#Medio Ambiente

Incendios, des-ordenamiento territorial y las políticas públicas

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Sociológicamente el arraigo al territorio es inherente a cualquier desastre que afecte a las personas y está demostrado que estos eventos hacen aflorar el vínculo para volver a habitar los sectores afectados, (al igual como con el terremoto o la erupción en Chaitén) por lo que aprender de las lecciones es vital para re-diseñar la ciudad y su equipamiento, definiendo preventivamente las zonas aptas para ser habitadas.

Angustiantes y agresivas imágenes del incendio en Valparaíso y el terremoto que afectó el norte de nuestro país, aún están frescas en nuestra retina y es que en poco tiempo, hemos sido afectados por catástrofes que de seguro se repetirán en el futuro, pero que nos dan la oportunidad real de aprender y no replicar los mismos errores.

Son muchos los vacíos en términos de políticas públicas que tenemos como país ante eventos extremos. Sin ir más lejos, Chile no cuenta con una ley de incendios que institucionalice, por ejemplo, a bomberos con algún fondo económico que les permita funcionar, mantener en buen estado sus equipos y recibir remuneración.

Tampoco existe un marco legal con exigencias en las normativas para la construcción de viviendas o infraestructura pública; la implementación de cortafuegos en las construcciones; mayor dotación de equipamiento para CONAF o bomberos quienes abordan estos eventos; o las sanciones respectivas para quienes son los responsables.

Ante eventos como incendios o sismos, son muchas las acciones que se pueden realizar para aumentar las medidas preventivas que aplaquen sus consecuencias o efectos, pero éstas necesitan de coordinación entre instituciones públicas nacionales -centrales y regionales-, así como definiciones sobre el rol de los privados y cómo se actúa en el momento mismo de la emergencia.

Un vacío importante en las políticas públicas chilenas y que ha quedado en evidencia con los últimos sucesos es el ordenamiento territorial, el cual es prácticamente inexistente y carente de rigurosidad para los escasos instrumentos con que se cuenta, como son los planes reguladores.

En el caso de Valparaíso, su localización geográfica singular, conjugada con factores climáticos y sequía, agudizó el incendio iniciado, supuestamente, en un vertedero ilegal. Nuevamente el “manejo de riesgos” es un tema inexistente en nuestra regulación.

Si tuviésemos ciudades mínimamente planificadas, pensadas y preparadas para todo tipo de eventos -los que son de frecuente ocurrencia en Chile- de seguro se lamentarían menos víctimas, y los costos asociados a la reconstrucción para el Estado e incluso para privados, serían menores.

Desde definir las zonas con pendientes aceptables para construir viviendas, calles con anchos adecuados para la evacuación, grifos y tomas de aguas definidas a distancias apropiadas, control y manejo de la basura, zonas de áreas verdes y esparcimientos libres de riesgos, cortafuegos en caso de incendios, drenaje para inundaciones, son algunas de las mínimas consideraciones al minuto de tener una ciudad “pensada”  y “adecuada” para circunstancias de emergencia.

Si la mayoría de los incendios son de responsabilidad humana, no queda una mejor manera de prevenirlos que con un diseño de la ciudad, adaptación de espacios y medidas para la reconstrucción.

La autorización y/o regularización de viviendas en zonas de riesgo -como quebradas- amerita una profunda crítica. Habitualmente responden a viviendas de construcción ligera, asentamientos informales y de estratos socioeconómicos de bajos recursos que ven en estos espacios disponibilidad para su utilización.

La continuidad de uso del espacio traspasa generaciones y hacen de dichos asentamientos espontáneos, sitios altamente vulnerables a catástrofes como incendios o derrumbes, por mencionar algunos. La gente que habita en esas zonas, muchas veces no sabe los peligros a los que se arriesga y otras, no tienen opciones de vivir en otro lugar, en estos casos la autoridad debe tener un rol claro y definido.

Sin embargo, los escasos instrumentos de ordenamiento territorial son en su mayoría indicativos, cuando se requiere de más instrumentos de carácter normativo y rapidez en la actualización y tramitación de éstos.

Sociológicamente el arraigo al territorio es inherente a cualquier desastre que afecte a las personas y está demostrado que estos eventos hacen aflorar el vínculo para volver a habitar los sectores afectados, (al igual como con el terremoto o la erupción en Chaitén) por lo que aprender de las lecciones es vital para re-diseñar la ciudad y su equipamiento, definiendo preventivamente las zonas aptas para ser habitadas.

Los desastres a su vez, son oportunidad para crear políticas de Estado asociadas al manejo de riesgos, planificación territorial e incluso una ley de incendios que contengan medidas de prevención, adaptación y consecuente implementación, no sólo para Valparaíso, sino que a lo largo de todo el territorio nacional.

* Entrada escrita por Javiera Espinoza, geógrafa de Fundación Terram

TAGS: #IncendioValparaíso #Valparaíso

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Walter Enríquez A

01 de Mayo

Muy bueno.Es necesario involucrar a los colegios de Arquitectos y de Ingenieros y promover junto al MINVU el mejoramiento del desarrollo urbano del País.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

La acción de la comunidad ecológica, no sólo impidió la construcción de viviendas sociales colindantes a sus propiedades, sino a toda la comuna, con lo que sí podemos concluir que expulsa a la viviend ...
+VER MÁS
#Sociedad

La comunidad ecológica versus Peñalolén, ¿NIMBY o legítima reclamación?

Debiese haber salas separadas para realizar los trámites de aquellos que han sido víctimas, que contasen con seguridad y se encontrasen lejos de sus victimarios
+VER MÁS
#Justicia

El maltrato que una mujer debe soportar en Tribunales de Familia

La promesa democrática ha entrado en crisis y los populismos con rasgos autoritarios se levantan como opciones reales.
+VER MÁS
#Política

Gobernando el vacío: Democracia v/s Autoritarismo

La confianza de los brasileños en la democracia se ha visto seriamente dañada por la corrupción, la desigualdad y la inseguridad, socavando la representatividad de las instituciones políticas
+VER MÁS
#Política

Bolsonaro desploma a derecha tradicional brasileña

Popular

El dispositivo SIMCE y las presiones oficiales están incentivando que las escuelas dediquen más tiempo a entrenar la prueba, priorizando solo las materias medidas y abandonando la formación integral.
+VER MÁS
#Educación

Carta abierta a apoderadas cansadas de la mala educación para el SIMCE

La educación fue quedando progresiva e irremediablemente sometida a los devenires del mercado económico
+VER MÁS
#Sociedad

Gobernar es Educar

Sabemos exactamente lo que tenemos que hacer: defender la democracia. Hemos aprendido que ninguna democracia puede salvarse a sí misma sin los esfuerzos de los demócratas
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

¿Las condiciones de la República de Weimar en América Latina?

El fascismo es sumamente ágil en canalizar los instintos más bajos de las masas: el odio a lo diferente, el miedo, el paternalismo, anti-elitismo, y sobre todo un odio profundo a los intelectuales
+VER MÁS
#Internacional

El fascismo del siglo XXI