#Medio Ambiente

El Gravámen al Carbono con Devolución

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Los gobiernos tienen hoy la necesidad de mitigar los daños por CC y también la urgencia de acordar con sus pares la puesta en marcha de un mecanismo obligatorio, que haga subir el precio del carbono fósil en forma sustentable. El GCD que se describe a continuación, es el camino más corto, simple y honesto para alcanzar este difícil objetivo y Chile debería apoyarlo en la próxima conferencia climática de la ONU en Paris, a fines de 2015 (COP 21).


Dependiendo de la respectiva Huella de Carbono, la aplicación del GCD se refleja con un aumento de precio de diferente intensidad en cada producto o servicio de la economía.

1. El GCD se cobra solo en la primera facturación que tengan los CCFF, el cemento y las importaciones provenientes de países sin GCD, o con GCD a menor tasa. El monto de este gravamen es proporcional al contenido de carbono de la unidad de medida que se use para comercializar el respectivo producto. Para las importaciones, el GCD se aplica a la Huella de Carbono del producto a servicio.

2. El contenido de carbono de los CCFF se expresa en kilos o toneladas de CO2 equivalente (CO2eq), que es la cantidad de CO2 que emite la unidad de medida del producto al ser quemado o fabricado, en el caso del cemento. Por ejemplo, 1 litro de gasolina produce 2.4 kilos de dióxido de carbono (CO2). El aparente aumento de peso se debe a que la mayor parte del peso del CO2 no proviene del carbono en la gasolina sino del oxígeno en el aire.

3. Dependiendo de la respectiva Huella de Carbono, la aplicación del GCD se refleja con un aumento de precio de diferente intensidad en cada producto o servicio de la economía.

4. El GCD desincentiva la emisión de CO2 fósil, pero debido a que su recaudación disminuye a medida que lo hace el consumo carbono fósil, estos dineros no pueden destinarse a gastos permanentes de los países y deben ser devueltos en partes iguales a los habitantes, en compensación por los mismos daños climáticos que son castigados por el GCD.

5. La única forma de que el GCD logre el objetivo de reducir rápidamente la emisión de CO2 es que su tasa aumente anualmente en forma significativa y que este aumento sea previsto por ley; y la única forma de que la gente acepte el aumento del costo de vida que esto implica, es que cada país devuelva lo recaudado en partes iguales a sus habitantes.

6. El GCD sin devolución igualitaria perjudicaría a los sectores de menor poder adquisitivo, que emiten menos CO2 y que están más expuestos a los daños del CC.

7. El aumento por ley del GCD entrega certeza para invertir en producción limpia, crea nuevos empleos y deja finalmente las reservas de carbono fósil en el subsuelo sin explotar.

8. Con la aplicación del GCD, bajará la demanda y los precios de los CCFF y del cemento, pero el mecanismo de aumento del GCD debe prever esta variable para que se verifique un aumento continuo, parejo y real en el precio del carbono fósil.

9. El GCD disminuye la emisión de CO2, no afecta el consumo total de la economía, mejora la distribución de ingresos y además crea nuevos empleos; porque la energía limpia requiere mayor tecnología que la energía a base de carbono fósil.

10. Dependiendo de la distribución de ingresos en cada país, entre el 60% y 80% de los habitantes recibirán con el GCD, una devolución mayor que el aumento de costo de vida.

11. La cobertura global del GCD es alcanzable si al menos USA, China y la UE lo adoptan inicialmente. Entre otras razones, los demás países podrán seguir el ejemplo para evitar que este gravamen sea aplicado a la Huella de Carbono de sus exportaciones y este dinero sea repartido entre los habitantes del país de destino y no entre sus propios habitantes.

12. Los países con más emisiones realizarán una mayor transformación con el GCD. El consumidor norteamericano promedio emite 17,6 Ton de CO2 al año, en cambio su par chileno emite 4,2 Ton.

13. La tasa del GCD podría iniciarse a USD 15 por ton CO2 y aumentar USD 10 cada año.

14. A modo de ejemplo, con el GCD a USD 50 por ton de CO2; el consumidor chileno promedio vería hoy su costo de vida aumentar en USD 210 anuales, pero también recibiría dividendos por la misma cantidad durante el año.

15. Para mayores detalles y noticias sobre la creciente popularidad del GCD, visita el siguiente enlace 

TAGS: Cambio Climático Emisión de carbono

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El toque de queda ha sido una mera referencia. Nadie se movió de las calles incluso cuando se esperaba que aparecieran hordas de uniformados atacando en piquete, se han quedado de pie, esperándoles, no se ...
+VER MÁS
#Sociedad

La dignidad y el miedo

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Con una retórica autoritaria, el gobierno mantuvo una posición intransigente ante la petición de congelar la tarifa del metro y enfrentó el conflicto como un hecho delictual
+VER MÁS
#Política

Estado de excepción: una solución inadecuada

¿Es esta la sensación? ¿Así se sentía esta forma de tener miedo?
+VER MÁS
#Sociedad

Miedo

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine