#Medio Ambiente

Glifosato ¿También un arma de omisión masiva?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen: Átomo Cartún

Cuando escribo esta columna, la Unión Europea acaba de zanjar la discusión sobre la prórroga por cinco años o prohibición definitiva de uso del glifosato en dicho continente. Luego de no llegar a acuerdo el 9 de noviembre, esta semana aprobó hasta 2022 el cuestionado herbicida que Monsanto, a través de su producto RoundUp, Syngesta de TouchDown y otras multinacionales de agroquímicos (en este caso le encaja mejor el nombre agrotóxicos) comercializan globalmente.

La decisión que adoptó el bloque este martes 28 de noviembre (lunes 27 para nuestro meridiano) no es menor. Que va más allá del debate instalado sobre los posibles efectos cancerígenos sobre el ser humano, la precarización de la biodiversidad de los suelos y las cuencas (muchos contaminantes tienen la mala costumbre de viajar, más aún cuando son volátiles), la dependencia tecnoeconómica del campesinado con relación a las trasnacionales, la soberanía alimentaria.

Este compuesto químico de impacto sistémico no solo es un arma de destrucción masiva de la vida, es también un instrumento de control sobre la forma y el tipo de relación del ser humano con esa plataforma vital que es la tierra.

Sin embargo, no es el debate sobre el glifosato al que quiero apuntar. Información sobre aquello hay y bastante. Es la invisibilidad que existe en Chile del proceso que durante casi un mes vivió Europa. Uno que, como lo notaron los argentinos, pudo tener fundamentales impactos en las exportaciones agroindustriales nacionales hacia el Viejo Continente. Buscando en la prensa nacional, nada se dijo (ni ha dicho) al respecto. Situación inexplicable dado el alto nivel de exportaciones del sector agrícola. 


Este compuesto químico de impacto sistémico no solo es un arma de destrucción masiva de la vida, es también un instrumento de control sobre la forma y el tipo de relación del ser humano con esa plataforma vital que es la tierra.

No está claro cuál ha sido el motivo.

Uno puede ser la tendencia a mirarnos el ombligo como país y pensar que lo que solo ocurre intramuros es relevante. En ello, nuestra prensa mucha responsabilidad tiene. Y no me digan que no era noticiosamente interesante.

En otra esquina está el Estado y sus organismos. No alertar a los productores nacionales sobre el impacto que podría tener en ellos la decisión europea es una omisión flagrante, que denota desidia en términos de la conducción que se le mandata en pro del bien común. Pero claro, cuando desde el mismo Estado no solo no se cuestiona este químico sino que incluso se fomenta, difícil pedir algo distinto.

Y, por la otra, están los gremios del agro. Los que en otros países pusieron la alerta y el ojo más allá del Atlántico. No necesariamente con un discurso proclive a la responsabilidad ecosistémica, por cierto.

Pero el silencio, quizás, tiene terceras motivaciones. Conocido es el poder que Monsanto, Syngesta, Bayer y otras trasnacionales tienen gracias a sus siderales utilidades. Esta sospechosa discreción en Chile, quizás, no sea inocua. Existe la posibilidad, excúseseme la desconfianza, que no se deba a una falta de previsión sino más bien a la necesidad de omitir un debate que en el resto del mundo tuvo en vilo un negocio de miles de millones de dólares. Hablar sobre aquello habría requerido reconocer los cuestionamientos, las pruebas que demuestran que el glifosato es un biocida que mata, que puede producir cáncer en el ser humano. Mata la vida, la fertilidad del suelo, que es aquel hermoso atril donde se compone la sinfonía de la existencia, la nuestra y de las otras especies.

Pero no todo está perdido, acá al lado, en Rosario, recién lo prohibieron, siguiendo la tendencia mundial que avanza en aquella dirección.

Serán cinco años más de aplicación en Europa de un arma letal. Y, por extensión, de permiso para seguir exportando alimentos producidos a la sombra de ese veneno.

Quizás esta represente una oportunidad. Una que permita a quienes en esta región de Aysén, como el caso de ciertos productores de cerezas en Chile Chico y Bahía Jara, han decidido cultivar alimentos al alero de químicos como el glifosato. Quizás estos cinco años puedan ser un espacio para incorporar otras prácticas. Aprendiendo de la naturaleza, no destruyéndola.

Si no lo hacen por convicción, por lo menos que lo hagan por conveniencia. En la confianza que este será el último quinquenio en que podrán comercializar vida a partir de la muerte de la biodiversidad. Porque si hay algo incoherente con Aysén reserva de vida es precisamente esa posibilidad.

TAGS: #Aysén #Glifosato #Monsanto Biodiversidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El llamado es a todos los hombres, especialmente a aquellos que se sienten atacados por el feminismo y orgullosos de su situación de privilegio, a aquellos que se sienten superiores por tener pene y se cre ...
+VER MÁS
#Género

¿Y los hombres, qué?: Algo podemos (debemos) hacer

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

La eficacia de este nuevo paradigma que privilegia la horizontalidad, la creatividad, la intuición y la innovación se encuentra precisamente en hacernos creer que somos más autónomos, más libres. Allí ...
+VER MÁS
#Trabajo

El significado actual del trabajo: De la vocación a la autoexplotación

Una vez más constamos que tanto el sector privado como el sector público tienden a cometer “errores” para violar la ley, pero teniendo a una Corte Suprema conformada por magistrados íntegros, la ciud ...
+VER MÁS
#Ciudad

Ilegalidades urbanísticas a la orden del día

Popular

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

En los lenguajes de las marchas feministas mostrado por los medios audio-visuales no hay dolor ni lenguaje de inmolación, tampoco hay cuerpos perecederos, más bien un espectáculo carente de la agonía de ...
+VER MÁS
#Política

Las torsiones machistas de la televisión

El llamado es a todos los hombres, especialmente a aquellos que se sienten atacados por el feminismo y orgullosos de su situación de privilegio, a aquellos que se sienten superiores por tener pene y se cre ...
+VER MÁS
#Género

¿Y los hombres, qué?: Algo podemos (debemos) hacer

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?