#Medio Ambiente

De Capitán Planeta a Linterna Verde: los pendientes en materia ambiental

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En una columna del ex Presidente Piñera, publicada recientemente por el diario La Tercera, queda clara su preocupación por la cuestión del medio ambiente desde una perspectiva global y también nacional. Para ello,  hace referencia a las acciones que llevó a cabo durante su mandato, las cuales parecen atractivas. Una de ellas es la referida a la promulgación de la ley que permitió la generación del Ministerio del Medio Ambiente, lo que es cuestionable, ya que fue el gobierno anterior al de él, es decir, fue la administración de Michelle Bachelet la que gestionó todo el debate parlamentario para su promulgación junto con la ex ministra de la cartera, Ana Lya Uriarte, el 12 de enero del 2010.


Interesa que en nuestra realidad, se avance en genuinos estudios y declaraciones de impacto ambiental; efectivos controles desde los tribunales de Medio Ambiente y establecer sin complejo la figura de delito ambiental, a propósito del daño ambiental provocado por una empresa, sea esta pública o privada.

Pero bien, es otra Piñericosa, circunstancia a la cual nos acostumbró el ex Presidente, por lo tanto,  una más, qué más da. Pero sin perjuicio de ello, más otras imprecisiones de su columna, lo que sí interesa, es cómo un actor político que proviene desde el mundo de la derecha y que busca reinstalarse como candidato presidencial de su sector, aterriza temáticamente en una problemática que ha sido intensamente polémica producto de la multiplicidad de conflictos socioambientales que se han desplegado a lo largo del territorio nacional.

Debe interesar su preocupación, ya que su ubicación política proyecta propuestas que ya se han aplicado para hacerse cargo de este tipo de dificultades, las cuales no han sido resueltas satisfactoriamente pero,  de todos modos, es el sector que ha tenido claras y orgánicas respuestas. Entre ellas, la privatización de espacios geográficos ricos en biodiversidad y vulnerables ecológicamente y la transacción de los bonos de carbono, entre otros. Un ejemplo del primer caso, es el referido al Parque Pumalín, de Douglas Tompkins. Otro podría ser el referido al Parque Tantauco de propiedad del propio ex Presidente Piñera, ubicado en Chiloé, lugar que en más de una oportunidad se presentó como espacio de cuidado de ballenas, entre otras funciones.

Entonces, más allá de lo indicado por el Papa Francisco, los consejos de los organismos transnacionales (consignados por Piñera), y las voluntades del ex Presidente, cabe preguntarse: ¿Cómo reaccionarán los sectores de izquierda, por lo menos los que se encuentran con representación parlamentaria ante la problemática socioambiental? La derecha, ha colocado sus propuestas y las ha implementado, mientras la izquierda, muy tenuemente se ha pronunciado. Hay justificaciones que indican que con la correlación de fuerza política y económica actual no se puede avanzar más, y ello es plausible, más cuando gran parte de la economía nacional se logra  en un modelo de desarrollo económico extractivista – neoextractivista, donde tanto la extracción de minerales de diverso tipo, la producción silvícola, como también la  agrícola y la pesquera, entre otros, tensionan la virtuosa relación que debe existir entre desarrollo y explotación de recursos naturales, permitiendo, por lo menos, formalmente la noción de desarrollo sustentable.

Se indica, ‘formalmente’, ya que la relación virtuosa entre desarrollo y medio ambiente, sintetizada en la noción de desarrollo sustentable, por lo menos para el caso chileno, no es posible. Una evidencia de ello, entre otras, es la que presenta el Instituto Nacional de Derechos Humanos el año 2011 (hace ya cuatro años), cuando publicó el ‘Mapa de los Conflictos Socioambientales de Chile’. En este mapa, se muestran 97 casos, los que cubren el territorio nacional, los que, sinópticamente proyectan preocupación, a propósito de cómo desde la política y desde la ideología, en este caso proveniente desde la izquierda parlamentaria, se aborda el tema.

Desde la derecha, presumiblemente, se repetirán las recetas, las cuales, en más de una oportunidad no sólo son coherentes con los intereses empresariales nacionales e internacionales y que permiten el Desarrollo Nacional, sino que son pertinentes con las dinámicas que impone el gran capital, por lo tanto, en el caso de Chile, ¿cómo se rompe el cerco desde las posiciones progresistas, por lo menos con representación parlamentaria?

La respuesta no es fácil, ya que según se observa en la Región Sudamericana, Proyectos Políticos de Desarrollo Nacional provenientes desde las izquierdas, no han disminuido de forma significativa su impacto negativo en las dinámicas medioambientales, sin perjuicio de las voluntades que se han formalizado inclusive en constituciones políticas de algunos Estados, como es el caso de Bolivia, Ecuador, Venezuela y Brasil. Éstos, siguen siendo países extractivista – neoextractivistas, aunque con mayoritaría presencia nacional y estatal en la administración y gestión de sus recursos, a diferencia de Chile.

Por lo pronto, interesa que en nuestra realidad, se avance en genuinos estudios y declaraciones  de impacto ambiental; efectivos controles desde los tribunales de Medio Ambiente y establecer sin complejo la figura de delito ambiental, a propósito del daño ambiental provocado por una empresa, sea esta pública o privada. Pero también, respecto de cómo se entienden los recursos naturales estratégicos para el desarrollo nacional,  cuando de propiedad se refiere: ¿El agua debe seguir en manos de privados? ¿También el litio, el cobre, los bosques y el mar, entre otros?… ¿son muy trasnochadas estas preguntas?

De Capitán Planeta, como se le denominó al ex Presidente Lagos, cuando fue delegado de la ONU sobre cuestiones ambientales, que dicho sea de paso, implicó una interesante contradicción a propósito de su gestión presidencial en la materia (cabe recordar su publicitado chapuzón en la playa de Chañaral para dar cuenta de la inexistencia de contaminación en la misma), a ¿Linterna Verde?, que nos acostumbró a los telefonazos para evitar la instalación de una termoeléctrica en la localidad de Barrancones, entre otras, interesan las definiciones de la izquierda, por lo menos parlamentaria, ya que hasta el momento se encuentra al debe. El proceso constituyente ¿es una oportunidad para profundizar en tal dimensión?

TAGS: Medio ambiente

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Nos hacemos parte de la gran conclusión de la escucha de este tiempo: la gran mayoría de los chilenos y chilenas queremos más justicia, más equidad, más dignidad y mejor calidad de vida para todos y todas.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Miradas ciudadanas para una Convención de la Confianza

La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Nuevos

No es tarea fácil la que tiene Xiomara Castro, pero sabemos que con dignidad, amor, humildad, memoria y ahínco podrá desempeñar a cabalidad la responsabilidad que ha depositado el pueblo hondureño en ella.
+VER MÁS
#Internacional

Xiomara Castro, el renacer de Honduras

Son las estructuras profundas de los campesinos del Biobío Maulino, los que pugnan por representarse por medio del entramado de las relaciones sociales descritas en el apartado anterior
+VER MÁS
#Ciudadanía

La cultura del BioBío Maulino o el soporte de la cultura popular en Chile

En escasos días se hará un “cocinado o refrito” para presentar un modificado Programa de Gobierno, que será lo que se pueda hacer “rapidito, cortito, donde esté todito y le dé en el gusto a la ge ...
+VER MÁS
#Política

Programas presidenciales desprogramados

La crisis del capitalismo evidencia los límites de la igualdad legal, el reformismo y la democracia burguesa en la lucha contra la doble opresión y violencia patriarcal
+VER MÁS
#Género

Feminismo, clase y la tareas anti patriarcales

Popular

Su impacto es tal que ya se piensa en legislar una “Ley Kaiser” con el fin de sancionar a todo aquel que fomente, promueva o incite la violencia sexual.
+VER MÁS
#Política

Johannes Kaiser, revela la verdadera cara de la extrema derecha

Una vez que ciertos derechos se establecen como universales, surge la tensión conceptual que hoy aqueja nuestra sociedad. Para entender esto, es importante conceder una obviedad: el acceso al dinero no es ...
+VER MÁS
#Política

La tensión que el neoliberalismo no puede resolver

El mal manejo de la crisis fue terreno fértil para el nazismo. Las personas se sentían atraídas por aspectos de la personalidad de Hitler y minimizaban el peligro de sus ideas desequilibradas.
+VER MÁS
#Política

La cadena de errores en el ascenso de Hitler al poder

Levantar la idea antifascista y centrar la campaña de Boric en torno a esa idea no hace mas que profundizar los miedos que, como hemos señalado, fortalecen la candidatura de Kast.
+VER MÁS
#Política

¡No pasarán! ¡Pasaremos!