#Medio Ambiente

Los jornaleros del Leviatán

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Dos recientes resoluciones, de la Contraloría y la Corte Suprema, confirmaron lo que ciudadanos y organizaciones de la sociedad civil de Aysén habían manifestado en diversas instancias administrativas.

Uno, la ilegalidad de un convenio de 2014 entre el Municipio de Aysén y Energía Austral, en circunstancias que a esa fecha el Comité de Ministros aún podía requerir el pronunciamiento de la corporación edilicia sobre el proyecto de represas Río Cuervo. Y que con ello el alcalde UDI Oscar Catalán vulneraba la legislación sobre probidad al exponer a la municipalidad a un evidente conflicto de interés.  Fue el Contralor General Jorge Bermúdez quien en un dictamen de marzo de este año refrendó el informe elaborado por la Contraloría Regional, dio la razón a la ciudadanía y estableció la ilegalidad del actuar del jefe comunal.


Un amigo me dijo alguna vez que tal es la apuesta. Poner todas las trabajas legales y administrativas, confiando en que el ciudadano no tendrá las ganas, el tiempo, los recursos e incluso el temple para enfrentarse a los transitorios administradores del Estado

El otro, la negativa del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de Aysén a todas las solicitudes de participación ciudadana en el marco de diversas declaraciones de impacto ambiental (DIA) sobre prospecciones mineras, con un peculiar argumento: como este tipo de obras generan “gravámenes a los habitantes de la localidad donde se realiza” y no “beneficios sociales” (porque entre ellos el servicio incluye un catálogo muy acotado de qué entiende por “beneficios sociales”), no correspondía el involucramiento ciudadano.  Un insólito razonamiento suscrito por el director regional Claudio Aguirre, que fuera reafirmado por el SEA en todas las recusaciones presentadas e incluso por la Corte de Apelaciones de Coyhaique.  Fue el máximo tribunal el que no solo aplicó normativa sino, de paso, sentido común y justicia en este caso, revirtiendo el proceso.

Los reclamos previos de la ciudadanía tuvieron nulo efecto en los regentes temporales de la administración de lo público, quienes, quizás poniendo sus fichas en el desgaste ciudadano, se mantuvieron en posiciones contrarias a la probidad, en uno de los casos, y a la participación de la comunidad en materias ambientales vinculadas a proyectos mineros, en el otro.

Es posible decir que todo está operando con normalidad.  Que las instituciones funcionan, al lograrse en uno de los recodos del aparato estatal el encause administrativo y judicial. Eso solo en el formalismo, porque lo que queda claro es que en la práctica el peso de alcanzar algo de justicia socioambiental sigue recayendo hoy en los propios ciudadanos.

Estos fallos se obtuvieron porque hubo ciudadanos y organizaciones dispuestos a enfrentar lo que se consideró injusto e, incluso, ilegal.  Organizarse, contar con recursos para presentar escritos, recurrir a distintas instancias, algo que la gente común y corriente no necesariamente posee cuando debe defender sus derechos.  No así los organismos públicos, con técnicos y profesionales financiados con recursos públicos (a nivel nacional, regional y comunal) para defender decisiones que en estos casos específicos vulneran el derecho a la participación ciudadana y, lisa y llanamente, la probidad.

Un amigo me dijo alguna vez que tal es la apuesta.  Poner todas las trabajas legales y administrativas, confiando en que el ciudadano no tendrá las ganas, el tiempo, los recursos e incluso el temple para enfrentarse a los transitorios administradores del Estado.  Que los dos, tres, cuatro, cinco o más años que puede durar un proceso, más aún en el caso de los recursos judiciales, espantan a cualquiera.  Y sabemos que es así.

Similar ocurre con las corporaciones interesadas en transformar la biodiversidad en capital económico, que pueden estar décadas esperando intervenir territorios confiando en que la ciudadanía se agotará o que llegue una ventana con mejores escenarios.

Por ello, necesarias son las organizaciones que desde el sentido de lo público están disponibles para ser la contraparte de decisiones administrativas o jurisdiccionales que es necesario impugnar. Es el activismo de la sociedad civil, que seguirá siendo fundamental.  No asumirlo es validar el desamparo y el desequilibrio que existe entre el ciudadano de a pie, los territorios, y los temporales jornaleros del Estado, que en este tipo de situaciones efectivamente se transforma en el Leviatán.

TAGS: #JusticiaSocioambiental #ParticipaciónCiudadana Contraloría

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

Así con el mercado como puntal.  Estamos a punto de irnos al infierno por nuestras acciones y hay quienes, más que cambiar el rumbo, piensan en cómo vender papas fritas. Viveza le llamaran algunos, otr ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

´El mundo se achicharra y nosotros nos enriquecemos`

La situación requiere un nuevo paradigma económico y de desarrollo, reestructurando por completo las viejas categorías, incorporando esta vez la infaltable participación de la naturaleza en todos los pr ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis climática y la caducidad del paradigma capitalista

Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La partida de Patricio Manns de Folliot, nos invita a una profunda reflexión y valoración de su trayectoria porque es considerado quizás, como uno de los máximos exponentes de la música nacional, y esc ...
+VER MÁS
#Cultura

Patricio Eugenio Manns de Folliot, la Dignidad se convierte en costumbre

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad