#Medio Ambiente

Democratizar la política energética

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El Gobierno insiste en desentenderse de la crisis de legitimidad. Sin embargo, hasta empresarios como Matte y políticos de derecha como Allamand son capaces de verla. La institucionalidad está desbordada.Hay decisiones que son políticas y no científicas. Por ejemplo, cuánto crecimiento económico estamos dispuestos a sacrificar, a cambio de disminuir nuestro impacto sobre comunidades locales o sobre el planeta. Es urgente construir ese debate.

Detrás de la aprobación ambiental a la central termoeléctrica en Punta Alcalde, por parte del Comité de Ministros, hay una gran negación. No sólo se niega el impacto que esta central tendría sobre su entorno; no sólo se niega el impacto que tiene sobre el planeta una economía carbonizada. Se niega, sobre todo, el hecho de que las decisiones gubernamentales en materia energéticas son cada vez más carentes de legitimidad.

El Gobierno insiste en desentenderse de la crisis de legitimidad. Sin embargo, hasta empresarios como Matte y políticos de derecha como Allamand son capaces de verla. La institucionalidad está desbordada: Punta Choros tropieza en la calle y cae en un telefonazo. Castilla cae en tribunales. HidroAysén es congelada en su directorio. Incluso un importante proyecto de energía eólica en Chiloé es detenido por el poder judicial.

Es urgente construir un gran debate político para la definición de una matriz energética. Y me interesa destacar el carácter político de este proceso, como contraposición a los supuestos criterios “técnicos” en que se basarían las decisiones actuales, pero que en realidad son implementadas por funcionarios de confianza.

A menudo se pide entregar más atribuciones a la ciencia. Sin embargo, hay razones para suponer quela mala política no se reemplaza con la ciencia sino con mejor política. Primero: la ciencia no está todavía en condiciones de identificar todos los aspectos relevantes en una evaluación ambiental, por lo que la voz de los afectados es un insumo vital. Segundo: la ciencia está expuesta a ser coaccionada por los intereses empresariales, y se requiere promover un mayor accountability. Tercero: la ciencia puede medir y comparar cosas comparables, reduciendo la complejidad de los problemas, pero no puede resolver autónomamente cuánto más vale un bien que otro, cuando la comparabilidad es débil.

Hay decisiones que son políticas y no científicas. Por ejemplo, cuánto crecimiento económico estamos dispuestos a sacrificar, a cambio de disminuir nuestro impacto sobre comunidades locales o sobre el planeta.

Hay también metodologías que favorecen el éxito de estos debates. No se trata de caer en unas ambleísmo sordo, ni de seguir limitándonos a una democracia representativa que no siempre nos representa (recordemos lo ocurrido con la Ley de Pesca). Se trata de encontrar las condiciones ideales para un diálogo bien intencionado. ¿Será tan difícil sentarse a conversar? ¿Por qué produce tanto miedo?

——

Fuente de foto

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Rafael

07 de Diciembre

Y en la práctica se puede reemplazar una mala política por una supuesta mejor? Cuando es “mejor” una política? Sólo cuando es más representativa? Completamente de acuerdo en que la ciencia no puede tomar decisiones políticas, sobretodo cuando se actúa sesgados por un reduccionismo simple y conveniente, pero a la vez difícil de contra argumentar desde ese mismo ámbito. Democratizar la política energética significa en definitiva dejar al arbitrio de los interesados el poder de decisión en base a sus propios intereses, los cuales podrían llegar a ser tan mezquinos como de quienes intentan desarrollar éstos proyectos, que tampoco asegura la mejor elección, sobre todo en términos globales.

Es decir, en mi opinión, democratizar la política energética es dar un paso en su legitimidad, pero no asegura el bien global ni de largo plazo. Es un paso, pero no lo veo suficiente.

Y si, no tengo otra propuesta, solo reflexionaba respecto de ésta.

07 de Diciembre

Gracias Rafael por tu comentario. Con la democracia siempre nos entra esa duda: ¿son las decisiones producidas democráticamente más “efectivas”, “buenas” o “justas”? Hemos tecnificado tnto la política que hemos perdido de vista las preguntas de fondo, como la que tú haces. Lo único que podría decir ahora es que la democracia como fuente de virtud tiene más sentido cuando crees que la bondad y la justicia son conceptos construidos socialmente (como creen el comunitarismo y el pragmatismo), o descubiertos socialmente a través del diálogo (a la Habermas). Y no creerás eso si piensas que lo “bueno” y lo “justo” son deducidos racionalmente (onda Kant, Hegel, Marx, Rawls y la mayoría) o revelados por una divinidad (misticismo, onservadurismo religioso, etc). Yo en lo personal voy en el primer lote, y por eso para mí la democracia tiene un valor irreemplazable. Si fuera por el otro camino, me conformaría con el aporte de la democracia en términos de legitimidad, insumos de información y control social sobre los sistemas que sí tendrían acceso a la verdad (científicos, economistas, políticos, etc). Es casi imposible argumentar en estas líneas por qué me inclino por una propuesta más construccionista que racionalista o religiosa. Sólo me limito a decir que nada está demostrado, y que en la incertidumbre en que vive la especie humana sobre su naturaleza y destino, lo mejor que podemos hacer es proponernos los unos a los otros un trato digno y fraterno. Y de esa reflexión nace mi fe en la democracia (como propuesta,no como verdad absoluta), y mi convicción de que debemos practicarla para resolver los problemas energéticos y ambientales. Para mejorar la efectividad de los procesos democráticos, apostaría por metodologías como (por ejemplo) los foros híbridos de Callon (Tironi tiene un buen libro sobre eso, Abierta), las metodologías sociales multicriterio de toma de decisiones y la experiencia internacional – a estas alturas respetable – en participación ciudadana en temáticas ambientales.

07 de Diciembre

Gran aporte. Este tipo de reflexiones son muy necesarias para la búsqueda de un modelo de desarrollo nuevo, para la política energética, de innovación, de explotación de recursos, de regionalización.
Salud!

07 de Diciembre

Muchas gracias!!

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Las dos iniciativas, en pocas palabras, buscan que tanto las Fuerzas Armadas como Carabineros, funcionen con pleno respeto a la democracia y los derechos Humanos
+VER MÁS
#Política

Iniciativas para que las Fuerzas Armadas y la Policía se guíen por los Derechos Humanos

En el caso del derecho a la ciencia, por ejemplo, no se trata un derecho solo de acceso a los beneficios del conocimiento; más bien, lo que se busca es asegurar que un país participe del progreso científico
+VER MÁS
#Política

Un piso mínimo para la ciencia en la nueva Constitución

No deja de impresionar cómo están cambiando las cosas. Las nuevas generaciones parecen estar tomando al toro por las astas, asumiendo los desafíos que se tienen por delante y que no son menores.
+VER MÁS
#Política

Una nueva mesa constitucional

En cualquier caso, lo complejo es definir qué implica, en los hechos, los derechos de las generaciones futuras y en qué condiciones se puede hacer efectivo en tanto derecho
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de las generaciones futuras

Nuevos

El ser humano dividido dentro de sí es más fácilmente manipulado y controlado, al tiempo que cae mayormente en la desesperación, dando pie a nuevas maneras de generar dinero, o de mercantilizar la propi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Los mercaderes de la desesperación

Un cambio en la dirección política no solo es absolutamente necesario, también es parte de un sistema democrático en donde las mayorías deciden y participan
+VER MÁS
#Política

Aves de mal agüero

En Chile existe una alta tasa de embarazos no deseados, asimismo las cifras de contagio de enfermedades de transmisión sexual también son muy elevadas, situación que ha empeorado con la pandemia.
+VER MÁS
#Educación

Educación sexual, la educación que nos falta

Se entiende por ingreso básico a un pago periódico en efectivo entregado incondicionalmente a todos de manera individual, sin los requisitos de probar los bienes que se poseen o el trabajo que se realiza.
+VER MÁS
#Trabajo

¿Cómo encarar el tema del empleo en el próximo futuro?

Popular

La brecha que existe no es entre personas ricas y pobres, sino entre las más ricas y la inmensa mayoría de la humanidad. Las crecientes desigualdades "están destrozando nuestro mundo"
+VER MÁS
#Economía

COVID-19 y la pandemia de la desigualdad

Esta mañana veraniega y calurosa hemos sido testigos como la generación de estudiantes de los años 2011 y 2012 se habían tomado las calles por cambios en educación y sociales, ha llegado a La Moneda, e ...
+VER MÁS
#Política

El Gabinete de la esperanza

¿Se puede imaginar a una institución autónoma, es decir, impermeable a las influencias externas y oportunas para actuar en un mundo tan fuertemente interrelacionado y de impactos imprevistos y múltiples?
+VER MÁS
#Economía

Si lo que ocurre es central: ¿tiene méritos para el desarrollo de un país?

Es vital que la política educativa proponga un marco de acción donde la naturaleza y la educación al aire libre sean la base del sistema educativo, para así asegurar el mejor bienestar socioemocional d ...
+VER MÁS
#Educación

Chile se recupera y aprende al aire libre en la naturaleza