#Medio Ambiente

¿Cuántas araucarias fueron quemadas?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Las araucarias (Araucaria araucana) son arboles únicos, que crecen naturalmente solo en Chile y Argentina. Tienen un alto valor cultural debido a su permanente asociación con la cosmovisión de la cultura Mapuche-Pewenche. Muchos chilenos nos sentimos representados por estos árboles. Sus tamaños y su particular arquitectura los transforma, o ha transformado, en íconos del patrimonio natural de Chile, que ha quedado de manifiesto en la legislación forestal chilena que los cataloga como monumentos naturales.

Este último mes, recibimos con espanto las noticia que nuevamente un incendio de magnitudes catastróficas, estaba quemando los bosques donde se desarrollan araucarias. Hoy, recibimos con alivio el comunicado de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) que indicaba que los incendios en la Reserva Nacional China Muerta están controlados. Según datos de CONAF, en total, el incendio del Parque Nacional Conguillio y China Muerta acumulo 6661.3 hectáreas. Para muchos es difícil dimensionar esta superficie en la realidad cotidiana. Entonces, con ánimo de aportar para situar en perspectiva las dimensiones de la catástrofe, comparto un simple calculo para responder la pregunta: ¿Cuántas araucarias fueron quemadas en estos incendios?


Debemos entender que el Estado lo hacemos todos los chilenos. Por una parte como chilenos debemos tomar conciencia del impacto de esta catástrofe, para el medioambiente, para la cultura, para el legado que dejamos a las próximas generaciones.

Los bosques de araucarias tienen en promedio 323 arboles por hectárea. En general esta medida se refiere a árboles que superan los 5 centímetros de diámetro a la altura del pecho (aprox. 1.3 mts. desde el suelo). Si multiplicamos la superficie quemada de 6661.3 ha.  por la abundancia promedio de araucarias (323 arboles/hectárea) obtenemos que 2.153.726 araucarias habían en el área quemada.

Podríamos creer que esta es una estimación exagerada, por lo tanto, incluyamos una incertidumbre del 10% en el promedio. Tampoco debiéramos asumir que todo el paisaje es bosque de araucaria per se, por lo que reduzcamos la superficie quemada en un tercio. Podemos también suponer que 10% de los bosques naturales corresponden a espacios abiertos (por caídas de arboles de manera natural). Haciendo estas reducciones podemos estimar que el número de araucarias quemadas alcanzaría a 1.104.861.

Si esta cifra fuera una buena estimación de la catástrofe, la CONAF estaría frente a un gran desafío: reponer mas de un millón de arboles de nuestro monumento natural. Entonces la pregunta ahora es: ¿Contamos con una institución forestal capaz de llevar a cabo esta misión? ¿Tenemos viveros y material genético reservado de estos valles para lograr la restauración de estos bosques? ¿El Estado dispone de financiamiento para apoyar la restauración de estos bosques?

No hay que olvidar incendios anteriores que quemaron mas de 15 mil ha de bosques nativos (que incluían araucarias) el año 2002. La superficie quemada en 2002 a la fecha aun esta en proceso de recuperación pasiva, es decir sin intervención del hombre. Este ejemplo nos muestra que los bosques tienen capacidad de recuperación frente a las perturbaciones. De hecho, nos muestra que muchas de las araucarias quemadas este año podrían sobrevivir, ya que sabemos que estos árboles son resistentes a este tipo de perturbaciones catastróficas. Sin embargo, si asumimos que solo la mitad de las araucarias pudieran sobrevivir el total es abrumador: 552.430 araucarias habrían muerto en el incendio.

Habiendo hecho este ejercicio, me gustaría plantear la siguiente reflexión.

Debemos entender que el Estado lo hacemos todos los chilenos. Por una parte como chilenos debemos tomar conciencia del impacto de esta catástrofe, para el medioambiente, para la cultura, para el legado que dejamos a las próximas generaciones. Por otra parte, debemos darnos cuenta de nuestra responsabilidad.

Muchos incendios forestales, sino casi todos, son producidos por causa del hombre. Hagamos un llamado urgente a parar de quemar nuestro patrimonio natural. Las tendencias de aumento de la sequía, sumado a pirómanos impunes, puede generar desastres en el equilibro de ecosistemas que hoy proveen invaluables servicios y funciones para los chilenos. Servicios que llegan incluso a las grandes ciudades que se encuentran lejos de los valles afectados, como provisión de agua o balance climático local, servicios que son muchos mas caros que solo el efecto visual en el paisaje. Es por eso, que debemos preocuparnos de exigir a las autoridades mejores medidas de prevención de los incendios forestales que están afectando al país. Además es necesario que se destinen recursos al fortalecimiento de las instituciones del Estado a cargo del patrimonio natural del país. Se debe además educar a los visitantes de áreas protegidas. Por cierto se debe formar profesionales capaces de responder al desafío de la prevención, manejo de emergencias y restauración ecosistemica. No olvidemos que estamos bajo un escenario de cambio climático global, donde se espera que la frecuencia de eventos extremos aumenten, tales como la sequía que azotó al sur del país este verano. Por eso es necesario prevenir y aprender a detener estas catástrofes a tiempo, y no esperar que las lluvias que nos regala la naturaleza haga el trabajo que nosotros debimos hacer.

TAGS: Araucarias Patrimonio natural

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Vanezza Morales

09 de abril

Me quedo con esta pregunta del artículo ¿Tenemos viveros y material genético reservado de estos valles para lograr la restauración de estos bosques?… la respuesta es no, tenemos poca infraestructura y experiencia en estos asuntos. En el extranjero hay gente que se dedica a esto, pero no tienen acceso al material por varios motivos, entre los más cuestionables están la burocracia y reglamentos sin sentido común, que lejos de ayudar a la conservación de estas especies solo entorpecen el trabajo de investigadores que se dedican a la conservación in-situ.

Leo

22 de abril

OJO ! hay varios a los que beneficia éste incendio , son quienes promueven los BONOS d CARBONO

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Simplemente legislando para que todo el plástico que ingresa a la economía pague una tarifa progresiva y compensatoria por los daños que genera su disposición final
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Solución de mercado para disminuir los plásticos desechables

Nuestro sello identitario se ha teñido de ideas y símbolos ajenos que han penetrado con potencia avasalladora en nuestra cultura.
+VER MÁS
#Sociedad

Chile ¿Una mala película gringa?

Todos sabemos que las resoluciones del ente fiscalizador son vinculantes y es más, obligatorias, para los servicios de la administración del Estado y por ello esperaríamos que el Director de Obras inicie ...
+VER MÁS
#Ciudad

Alcaldesa Evelyn Matthei desobedece a la Contraloría

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

Popular

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)