#Medio Ambiente

Decisiones orgánicas para una verde Constitución

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Lo primero es lo primero.

Lo prioritario hoy, sentar las bases para el avance de un proceso constituyente realmente democrático e inclusivo mediante paridad de género en los escaños, cuotas para pueblos originarios y viabilidad para postulación de independientes.  Posterior a ello, ganar el plebiscito para una nueva Constitución y, en este proceso, la fórmula de asamblea constituyente (aunque en la papeleta, hasta ahora, le llamen convención constitucional).

Eso es lo principal en la contingencia actual.  Porque sin ello, lo que siga no será más que un camino espurio, remedo de lo que se ha venido exigiendo desde hace ya varios años para un cambio de fondo en el modelo político institucional (y social y económico, también) chileno.


Es dable pensar que solo incorporando un artículo alusivo al medioambiente, la tarea estará cumplida. Pero, como lo ha demostrado la Constitución de Pinochet, tal no asegura necesariamente el objetivo buscado.

Zanjado aquello, el desafío lógico es cómo lograr que los contenidos y sentidos representativos de la diversidad de visiones del país formen parte de la nueva Carta Fundamental.  Diversidad que conciten grandes acuerdos.

El listado de demandas es amplio y visible desde antes del estallido social.  En lo político, lo económico, lo ambiental, lo social, por nombrar solo algunos ámbitos, cada colectivo y sector ha planteado sus propias aspiraciones.   Si no todas, muchas al menos, motivadas en la convicción de que son las que corresponden para la construcción de un mejor país, para todos y todas.

En un sistema democrático representativo (y dejando de lado el lobby, la influencia del dinero, la corrupción y el miedo, entre las formas no legítimas de incidir en la toma de decisiones), uno de los mecanismos para que principios, contenidos, ideas e incluso ideologías se vayan incorporando a la institucionalidad normativa es la elección.   El así llamado voto popular.  Modelo que algunos quisiéramos ampliar aún más, incluso: una representatividad permeada por democracia participativa y directa.

Si la discusión fuera solo de contenidos, una parte importante del dilema estaría superado. Elijamos a quienes representen mejor nuestras ideas y ya estamos.   Voto programático, se le llama, donde el o la postulante se compromete a plasmar en su desempeño legislativo las ideas de quienes le prefirieron. En el caso de la asamblea constituyente, lo importante son los contenidos a incorporar en la nueva Constitución.  Y el o la aspirante podrá ofrecer que, solo en base a la fuerza de sus ideas, logrará la tarea encomendada.

Si la vida fuera tan fácil, no sería tan difícil (permítaseme un argumento circular). Porque los mecanismos mediante los cuales se forma la ley no está solo pavimentado de razones, también de política, donde lo relevante es asimismo la capacidad de llegar a acuerdos (no confundir con transacción ni claudicación) en pos de que las materias de fondo que se impulsan tengan espacio en el texto definitivo.  Profunda convicción sí, pero a la vez habilidades para la articulación, negociación, diferenciación entre lo accesorio y lo esencial, capaz de quemar ciertas naves en pos de llegar a buen puerto.

Esta característica en los constituyentes, la vocación de incidencia, contempla entender que mucho de la labor no se relaciona solo con los ámbitos directos del interés propio, sino que se topan, e incluso colisionan, con otros que son valorados para quienes pueden ser adversario en el ámbito de las ideas e intereses.

Caso emblemático es el llamado a avanzar en materia socioambiental, buscando el retroceso en el modelo extractivista que ve los ecosistemas solo como una despensa y/o un vertedero.    Es dable pensar que solo incorporando un artículo alusivo al medioambiente, la tarea estará cumplida.  Pero, como lo ha demostrado la Constitución de Pinochet, tal no asegura necesariamente el objetivo buscado.

El derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación. Es deber del Estado velar para que este derecho no sea afectado y tutelar la preservación de la naturaleza.   La ley podrá establecer restricciones específicas al ejercicio de determinados derechos o libertades para proteger el medio ambiente” dice el artículo 19 número 8 de nuestra actual Carta Fundamental.  Profundo texto, ¿cierto?

Pero como lo ha demostrado la realidad, no basta con tener esta frase en letras de molde para que se cumpla el objetivo ahí plasmado.  El motivo, la preeminencia que la Carta Fundamental da a otros aspectos.

Eso se comprende cuando se observan las funciones a las que arrincona al Estado (el artículo 19 número 21 consagra su rol subsidiario, detrás del mercado y de las empresas), los alcances del derecho de propiedad (artículo 19 número 24 en su conjunto), por ejemplo.  Porque es ahí donde la actual da primacía al derecho de propiedad individual y empresarial la potestad para determinar la gestión del territorio, la naturaleza, los recursos naturales, en contraposición al interés público y colectivo.

Enfrentar aquello requerirá alianzas no solo entre quienes tienen una visión no extractivista sobre el medio ambiente, tanto en el proceso eleccionario como en la redacción de los contenidos.  El sentido de lo público, la cosmovisión de los pueblos originarios, miradas sobre el mercado, lo intergeneracional, los alcances de la propiedad privada, la descentralización como profundización de la democracia, el bien común y colectivo, forman parte de la batería de visiones que deben también ser incorporadas, en las cuales hay mucho espacio para generar puntos de encuentro.  Debemos unirnos si queremos incidir, mucho más allá de los propios límites evidentes.

Todo esto con mecanismos de validación constante de los constituyentes con el pueblo representado, porque mandato no puede significar cheque en blanco.  Así como la capacidad de responder ante las contingencias y devenires que emergerán en ese complejo, pero a la vez hermoso, proceso de escribir la nueva Constitución.

TAGS: #ConservaciónMedioambiente #NuevaConstitución #ProcesoConstituyente

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

Nuevos

Dado que el mundo en el que vivimos nos obliga a lidiar con pandemias, problemas económicos, guerras y cambio climático, la expectativa de vivir una vida feliz es abrumadora. No es realista pensar que sie ...
+VER MÁS
#Sociedad

Dejemos de despreciar el pesimismo: forma parte de ser humano

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

Popular

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional