#Medio Ambiente

El agua: ¿bien común o susceptible de propiedad individual?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Esta situación no sólo ha generado un mercado de aguas de tipo monopólico con acaparamiento y especulación de derechos de aguas en manos de grandes empresas y grupos económicos, sino también una serie de conflictos socioambientales por el agua con las comunidades locales que ha adquirido una alta visibilidad pública este último tiempo.

¿A quién pertenece el agua? ¿es propiedad privada o comunitaria?  Son preguntas que Vandana Shiva (2003) a la hora de pensar la idea de la propiedad sobre el agua. Según ella hoy existen dos grandes visiones sobre este elemento y su gestión –o sea, acerca de los vínculos entre las aguas y las sociedades-. Así, una primera visión ve al agua como algo sagrado y considera su suministro libre como una obligación para preservar la vida, correspondiente a un paradigma de carácter ecológico; y una segunda visión que considera el agua una mercancía, cuya propiedad y comercio son derechos corporativos. Esta visión corresponde a un paradigma de corte neoliberal. Estos dos paradigmas marcan la forma de hacer política en los Estados y determinan el modelo de gestión a utilizar.

A partir de la Constitución de 1980 en Chile se estableció un modelo de privatización de los recursos naturales donde se les concibió como un bien de mercado susceptible de propiedad privada. De este modo se consagró un sistema de derechos sobre los recursos, protegidos por la misma Constitución. En cuanto al agua, específicamente la Constitución de 1980 consagra expresamente la propiedad de derechos sobre el agua, donde sólo el que tiene  derechos adquiridos sobre determinado cauce puede utilizarla (artículo 19 N° 24, inciso final).

Esta situación no sólo ha generado un mercado de aguas de tipo monopólico con acaparamiento y especulación de derechos de aguas en manos de grandes empresas y grupos económicos, sino también una serie de conflictos socioambientales por el agua con las comunidades locales que ha adquirido una alta visibilidad pública este último tiempo. A menudo estas comunidades han visto afectado su acceso tradicional a aguas que consideraban de uso directo y natural.

Dichos conflictos no sólo se han dado en Chile, sino que también a nivel internacional, motivados principalmente por la injusta distribución del recurso, además de estar avaladas por una complicidad político-institucional. En un esfuerzo por responder y prevenir conflictos por las aguas a nivel global, la asamblea general de la ONU consagró en 2010 el acceso al agua como un derecho humano. Esta resolución se entiende vinculante para los Estados miembros, al interpretarse el acceso al agua (junto con el saneamiento) como parte del catálogo de derechos presentes en el pacto de derechos económicos sociales y culturales (DESC) y a propósito de ubicar implícitamente su contenido en los artículos 11, “Derecho de toda persona a un nivel adecuado para sí y su familia” y 12, “Derecho al disfrute más alto de salud física y mental”  del pacto DESC.

Es decir, se entiende al agua como un bien indispensable para el goce de otros derechos, como lo son el derecho a la vida, a la salud e incluso a la educación. Esta consagración internacional contrasta diametralmente con el modelo de corte neoliberal sobre el recurso que tiene Chile. Este ha demostrado ser deficiente a la hora de velar por un derecho universal de acceso al agua, ya que el modelo de propietarización sobre esta, al no exigir prioridades sobre el uso, avala que grandes empresas concentren derechos con fines económicos, en desmedro de las comunidades que buscan el vital elemento para satisfacer fines de consumo o uso doméstico. Del mismo modo, a través del mercado de aguas, fomenta que los derechos de aprovechamiento, constituidos originalmente de manera gratuita, puedan ser adquiridos con fines especulativos y posteriormente vendidos a cifras exorbitantes a grandes empresas.

Por lo anterior, Chile está obligado a incorporar dicho derecho a su legislación interna. Hasta hora nuestro país no ha realizado ninguna gestión tendiente a reconocerlo. Sólo el año 2011 se presentó un proyecto de ley busca incorporar el reconocimiento del derecho humano de acceso al agua en la CPR (Proyecto de Ley Boletín 7589-07, 2011). Sin embargo, hoy descansa en el congreso.
Si bien este proyecto busca privilegiar el agua para el consumo humano, tiene una gran falencia, pues mantiene una visión de propietarización sobre las aguas. Es decir, da al Estado el dominio sobre las aguas, generando la estatización de un recurso que es común, que pertenece a la comunidad. Es importante diferenciar este punto cuando nos situamos desde una visión donde el agua es un bien natural imprescindible para la vida. Al mismo tiempo, es un recurso común de propiedad colectiva. Al arrogarse el Estado la propiedad del recurso, cae en el mismo problema de propiedad que se genera con los privados, pero ahora con el riesgo que la autoridad pública sea la que cometa los abusos en la gestión del agua. Por ello, muchas organizaciones sociales articuladas en torno al agua, hablan de recuperación más que de nacionalización del agua.

Así se vuelve dilema clásico entre mercado o Estado, característico del mundo contemporáneo post-guerra. Al señalar que las aguas son bienes nacionales de uso público, de dominio estatal o de dominio público, también se genera una especie de propiedad sobre el recurso: esta vez en favor del Estado. Por tanto, esta mirada también puede llegar enmarcarse dentro del paradigma de comprender al agua como bien económico. Una adecuada incorporación del derecho de acceso al agua a la legislación nacional debe necesariamente entender que este es un bien común, no susceptible de propiedad individual; ya sea privada o pública. Por ello, debe salir de la óptica de consagración del derecho a propósito del derecho de propiedad para ser reconocido y garantizado como un derecho distinto dentro de los contemplados en el catálogo de derechos de la constitución política de la república.

Referencias: Shiva, Vandana (2003) Las guerras del Agua. Privatización, contaminación y lucro. Siglo XXI editores, 163 pp.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

16 de enero

El agua puede tener un carácter público; no así su transporte, limpieza, y retiro (alcantarillado). Si uno va a un río, puede tomar agua libremente; pero no puede poner una manguera para llevar el agua a su casa.
Saludos

Eduardo

10 de enero

Si puede suceder, depende la circunstancias, prevalece el interes o beneficio comun sobre el particular.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un porcentaje mayoritario de mujeres buscan decidir libremente sobre su cuerpo y tener la opción de abortar. Aquí es donde la iglesia falla, ya que al estar basada en ideas intolerantes, arcaicas y propi ...
+VER MÁS
#Religión

¿La iglesia está preparada para los desafíos de nuestra sociedad?

¿Qué vínculo directo puede existir entre las múltiples exigencias a las mujeres y la violencia machista? La relación es mucho más estrecha de lo que parece; los machos que abusan viven en una cultura, ...
+VER MÁS
#Género

Chile alerta. Violencia machista

El Gobierno ha perdido el control de la Agenda y extrañamente su demora en retomarlo le está golpeando bajo su línea de flotación
+VER MÁS
#Política

Gobierno de Piñera y oposición imaginaria

Chile no cuenta con una política ambiental que haya sido debatida en regiones, de manera participativa, donde se plasmen diversas opiniones que definan la orientación definitiva que el país debe tener no ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Algunas cuestiones ambientales y la política ambiental que nos falta

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

En total, muchos talagantinos destinan hasta 4 horas diarias arriba de la locomoción colectiva. Intolerable.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Cuántos pasajeros caben dentro de una micro rural?

El llamado es a las autoridades, y en especial al gobierno, a crear mecanismos que validen y aseguren el ejercicio de la maternidad, independiente de la funcionalidad y/o condición de cada uno.
+VER MÁS
#Género

Por una maternidad digna

Pedimos que el Parque Intercomunal Padre Hurtado sea administrado por el Parque Metropolitano, ingresando a la red de Parques bajo su protección
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Parque Intercomunal en riesgo de perder importantes áreas verdes