#Medio Ambiente

Caimanes: Vecinos toman ruta para que se cumpla fallo de la Corte Suprema

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ocho kilómetros hacia la cordillera del pueblo de Caimanes, provincia del Choapa, al interior de Los Vilos y al sur de Illapel, acercándonos a una rinconada de cerros donde comenzaba el estero Pupío –una estrechez de cerros y bosque nativo que fue la puerta natural hacia el valle del Mauro-, hace más de 10 días la ruta está tomada por una gran cantidad de habitantes del pueblo que piden nada más que el cúmplase de la ley.

Y no de cualquier ley, sino de aquella que exige el cumplimiento de los fallos del más alto tribunal de la República, la Corte Suprema.


No es legítimo, legal, ni de acuerdo a derecho, que se negocie una cantidad de ingreso pecuniario inmediato a cambio de la calidad de vida de todo un futuro y de las familias completas.

La toma de ruta, donde se duerme por turnos con fogatas siempre encendidas, se come en común, y durante el día se aguarda, como diría Skármeta, con “una ardiente paciencia”, no es simbólica sino harto efectiva. No pueden pasar a laborar los trabajadores de Pelambres. Porque del tranque de relaves del Mauro trata el fallo de la Suprema (causa rol 12938-2013; fallo del 22 de octubre de 2014).

Es curioso que la toma de ruta, con tantos días, no haya sido desalojada acudiendo al típico expediente de restablecer el “orden público”. Tal vez simplemente el Gobierno quiere mantener invisibilizada la toma, ya que un desalojo con carabineros, bombas lacrimógenas, guanacos, mujeres y ancianos golpeados, obligaría al Gobierno a reconocer que tiene la obligación de presionar a Luksic para que cumpla el fallo. Y lo cumpla bien cumplido, no con arreglines “de cocinería” que pretendan dejar todo igual.

Porque los poderes fácticos en Chile consisten precisamente en eso: no importa mucho lo que resuelvan los poderes institucionales, los poderes del Estado de derecho –ejecutivo, congreso y poder judicial-, ellos tienen su “agenda propia”, sus propias maneras de resolver y decidir qué hacen y qué no hacen.

El fallo de la Corte Suprema  “ordena a la sociedad minera Los Pelambres S. A., permitir el escurrimiento natural de las aguas del estero Pupío a la comunidad de Caimanes, libre de contaminación de desechos provenientes del tranque de relaves El Mauro”.

Añade a continuación: “Para el cumplimiento perentorio de dicha medida… la sociedad minera demandada Los Pelambres S.A. deberá proponer al Tribunal de primera instancia, dentro del plazo de un mes, el plan de ejecución de la obras necesarias para llevar a cabo ese cometido, las que podrán ejecutarse por medio de la demolición o remoción, total o parcial, de la obra nueva singularizada en el proceso -el muro de contención del referido tranque- que embaraza y turba el goce del recurso hídrico a los habitantes del pueblo de Caimanes, o bien, a través de otras obras principales o complementarias de las indicadas, que sean idóneas para la consecución del propósito perseguido con la acción intentada”.

Un tremendo lienzo cuelga cruzando el camino que va hacia el muro del tranque. Deja leer un resumen de la frase señalada recién.

Está pasando el mes que dio la Corte para proponer un “plan de obras” con el cual se dé cumplimiento al fallo. Pero la colusión de intereses fácticos pareciera no estar desarrollando aquel plan para restituir las aguas, sino uno para evadir el cumplimiento del fallo.

Es muy notable que la resolución del Tribunal explicite un planteamiento ideológico, con una base jurídico-constitucional, que se conecta con la ética de la responsabilidad pensada por el filósofo Hans Jonas a fines de los años 70. Dicho planteamiento contiene una concepción de la sustentabilidad de la vida humana confrontada con la concepción puramente economicista del “desarrollo” –polémica transversal a cientos de conflictos ambientales en Chile, y, para no ir lejos, al que muy cerca de la ciudad de Santiago, en el Cajón y la cuenca del río Maipo, enfrenta a otras empresas de Luksic contra las comunidades-.

El fallo llama sustentable “el proceso de mejoramiento sostenido y equitativo de la calidad de vida de las personas, fundado en medidas apropiadas de conservación y protección del medio ambiente, de manera de no comprometer las expectativas de las generaciones actuales y de las futuras”.

A continuación critica la equivalencia entre desarrollo y aumento del PIB. Llama la atención acerca de la paradoja que encontramos en la ideología que propone aumentos siempre continuos en el PIB –y los considera signos de “aumentos de la riqueza y el bienestar”-, aunque esta forma de crecimiento destruya el medio ambiente y con ello disminuya la calidad de vida de las comunidades:

“El incremento del PIB no puede sustentarse únicamente en criterios pecuniarios, sin limitaciones de ninguna índole, el cual debe ceder frente a requerimientos de los individuos que demandan y exigen del Estado el derecho a vivir en un sitio libre de contaminación. El desarrollo sin sustentabilidad no puede dañar impunemente el medio ambiente ni barrenar los derechos fundamentales de sus habitantes”.

El razonamiento de la Corte Suprema de Chile puede aplicarse perfectamente para todos aquellos casos en que se justifica un proyecto contaminante por la razón de que “produce empleos”. Cuesta escuchar un argumento sólido contra el argumento de los empleos. Parece un argumento “sacrosanto”. Intocable. Los ideólogos de derecha disfrutan viendo como se enredan quienes tratan de refutarlo. Ahora el máximo Tribunal ha expresado con claridad esa solidez: no se puede aceptar –la misma Constitución ha debido aceptar-, que no es legítimo, legal, ni de acuerdo a derecho, que se negocie una cantidad de ingreso pecuniario inmediato a cambio de la calidad de vida de todo un futuro y de las familias completas.

TAGS: Desarrollo Sustentable Minería

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

12 de diciembre

Permítaseme decir que el comentario de esta persona, Javiera, me resulta absolutamente sorprendente. No hallo qué pudiera responder.
Lo que sí me gustaría pedirle es que solidarice en la medida de sus posibilidades con un pueblo pequeño y hermoso. Con una gente sencilla, quebrada en sus relaciones comunitarias por la bota del dinero y la codicia.
A veces la literatura que es patrimonio humano común ofrece relatos ejemplares que permanecen de reojo, en el inconsciente colectivo: sin duda, Caimanes contra Luksic es la repetición de la eterna historia de David contra Goliat.

Ronni Rojas Tapia

14 de diciembre

Que se cumplan todas las leyes del fallo y no se dejen Pisotear x jente que se cree que tienen el Poder

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad