#Medio Ambiente

Colbún e HidroAysén: el enojo de los dueños del interruptor

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Dicen los que saben de comunicaciones que muchas veces el mensaje no es lo importante, sino el mensajero. Que en ocasiones el contenido pasa a la historia y es el envase el que permite cumplir los objetivos del emisor.

Esto fue lo que ocurrió con la sugerencia de Colbún, socio de Endesa en HidroAysén, de suspender indefinidamente los estudios para la línea de transmisión de sus 5 represas en la Patagonia. Porque el grupo Matte nada nuevo dijo, sólo repitió lo que muchas organizaciones, y chilenos y chilenas, hemos planteado desde hace ya demasiados años: no se puede avanzar en alternativas eléctricas irreversibles, de alto impacto social, ambiental y para el desarrollo económico local, mientras el país no cuente con una política energética que apunte hacia una matriz segura, limpia y económica, pero siempre bajo el prisma del interés colectivo y la legitimación ciudadana.

Así se ha dicho hasta el cansancio en el marco de la campaña Patagonia sin Represas, y lo han expresado muchos otros antes y durante esta histórica causa, y los mismos pro HidroAysén que hoy aplauden la sabiduría de los dueños de Chile ayer ponían en duda la sensatez de tal afirmación. “Pero si las instituciones funcionan y tenemos leyes eléctricas que son ejemplo para el mundo” apuntaban, mientras decidían como en un terrorífico Monopoly (¡qué mejor momento para aludir al nombre de este juego!) en qué comunidad instalarían sus termoeléctricas, sus represas o cualquier otra opción impuesta desde el Olimpo.

Por eso no es novedad que la decisión sobre HidroAysén involucre, en realidad, definiciones de Estado.

Cuando la encuesta CEP de junio-julio del año pasado consultó sobre el manejo del gobierno en “temas país”, incluyó los de siempre: delincuencia, pobreza, educación, medio ambiente, inflación, salud, transporte público, reconstrucción, empleo y economía. A ellos sumó una sola pregunta referida a un proyecto específico: HidroAysén. Para el record quedará que la respuesta “mal o muy mal” obtuvo un 51 % (sólo superada por “educación” y “pobreza”) y “regular” sólo un 29 %. El oráculo de la encuestología (controlado, es necesario decirlo, por los Matte) ungió así las resoluciones sobre HidroAysén de política pública. Ya el anuncio piñerístico de una carretera eléctrica con involucramiento del Estado como respuesta a las movilizaciones de mayo de 2011 había seguido tal camino.

Pero no es la primera vez que esta familia dice algo con lo cual concuerda la ciudadanía organizada. Ya en 2007 en una entrevista en la revista Qué Pasa Bernardo Matte dijo, y cito textual, “no hay posibilidad de que las ONG paralicen el proyecto”. En esto tenía toda la razón. La suspensión indefinida conocida por estos días no la lograron las organizaciones no gubernamentales. Ha sido un triunfo de la ciudadanía. Porque aunque no cabe la menor duda de que a fin de cuentas la decisión de Colbún es económica (ni social, ni ambiental, ni espiritual, ni patriótica), los mayores costos actuales y futuros, y la incertidumbre que vive el proyecto, se relaciona con la oposición a todo nivel. La que construimos entre todos. Al igual que el impulso a tecnologías verdaderamente sustentables, que cada día bajan más de costo, y que Chile se merece hoy más que nunca.

Por cierto que el anuncio de Colbún es un chantaje. Pero es uno desesperado. Interpela al Ejecutivo y al Legislativo, a la clase política a fin de cuentas, y al Poder Judicial también, con el fin de construir una política energética, pero una con minúsculas. Así ocurre cuando no se considera que participe la ciudadanía, la que será eventualmente afectada por mega proyectos o que asumirá el costo de la electricidad.

No es posible construir una verdadera política energética país con sólo una parte de los involucrados. Eso Chile ya no lo acepta. Menos aún cuando el gobierno tiene problemas de legitimidad, según muestran las encuestas. Lo mismo para el Congreso, al que se suma su conformación antidemocrática producto del binominal.

Por eso, desde ya expresamos, Chile no está dispuesto a apoyar ninguna legislación hecha a la medida de los megaproyectos. Los chilenos, ya lo hemos dicho, no queremos ninguna Ley HidroAysén. Al contrario, el futuro está en la desconcentración.

Por así decirlo, llegó la hora de arrebatarle a los de siempre el interruptor.

——–

Foto: Flavio Camus / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
luigicontre

05 de Junio

Me parece que el tenor del comunicado enviado por el grupo controlador Matte es otro. No precisamente el de apelar a una real política pública en la materia, fundada en un amplio consenso entre los diversos actores, esto que aparece consignado en el documento me parece un distractor.

Para mi el comunicado y la posterior decisión de paralizar el proyecto es una medida de presión. Chile necesita energía y el proyecto Hidroaysén, está en posición de satisfacer dicha necesidad. No obstante, quienes suscriben la carta dejan en claro que no invertirán si el Estado de Chile no otorga ninguna garantía de que dicho proyecto se llevará a cabo. Para ello se tendrán que adoptar todas las medidas administrativas pertinentes.

Todo lo anterior es adecuado y sensato desde una perspectiva económica, más este tema por su naturaleza, trasciende lo económico puesto que está en juego el bien común de todos los chilenos y deja entrever cuales son los verdaderos intereses de los grupos inversores.

12 de Junio

Estimado Luis

Mis modestas opiniones:

1. Encuentro que tienes razón en muchas de tus reflexiones sobre el proyecto Hidroaysen. Particularmente, estoy de acuerdo que la última intervención de Colbún es una medida de presión. Sin embargo, me gustaría detenerme en el tema de las propuestas alternativas a Hidroaysen: los opositores insisten en solo proponer ERNC y eficiencia energética como reemplazo a este Megaproyecto, y estas alternativas simplemente NO pueden reemplazar Hidroaysen. Este “Jaque Matte” – que ironía, no?– ha puesto al descubierto la total falta de propuestas de los grupos opositores a este proyecto. Proponer ERNC a cambio de Hidroaysen es una demagogia que no debemos aceptar, y decir que el proyecto “nunca va a realizarse” es una prepotencia tremenda. Las discusiones sobre temas energéticos deben realizarse sobre la base del dialogo, con argumentos técnicos y propuestas realistas.

2. Tomarse en serio la paralización del proyecto Hidroaysen hizo reaccionar a todos, en particular al Gobierno. El enorme daño ambiental y económico que significa seguir aplazando este proyecto no tiene respuesta alguna de los supuestos ambientalistas. Crees que la situación de pueblos como Ventanas, Tocopilla o Mejillones les importa mucho a los miembros de Patagonia sin Represas?, crees realmente que les interesa el cambio climático, el material particulado de las centrales a carbón, la lluvia acida?, en absoluto. Tomarse en serio la paralización del proyecto fue una medida extrema, de un realismo tal vez violento, pero indudablemente efectiva.

3. La creación de una verdadera política energética en Chile requiere la participación de todos los actores. Demonizar el trabajo de las empresas eléctricas es una torpeza enorme y solo logra retrasar aun mas las soluciones. Necesitamos urgentemente una ciudadanía mas involucrada en temas energéticos, con capacidad crítica y sobre todo, abierta y dialogante.

12 de Junio

Estimado Rodrigo.

Se han publicado múltiples artículos sobre las alternativas, que es un mix de medidas. ERNC, eficiencia energética, generación distribuida, que quienes controlan el negocio (entre mineras -la proyección de demanda en el SIC se basa en su mineralización en 10 a 20 años- y eléctricas). Luces sobre esto en http://elquintopoder.cl/medio-ambiente/hidroaysen-energia-para-la-mineria-o-para-el-consumo-domiciliario/

Algunos aportes el estudio “¿Se necesitan represas en Patagonia?” http://bit.ly/f8zxPT, donde se ve las alternativas que tiene Chile y que deben ser asumidas como política de Estado.

Y en la crónica http://elquintopoder.cl/economia/net-metering-para-que-las-electricas-paguen-a-los-chilenos-por-la-energia/, se ve claramente cómo podemos avanzar en hacer un sistema para el bien común y no el negocio eléctrico.

Que los medios tradicionales no difundan estas alternativas no significa que no existan o no se estén entregando.

Saludos

Patricio

12 de Junio

Estimado Patricio

Me he dado el trabajo de leer los LINKS que acabas de publicar en tu respuesta. Lamento decirte que vuelves a repetir el mismo discurso de siempre: ERNC y eficiencia energética. No hay nada nuevo, nada concreto, y por supuesto ningún análisis técnico robusto que avale lo que dices. No existe una evaluación profunda de los recursos renovables, un plan de eficiencia energética debidamente analizado (con sus costos, los remplazos que requieres realizar, un plan o procedimiento para realizar los ahorros energéticos, una estrategia general siquiera, nada). Menos haces un análisis de los proyectos ERNC que te interesa desarrollar, su localización, la distancia la red de estos proyectos, su factor de planta, su impacto ambiental (si Patricio, eólica y solar tienen impacto), etcétera. No hay nada, NADA, solo discursos políticamente correctos.

Debo reconocer sin embargo que tienes la originalidad de ofrecer la “generación distribuida” como solución. Es la primera vez que leo una propuesta semejante, porque desde un punto de vista técnico la generación distribuida genera una enorme cantidad de problemas. En particular:

a) La generación distribuida no soluciona de ninguna forma los problemas de despachabilidad de las ERNC. Aumentar el numero de fuentes de generación no reduce en modo alguno la variabilidad del recurso (incluso aumenta su variabilidad – tener todos los paneles solares en una localización determinada mejora su predictibilidad; tenerlos dispersos la empeora)

b) La generación distribuida aumenta significativamente el costo de las redes de distribución. Dado que permiten la inyección de energía a la red, se debe realizar una modificación completa de los sistemas de protección y maniobra de las redes de Media Tension, lo que encarece enormemente el VAD (o valor agregado de distribución).

Tu propuesta no es mejor que las ERNC – ni mucho menos mejor que la eficiencia energética – y genera costos que pueden tranquilamente duplicar el VAD (para que calcules: el VAD es como la mitad de tu cuenta de luz) – si no me crees, por favor preguntale a Rodrigo Palma, académico de la Universidad de Chile. Entiendes ahora por qué nadie lo propone como solución a Hidroaysen?

Pero tomemos en serio, por un momento, tu propuesta: que tipo de equipos propones? Cual es tu estrategia para poner este plan en marcha?, cuales son los costos de VAD que tu calculas?, pretendes empezar en una zona particular y luego extender el sistema al SIC o SING?, si es asi, cual es tu plan piloto, con cual distribuidora has hablado (SAESA, Chilectra, CGE, etc), en resumen: tienes de verdad ALGO que aportar?

Estoy atento a iniciar una discusión realmente técnica contigo, si de verdad te interesa. Llego el momento de aclarar, punto por punto, si en verdad los opositores a Hidroaysen tienen algo mas que un discurso.

12 de Junio

Estimado Rodrigo.

Sólo puedo decir que me sorprende tu rapidez de lectura. Sólo eso puedo decir luego de tu afirmación de que leíste todos los links, incluido el estudio “¿Se necesitan represas en la Patagonia?” de 90 páginas, que hace un análisis técnico económico mediante la comparación de costos nivelados, donde se incluyen costos actuales, factor planta, costos futuros, impactos ambientales, etc.

Si no estás dispuesto a incorporar nuevos elementos al axioma energético que ha generado los problemas socioambientales actuales en el país, y repites lo mismo que los dueños del negocio, en realidad, es difícil comunicarse. Y sí, tenemos claro que las ERNC tienen impactos ambientales y sociales, por eso el aprovechamiento de éstas se debe potenciar más cerca de los centros de consumo.

Hay que cambiar el paradigma. ¡Si hasta Colbún lo ha dicho! Claro que ellos en pos de sus mayores utilidades.

Saludos.

12 de Junio

El documento que comentas lo habia leido mucho antes. Insiste en repetir la misma cantinela de siempre: ERNC y eficiencia energetica. De hecho, ya habia comentado este documento en el siguiente LINK (esta entre mis respuestas):

http://elquintopoder.cl/medio-ambiente/sin-hidroaysen-y-sin-alto-maipo-entonces-carbon/

Resumen de las 90 paginas:

1. El estudio considera escenarios extremadamente optimistas para forzar todo lo posible sus argumentos.

2. El estudio ignora totalmente el concepto de despachabilidad y no hace un análisis claro y exhaustivo de los factores de planta.

Si de verdad tienes propuestas serias, te invito a ponerlas en este panel. Y espero no tener que explicarte con detalle que es la despachabilidad.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

El diálogo como instrumento de relaciones políticas no debe centrarse en las necesidades sino en los derechos, tal como ya se ha consensuado por la comunidad política internacional.
+VER MÁS
#Política

El debate sobre el derecho a la tierra

Para vivir una humanidad basada en el respeto, la solidaridad, el compromiso, la responsabilidad, es necesario tener internalizados de manera absolutamente conscientes sus respectivos conceptos.
+VER MÁS
#Sociedad

Conceptos para vivir

Todo se ha emocionalizado, como si la búsqueda de justicia amparada en la idea de un nosotros tribalizado y auto referenciado, fuera más importante, que lo que nos pasa a todos
+VER MÁS
#Política

Honor, sentimiento y política

Se debe realizar un cambio de fondo en la reglamentación de quienes administran la parte jurídica en las FFAA que, además, debe ser gente preparada y con el perfil profesional a la altura del cargo, a es ...
+VER MÁS
#Política

Crisis en las Fuerzas Armadas y en la credibilidad