlo todas a la vez, pues de lo contrario la empresa que asume una conducta responsable no generaría gran impacto positivo, pero cedería sus opciones a otras menos responsables.

El segundo peligro dice relación con que la sostenibilidad de las empresas depende en gran parte del juicio que emiten los accionistas sobre su desempeño financiero, y del juicio que emiten los consumidores sobre la relación calidad/precio de sus productos. Y resulta que accionistas y consumidores suelen ser miopes – sino ciegos – al desempeño social y ambiental de las empresas.

El discurso anterior encierra un peligro aun mayor que la falsa seguridad: el peligro de degradarnos como seres morales. Pareciera que estamos dispuestos a hacer cosas en nombre de la sostenibilidad corporativa, que no estaríamos dispuestos a hacer en nombre de la justicia. Por eso, temas que mantenemos invisibles y que reflejan grandes injusticias, se vuelven importantes sólo cuando comienzan los cortes de caminos, el asedio a la actividad industrial, la violencia o la judicialización. Si el discurso de la sostenibilidad corporativa pone temas en el radar solo cuando se vuelven una amenaza a la seguridad de las empresas, entonces no debería extrañarnos si los movimientos sociales terminan apelando más a la amenaza que a la argumentación.

Para asegurar la sostenibilidad del desarrollo social y de las sociedades en general, no basta esperar que las empresas adopten actitudes en favor de ella. Eso ayuda, pero es insuficiente. Es preciso fortalecer la capacidad reguladora de los estados. Una regulación fuerte favorece a las empresas más predispuestas a trabajar por la sostenibilidad, pues impide que otras empresas compitan bajando el listón. Y claro, perjudica a las empresas menos disponibles para esta tarea, pero en fin, ¿para qué las queremos?

Es muy probable, sin embargo, que una regulación intensa abra la puerta a la corrupción en sistemas políticos vulnerables. Por eso, también, la profundización de la democracia y la calidad de los gobiernos son requisitos indispensables para caminar hacia una sostenibilidad de la sociedad en su conjunto, más allá de la mera sostenibilidad de las empresas.

————

Foto: alobos Life / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

Nuevos

El descontrol es demostrativo de que la autorregulación no funciona.
+VER MÁS
#Sociedad

Con la ética por los suelos

Sí podemos sentir el sol como el calor en la piel –pero eso ocurre sin tenerlo a la vista. Sabemos que ese calor es sol, pero indirectamente.
+VER MÁS
#Cultura

El sol conversa con René Descartes

El haber alcanzado la cifra de 8 mil millones de seres humanos, cuyas necesidades superan de lejos la posibilidad de satisfacerlas, solo tiende a alimentar las desigualdades y exacerbar los odios
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Ocho mil millones

Jamás ninguna de las 345 municipalidades que hay en Chile como sus juzgados de policía local, han hecho valer las sanciones contenidas en este DL 3.516.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Si los jueces desconocen las leyes, estamos mal

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?