#Medio Ambiente

En revalorización de lo rural: Con las manos manchadas de tierra y vida

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Aunque fui criado en Iquique, donde la naturaleza no desborda por doquier como en el austro rural donde hoy habito, y el rico y biodiverso mar es visto principalmente como una despensa, en aquella época ya tenía presente la peyorativa connotación en el uso de la palabra huaso. Incluso en sus derivaciones lingüísticas huasamaco, huasteco. No aludía quien recurrentemente la utilizaba a la persona hija del campo profundo, cobijo de tradiciones, sino a alguien iletrado, no urbano, de modales toscos. Y así, palabras como chacrear, rústico y pueblerino dan cuenta del sentido poco aspirable que tiene la vida asociada al agro, en el caso de Chile.

Tanto es así que un buen día, conversando con un recién avecindado en Aysén sobre los impactos del cambio climático en la vida de las personas, obtuve la siguiente respuesta tras señalar que los más afectados son los grupos más vulnerables: “No creo que eso sea así, los campesinos pueden adaptarse muy bien a estos fenómenos” fue su respuesta. Más allá de lo debatible del punto, llamó mi atención el vínculo automático de dos ideas: “vulnerable” con “vida en el campo”.


Si los campesinos, esos que no siguen los pasos de la gran agroindustria y que prefieren cultivar el suelo a pequeña escala, para sus propias comunidades, con amor y salud, son quienes mantienen vivo ese ideal, ¿no habrá llegado la hora de instalarlos en un pedestal?

Este ejemplo da cuenta de cómo nuestra cultura (y en este caso el léxico nacional, en el que se asimila urbanidad a buenas costumbres) ha dado la espalda a una de las actividades más necesarias que puede albergar una comunidad. La de producir alimentos.

Explorar para conocer la biodiversidad, meter las manos en la tierra, ver cómo una semilla extiende sus raíces bajo el suelo buscando agua, nutrientes, para transformarse en la verde vida que es el sustento de nuestra existencia, es esencial.

Hay lugares imposibles y esos no están particularmente en las praderas, orillas de lagos, lagunas y ríos, valles, bosques. Las ciudades han sido un aporte, claro está, pero la hipertrofia a la que se ha llegado, prescindiendo de nociones como resiliencia o capacidad de carga de los ecosistemas, ha transformado algunas urbes en inviables. Y no solo por el impacto de la ultra concentración humana sino además por el efecto sicológico, social y político que tiene vivir constantemente apartado de lo natural.

La forma en que vemos a quienes trabajan la tierra, particularmente a aquellos y aquellas que lo han hecho toda una vida y que en algunos casos hoy están tan cansados por erróneas políticas públicas, requiere de un cambio. Uno que apunte al respeto por quien desempeña una actividad tan dedicada, delicada, amable y necesaria como es dar vida y nutrir. Y más aún cuando lo hace fluyendo con los ciclos de la naturaleza, sin dañar el agua, el aire ni el suelo, e incluso regenerando este último. Porque, como recientemente me iluminara un amigo huertero, “la única fuente de energía conocida infinita a escala humana es la del sol, y el suelo es el organismo terrestre que hace posible la fotosíntesis, que sustenta toda la vida en el planeta”. Mal que mal en esta plataforma vital se produce directa e indirectamente, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el 95% del total de los alimentos que consumimos los seres humanos.

Saber esto convierte en preocupantes las últimas informaciones sobre el efecto del modelo industrial y de artificialización global en que estamos empeñados desde hace centurias.

Científicos alertan de menos lugares para cultivar alimentos, agua de peor calidad y más migraciones” nos advierten desde la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas, integrada por 129 países y que está preparando el primer informe sobre el estado de los suelos a nivel mundial. Este organismo también anunció que nos acercamos a la primera extinción masiva de especies causada directamente por el ser humano, es decir, por el cambio climático y la sobreexplotación de los recursos naturales y daños a la biodiversidad.

Es el sino de nuestra historia. Boicotear, por aire, mar y tierra, la más importante fábrica del planeta que es la naturaleza. La fábrica de la vida. Si los campesinos, esos que no siguen los pasos de la gran agroindustria y que prefieren cultivar el suelo a pequeña escala, para sus propias comunidades, con amor y salud, son quienes mantienen vivo ese ideal, ¿no habrá llegado la hora de instalarlos en un pedestal?

TAGS: #Campesinos #Medioamente Alimentación Biodiversidad

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad