#Medio Ambiente

Filosofía del cuidado, ¿cómo se puede comprar o vender el calor de la Tierra?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Al meditar cierta historia y transcurrir de las formas del pensamiento occidental moderno donde pertenecemos, descubrimos la constitución de unos “centrismos” excluyentes o jerárquicos en la fundamentación de las concepciones de mundo. Algu­nos son el androcentrismo, el etnocentrismo o el antropocentrismo, subalternizando respectivamente, y por medio de cierta jerarquización, a las mujeres, las culturas no occidentales y la Naturaleza. A la vez, la búsqueda de un pensamiento inclusivo, no reduccionista, horizontal, ha caracterizado muchas versiones de lo que llamamos un proyecto alternativo que se va gestando en las últimas décadas.


Un paradigma del cuidado indica hacia un compromiso con las habilidades de la atención, paciencia, compromiso, empatìa. De conciliar los ritmos de las comunidades humanas con los ritmos de regeneración de la Naturaleza.

Habemos quienes procuramos una posible filosofía ecológica, una “ecosofía”, al mismo tiempo dentro y fuera del mainstream de la tradición occidental. Se tratarìa de una propuesta filosófica capaz de significar y tematizar el cambio en las ideas ecológicas de esas décadas, una de cuyas transformaciones tiene que ver con la sustitución de la concepción de la Naturaleza como “medio-ambiente” de los humanos (precisamente un antropocentrismo ecologista).

La concepción de una “desigualdad antropocéntrica y patriarcal” constitutiva se encarga de definir las relaciones y posición de humanos y Naturaleza. Entonces, lo que aparece como una nueva necesidad del pensamiento, consiste en reintroducir las voces silenciadas: la de las mujeres, de los pueblos indígenas no modernos y las de una Naturaleza que nos “habla” en la interpretación de los colapsos ecológicos.

Una concepción alternativa concibe las formas de la vida y el territorio como “sagrados”, el planeta como “madre”, y ambos constituidos transversalmente por la “relacionalidad totalizada” de unas y otros. Sin duda, un caso de esta alternativa está comprendida en la conocida carta del jefe Seattle (1854), que dice –que pregunta sorprendido y alterado-, poniendo pie en otra reducción: la de una mercantilización de lo que existe:

“¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esa es para nosotros una idea extraña. Cada parte de esta tierra es sagrada para mi gente

Palabras que no apelan a las expresiones modernizadoras y “progresistas” del pensamiento, sino a una mirada recuperadora de algunas tradiciones ancestrales que “extrañan” de esas concepciones. Una palabra que esta trabajando el sentido de este “nosotros”, de este “mi gente”, que vienen con su pregunta.

Por otro lado, una pensadora como Vandana Shiva señala en los conceptos modernos de las ciencias una experiencia de “objetividad y muerte”. Una experiencia de violencia con el mundo informa esos conceptos. Dice:

“Las tendencias reduccionistas y universalizadoras de semejante ‘ciencia’ se volvieron inherentemente violentas y destructivas en un mundo que es inherentemente interrelacionado y diverso

La ciencia galileana moderna resulta un conocimiento que actúa como poder de dominación de los procesos de Naturaleza, resumido en el paradigma mecanicista del mundo. En cambio, ciertos ecofeminismos (K. Warren) señalan hacia desmontar una lógica de la dominación ejercida paralelamente sobre las mujeres y la Naturaleza. Se trataría de salir de un modo de pensamiento que prioriza relaciones jerárquicas y de poder –de jerarquías inadecuadas o equivocadas, y de poderes arbitrarios-. Así es como quedaría incluida una concepción organicista, de múltiples relaciones no duales entre las cosas del mundo.

Una propuesta que enfrenta esta ciencia surge a partir del eje relacional del “cuidado”, que puede dar lugar a la consideración de una consciencia holística y biocéntrica. Las habilidades morales que priorizan el cuidado se orientan al mantenimiento de las interrelaciones como sostenibilidad de las formas de vida. El cuidado de los otros se corresponde con un cuidado ecológico de la vida natural.

Debemos considerar aquí el contraste entre una economía capitalista depredadora, que controla para su utilidad las medidas y proporciones en la Naturaleza, y otra más bien local, de los pueblos indígenas, incompletamente integrados a los mercados. Mujeres y comunidades dice la académica española Irene Comins, se alinean respecto de una desigual atribución de las tareas del cuidar, que no responde exclusivamente a una problemática de genero sino a una de hegemonía general de un paradigma.

La sostenibilidad de la vida humana –y de los habitantes de tantos nichos ecológicos de la vida-, concede un lugar prioritario a las tareas de la sobrevivencia, de la salud, de la reproducción de la especie. También de conservación de la biodiversidad, por ejemplo, de la variedad de semillas.

El cuidado ha de ser pensado a modo de una facticidad originaria, respuesta ya siempre inmediata ante la fragilidad y vulnerabilidad del mundo de la vida. El cuidado (la cura) ha sido señalado como momento decisivo del habitar en tanto relación del humano en su estar-en-el-mundo (Heidegger).

Un paradigma del cuidado indica hacia un compromiso con las habilidades de la atención, paciencia, compromiso, empatìa. De conciliar los ritmos de las comunidades humanas con los ritmos de regeneración de la Naturaleza.

Una experiencia del cuidado cuestionarìa el paradigma meramente optimista de la autonomía del ser humano; lo complejizarìa en virtud de nuestra permanente dependencia de la Naturaleza. Hay que estudiar la libertad en su origen solidario y comunitario. La gratitud es la devuelta de la atención a la donación de la vida en un territorio y a la sabiduría descubierta en la Naturaleza local.

 

TAGS: Derechos de la Naturaleza

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

Si alguien cree que la violencia favorece a la izquierda, se equivoca. Uno de los candidatos, MEO, en la previa sostuvo algo que comparto íntegramente: ”cada piedra lanzada es un voto por JAK”
+VER MÁS
#Política

El dilema de la izquierda

Kast no sabe manejar estas cifras de masa votante, mucho menos recibir a estos náufragos políticos, porque si bien pueden compartir la base ideológica en términos generales no comparten la forma, el fon ...
+VER MÁS
#Política

Kast al borde la zanja

Además de ser valioso músico y actor, Matías tiene extraordinaria capacidad de encarnar distintos y dramáticos escenarios
+VER MÁS
#Cultura

Extraordinario rol de Matías Oviedo en Verdades Ocultas

Buscamos una nueva institucionalidad económica para nuestras sociedades. Un régimen de bienestar que vaya más allá de esas “necesidades básicas”, o que esté más acá de los patrones de consumo qu ...
+VER MÁS
#Política

Para un proyecto de alternativa de mundo

Popular

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Nuestra preocupación está puesta en ese porcentaje invisible de NNA que quedan en el camino, eternamente institucionalizados y que llegan a los 18 años obligados a egresar a una vida independiente, sin c ...
+VER MÁS
#Sociedad

Es hora de crear leyes de infancia pensando en sus protagonistas

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad