#Medio Ambiente

Glifosato ¿También un arma de omisión masiva?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen: Átomo Cartún

Cuando escribo esta columna, la Unión Europea acaba de zanjar la discusión sobre la prórroga por cinco años o prohibición definitiva de uso del glifosato en dicho continente. Luego de no llegar a acuerdo el 9 de noviembre, esta semana aprobó hasta 2022 el cuestionado herbicida que Monsanto, a través de su producto RoundUp, Syngesta de TouchDown y otras multinacionales de agroquímicos (en este caso le encaja mejor el nombre agrotóxicos) comercializan globalmente.

La decisión que adoptó el bloque este martes 28 de noviembre (lunes 27 para nuestro meridiano) no es menor. Que va más allá del debate instalado sobre los posibles efectos cancerígenos sobre el ser humano, la precarización de la biodiversidad de los suelos y las cuencas (muchos contaminantes tienen la mala costumbre de viajar, más aún cuando son volátiles), la dependencia tecnoeconómica del campesinado con relación a las trasnacionales, la soberanía alimentaria.

Este compuesto químico de impacto sistémico no solo es un arma de destrucción masiva de la vida, es también un instrumento de control sobre la forma y el tipo de relación del ser humano con esa plataforma vital que es la tierra.

Sin embargo, no es el debate sobre el glifosato al que quiero apuntar. Información sobre aquello hay y bastante. Es la invisibilidad que existe en Chile del proceso que durante casi un mes vivió Europa. Uno que, como lo notaron los argentinos, pudo tener fundamentales impactos en las exportaciones agroindustriales nacionales hacia el Viejo Continente. Buscando en la prensa nacional, nada se dijo (ni ha dicho) al respecto. Situación inexplicable dado el alto nivel de exportaciones del sector agrícola. 


Este compuesto químico de impacto sistémico no solo es un arma de destrucción masiva de la vida, es también un instrumento de control sobre la forma y el tipo de relación del ser humano con esa plataforma vital que es la tierra.

No está claro cuál ha sido el motivo.

Uno puede ser la tendencia a mirarnos el ombligo como país y pensar que lo que solo ocurre intramuros es relevante. En ello, nuestra prensa mucha responsabilidad tiene. Y no me digan que no era noticiosamente interesante.

En otra esquina está el Estado y sus organismos. No alertar a los productores nacionales sobre el impacto que podría tener en ellos la decisión europea es una omisión flagrante, que denota desidia en términos de la conducción que se le mandata en pro del bien común. Pero claro, cuando desde el mismo Estado no solo no se cuestiona este químico sino que incluso se fomenta, difícil pedir algo distinto.

Y, por la otra, están los gremios del agro. Los que en otros países pusieron la alerta y el ojo más allá del Atlántico. No necesariamente con un discurso proclive a la responsabilidad ecosistémica, por cierto.

Pero el silencio, quizás, tiene terceras motivaciones. Conocido es el poder que Monsanto, Syngesta, Bayer y otras trasnacionales tienen gracias a sus siderales utilidades. Esta sospechosa discreción en Chile, quizás, no sea inocua. Existe la posibilidad, excúseseme la desconfianza, que no se deba a una falta de previsión sino más bien a la necesidad de omitir un debate que en el resto del mundo tuvo en vilo un negocio de miles de millones de dólares. Hablar sobre aquello habría requerido reconocer los cuestionamientos, las pruebas que demuestran que el glifosato es un biocida que mata, que puede producir cáncer en el ser humano. Mata la vida, la fertilidad del suelo, que es aquel hermoso atril donde se compone la sinfonía de la existencia, la nuestra y de las otras especies.

Pero no todo está perdido, acá al lado, en Rosario, recién lo prohibieron, siguiendo la tendencia mundial que avanza en aquella dirección.

Serán cinco años más de aplicación en Europa de un arma letal. Y, por extensión, de permiso para seguir exportando alimentos producidos a la sombra de ese veneno.

Quizás esta represente una oportunidad. Una que permita a quienes en esta región de Aysén, como el caso de ciertos productores de cerezas en Chile Chico y Bahía Jara, han decidido cultivar alimentos al alero de químicos como el glifosato. Quizás estos cinco años puedan ser un espacio para incorporar otras prácticas. Aprendiendo de la naturaleza, no destruyéndola.

Si no lo hacen por convicción, por lo menos que lo hagan por conveniencia. En la confianza que este será el último quinquenio en que podrán comercializar vida a partir de la muerte de la biodiversidad. Porque si hay algo incoherente con Aysén reserva de vida es precisamente esa posibilidad.

TAGS: #Aysén #Glifosato #Monsanto Biodiversidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Su legado político marcó hitos históricos y abrió un exitoso período de presidentes Radicales. Destaca su compromiso por impulsar la educación en Chile, la acción reivindicativa y geopolítica en to ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Pedro Aguirre Cerda: Chile educación - industrialización

Esta nueva religión económica tiene a sus sacerdotes y cardenales, y también posee entre sus filas a sus científicos, todos ellos dispuestos a defender este nuevo orden teórico y conceptual, a pesar de ...
+VER MÁS
#Economía

Fundamentalismo de mercado: desmontar el mito económico neo-liberal

Si alguien cree que la violencia favorece a la izquierda, se equivoca. Uno de los candidatos, MEO, en la previa sostuvo algo que comparto íntegramente: ”cada piedra lanzada es un voto por JAK”
+VER MÁS
#Política

El dilema de la izquierda

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde de la zanja

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Chile necesita combustibles y derivados del petróleo, necesita productos químicos, energía eléctrica, y procesar su cobre, Chile necesita extraer producto, manufacturar, procesar importaciones, generar ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Valparaíso y la batalla del fin del mundo