#Medio Ambiente

Chile no tiene un problema energético

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El país no cuenta con una institucionalidad adecuada para la construcción de un problema energético nacional con fuerza ejecutiva, acorde a la naturaleza y complejidad que el mismo tiene hoy en día.

A raíz de recientes actos judiciales, reuniones empresariales y reflexiones políticas, vuelve a emerger el tema energético como uno de  los temas inconclusos y conflictivos del desarrollo nacional.

El ciudadano de a pie se preguntará, cómo puede ser posible que año tras año, desde hace ya quizás una década, dirigentes políticos, empresariales, sociales, expertos, y organizaciones no gubernamentales vuelvan recurrentemente a señalar la gravedad del mismo, los riesgos y peligros de todo tipo que se ciernen sobre el país de no solucionarlo adecuadamente, sin ser capaces de llegar a ningún consenso que permita dejar de hablar de lo no resuelto, para poder hablar de las medidas que se están tomado para resolverlo.

Pareciera ser que todos los caminos recorridos para consensuar una “solución”, no generan la tan espera tranquilidad energética que el país necesita. ¿Por qué?

La respuesta que arriesgamos aquí es que el país no encuentra una solución a su problema energético porque todavía no tiene ninguno. Bien es cierto que el sector productivo tiene uno, el mundo ecologista tiene otro, las entidades de gobierno especializadas tienen un tercero, los expertos tienen el suyo propio, la población probablemente tendrá un quinto resultado de la combinatoria de todos los anteriores. Ahora el país, como sistema totalizador capaz de dar cuenta de las necesidades derivadas de demanda energética a largo plazo, no logra tener uno. Y, claro, como no hay problema, no puede haber solución.

Un alto directivo del mundo privado apuntaba recientemente a este mismo síntoma al señalar: “Falta liderazgo del poder ejecutivo y del poder Legislativo en determinar cuál es el problema..(energético)”[i].

Ahora, tampoco se puede estar de acuerdo con esta afirmación, en que para resolver la ausencia de un diagnóstico operativo, sea preciso que el poder ejecutivo y legislativo lo determine.

No por un prurito democrático, sino por puro sentido común: los esfuerzos llevados a cabo por los sucesivos ejecutivos, llámense comisiones, mesas, estrategias (el último de ellos la estrategia nacional de energía 2012-2030) y similares, no han servido para terminar por definir un problema energético del país con fuerza ejecutiva, que genere confianza en los actores del sistema en que, más allá de un traspié, se está en el camino de solucionar lo que haya que solucionar.

Sería simplista argüir malas intenciones, estrategias ocultas,  falta de capacidades y argumentos similares para explicar esta situación. La explicación tiene que ser más estructural. Esa explicación estructural podría ser la siguiente; el país no cuenta con una institucionalidad adecuada para la construcción de un problema energético nacional con fuerza ejecutiva, acorde a la naturaleza y complejidad que elmismo tiene hoy en día.

Esto supone varias cosas. Uno que la dificultad para construir un problema energético nacional no radica en la ausencia de información y  argumentos. Dos, que  esa dificultad no radica en los actores y sus posibles estrategias. Y tres, que ella tampoco es el resultado de la carencia de un instrumento de política singular, llámese estrategia, o una norma ambiental. El problema radica en las capacidades del marco institucional de regulación del sistema energético nacional. Y radica en las dificultades que tiene ese marco para definir de forma duradera equilibrios complejos de funcionamiento para el desarrollo del sistema.

Es decir, es un sistema que está concebido para alcanzar equilibrios razonables y duraderos entre actores, iniciativas, e intereses, en el sistema cerrado de la gestión de energía, pero no para gestionar y generar equilibrios razonables y duraderos entre actores, iniciativas, e intereses, en un sistema abierto, en el cual el sistema de gestión de la energía, se cruza con el sistema de gestión ambiental, el del desarrollo territorial, el de los intereses socio-políticos, etcétera.

Esta pérdida progresiva de capacidades de lmarco institucional actual de gestión del sistema energético nacional se debe en parte a dos procesos convergentes. Por un lado, se trata de la maduración de nuevos sistemas y sus institucionalidades que colisionan y compiten con lo srecursos disponibles para la generación, transporte y uso de la energía. Por otro lado, se trata de la maduración de nuevos valores y sus respectivas institucionalidades que compiten con la institucionalidad energética por el poder para la construcción de problemas energéticos nacionales con fuerza ejecutiva.

En este contexto la pérdida progresiva de capacidades del marco institucional actual de gestión del sistema energético nacional se materializa en su incapacidad para construir un problema energético nacional con fuerza ejecutiva capaz de conciliar todas esas realidades.

Un efecto colateral de esta situación, pero no por ello menos importante, es la pérdida creciente de gobernabilidad, en buena medida ambiental y territorial, del sector de la energía en el país. La muy reciente decisión del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad de revertir la decisión de la Comisión de Evaluación Ambiental regional respecto de una central térmica en el valle del Huasco, la hace más evidente. Lo mismo que ha sucedido en los últimos tiempos, donde incluso se han generado espacios para que el poder judicial tenga la posibilidad de jugar un protagonismo inusual en el debate energético nacional y en la definición de sus derroteros estructurales.

Si esta narrativa es certera, el país puede seguir esperando largo tiempo a una “solución de su problema energético”, amén que se tome el toro por las astas, y se plantee un modelo de gestión del sistema energético nacional capaz de cruzar muchas más variables y de forma mucho más compleja y estratégica, y a la vez incierta, de lo que hoy puede hacer, para encontrar equilibrios razonables y duraderos entre actores, iniciativas, e intereses.

_________________________-

[i ]Mario Valcarce, Diariofinanciero viernes 30 de noviembre 2012, página 12.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
juan carlos bahamondes aguilera

05 de junio

El problema energeticó esta penandonos todos los años y lo unico que queremos es que llueva , y apenas comienza a llover encendemos velitas a san isidro para que detenga la lluvia y asi no nos inundemos nuevamente.
Don Rodrigo gestione un concurso en el cual se invite a todo ciudadano comun y corriente a participar en la creacion de ideas nuevas, para generar energia en mediana y en gran escala yo seria uno de los primeros en participar,creo que aún quedan locos creativos y aqui en chile , suerte nos vemos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

La excepción de seguridad de la nación, presente en la Carta Fundamental como uno de los casos en que se permite el secreto por ley de quórum calificado, para mantener la reserva de información, debe se ...
+VER MÁS
#Política

Artículo 8° CPR: Comentario sobre una solicitud a las FF.AA.

En su natal San Juan Chamelco, Alta Verapaz, Guatemala, vestía su indumentaria indígena, en los campos de manzanas usa pantalón de lona. Su ropa de Guatemala sólo la usa para eventos especiales, dejó d ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un día tranquilo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática