#Justicia

Una pequeña réplica al ex presidente Ricardo Lagos

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El ex presidente Ricardo Lagos tiene una nueva columna en el Quinto Poder: “Para Nunca más vivirlo, nunca más negarlo”  , en la que escribe lo que ha hecho estos días, defender el Informe Valech. Pero sobre todo exponer las razones por las cuales hay secreto de los datos aportados.


El deber del Estado en relación a la violación de derechos humanos, y una tan masiva como la que vivimos, no se reduce a solo prevenir o investigar, incluye sancionar y reparar.

Todos sabemos que el informe Valech fue un intento de superar la embarrada del informe Rettig, con el que nadie quedó conforme. Sin ignorar ese despropósito de reconstrucción histórica del informe Rettig, junto con otros detallitos, el Informe Rettig solo quiso poner un número a los muertos, olvidando a todas las demás víctimas de la dictadura, como los torturados, varios de los cuales murieron a causa de ese crimen en otros países donde fueron acogidos. Y además, está el siempre molesto asuntito de que el Informe Rettig contiene sólo los casos en que la Comisión se formó convicción, sin que quedara claro la justificación de esa convicción, lo que dejó fuera a muchas víctimas.

Así que sí, aprecio el intento del Informe Valech de mostrar la otra parte del horror que miles de chilenos vivieron. Aprecio además que no tuviera “censura” para relatar lo que ocurrió en lugares como Londres 38, Tejas Verdes, Club Aéreo de Iquique, Escuela Nº 45 Maria Deo Gracias de Futrono…

A todavía demasiada gente en este país la palabra “tortura” aún le suena igual que “cafetería” o “televisor”. No dimensionan lo que significa “tortura” y se niegan a saber lo que miles de chilenos vivieron esos años oscuros. Por lo que valoro enormemente el efecto de la Comisión Valech y el resultado positivo del informe: poner punto y final a todos los discursos que buscaban ignorar que en Chile se torturó a personas. No solo aparecieron identificados los centros de tortura, sino qué torturas sufrieron esas personas, dejando en evidencia la clase de gentuza que los dirigía y la clase de gobierno y gobernante que teníamos, que no solo permitía, sino que premiaba y alentaba a que eso pasara.

Pero aún cuando se agradece el esfuerzo de la Comisión Valech por contar de manera pública lo que muchos sabíamos o sospechábamos, tampoco se puede ignorar que el intento no fue hecho con ganas reales de develar lo ocurrido.

El señor Lagos dice que el no dar nombres fue para “garantizar siempre la protección de la identidad de quienes fueron víctimas…. porque este informe buscaba conocer la verdad y no hacer justicia, ámbito competente a los Tribunales.” Qué raro, porque yo recuerdo que cuando se publicó el informe Valech, la principal razón por la cual no se dio nombres fue para impedir que los tribunales se saturasen de causas. Y aunque no tengo en absoluto por qué dudar del deseo de varias víctimas a no ser identificadas (porque leí hasta donde pude el Informe Valech, hasta que las pesadillas me lo hicieron imposible) el problema del secreto es que opera para ambos lados: para la víctima que no quiere ser identificada pero también hacia la víctima que quiere justicia.

Si yo digo ante una Comisión que Perico los Palotes me torturó, luego otra persona declara lo mismo, y otras 10 declaran lo mismo, ¿qué debió hacer la Comisión? Remitir los antecedentes a los tribunales, porque un tipo llamado Perico los Palotes ha sido señalado por distintas personas como hechor de un crimen internacional. Tal vez yo no quiera declarar ante el tribunal, pero ¿qué pasa con las otras 11 personas? ¿Por qué esas 11 personas, que hubieran querido declarar, contar su historia, y hacer que un tipo que torturó a personas deje de andar libre por las calles, no pueden hacerlo porque esas 11 personas no saben que hay más víctimas de Perico los Palotes?

El ex presidente señala que “Hoy, todo aquel que quiera que su testimonio o el de su familiar fallecido sea público, se puede acercar al Ministerio de Justicia y hacer su declaración y toda persona que quiera denunciar a quien lo torturó, es libre de hacerlo.”

Sí, puede hacerlo, pero explíqueme señor Lagos, ¿por qué siempre las víctimas están tan solas? ¿Por qué tienen que ser ellas las que tengan que hacer todo ese esfuerzo, otra vez, buscando que los tribunales les respondan? Señor Lagos,  las víctimas y sus familias ya fueron a tribunales, cuando eran torturadas y sus familias desesperadas recurrieron de amparo. Muchos de ellos durante años siguieron luchando ante los tribunales por respuestas. No las tuvieron y siguen sin tenerlas. Y cuando pueden tener el antecedente clave que en muchos casos hizo fracasar las denuncias, el nombre de quien les hizo pasar por ese infierno, ud les negó esa información.

Señor Lagos, Ud. es abogado, Ud. sabe cómo funcionan los tribunales. Yo puedo denunciar que un tipejo me robó la cartera… pero sin nombre no hay investigación. Por eso 90% de los delitos quedan impunes. Lo mismo corre para estos casos. Y si algo aprendimos durante estos 42 años, es que lo vital para denunciar es un nombre, uno al menos. Más de 40 años, ex presidente Ricardo Lagos, tardó Joan Jara en saber quién fue el asesino y torturador de su marido Víctor. Más de 30 años tuvieron que pasar para que Verónica De Negri supiera el nombre del hombre que quemó vivo a su hijo. 41 años tardó la familia de Corvalán Cerda para que por fin se investigara la muerte de Aldo, los mismos años que tardaron los familiares de Óscar Marchant Céspedes para llevar a los tribunales a sus asesinos.

Ex presidente Lagos: Ud. no quiso dar el nombre de las víctimas por las razones que expone y que son moralmente aceptables, pero tampoco permitió que se publicaran los nombres de los señalados como torturadores o de sus jefes directos. El secreto impide a las víctimas saber quien las torturó, o al menos saber quien tiene esa información, y así poder denunciar. Ud condenó a las víctimas y a sus familias a esperar que alguien hable, que alguno de los involucrados hable.

Eso para mí es denegación de justicia.

El mismo ex presidente señala que tomó la decisión de ampliar el rango de años que aseguraba que las declaraciones serían privadas de 30 a 50 años, porque una víctima no quería que su identidad se supiera. ¿Pensó en las otras 40.000? ¿Pensó que a esas 40.000 víctimas les impidió acudir a los tribunales porque el precio a pagar por su declaración era la reserva de los nombres de torturadores que iban a salir a flote? ¿Pensó en los millones de chilenos que vamos a un dentista sin saber que el tipo torturó a personas, o vamos a un médico sin saber que torturó a personas, o tomamos un taxi sin saber que el que lo maneja torturó personas?

Para mí, eso es pacto de silencio. Esa fue una forma de proteger a los hechores. Y si bien sospecho que en el gobierno de Lagos los militares más de alguna amenaza habrán hecho, no podemos seguir aceptando que unos milicos asesinos y torturadores sigan impunes e inmunes con esta “amnistía” del secreto de 50 años. Porque ese secreto es una amnistía. Cuando sean efectivamente públicos esos datos, ya todos los involucrados estarán muertos o serán ancianos. Las víctimas y los familiares de ellas que aún sobrevivan ya no tendrán a quien denunciar, si es que claro, logran el nombre de quien les hizo ese daño. Todo lo que esas víctimas vivieron quedará impune.

El deber del Estado en relación a la violación de derechos humanos, y una tan masiva como la que vivimos, no se reduce a solo prevenir o investigar, incluye sancionar y reparar. El Estado de Chile no está cumpliendo con su deber de sancionar. Y las pensiones otorgadas  a las víctimas no es reparar, se asemeja más a un pago por su silencio.

Los nombres de las víctimas no solo las identificarían como tales ante sus familias. Haría que tuvieran rostro, no que sean un número en un informe. Haría que supieran que no les pasó a ellos, sino a miles de personas y no se sentirían solas sin saber quiénes más saben lo que pasó porque lo vivieron en carne propia. Haría que pudieran comunicarse, y saber cosas, como el nombre de quien les hizo tanto daño y pudieran denunciarlo. Creo que las víctimas que sí quieren denunciar merecen saber todo lo que se declaró ante la Comisión, incluyendo los nombres. Para que realmente no se niegue lo que pasó.

El ex Pdte. Ricardo Lagos respondió a esta columna aquí

TAGS: Comisión Valech

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
peon

08 de agosto

Oiga, puh Sra. Marcela, cóorteláaa, puh,… Deje de andar dejando en vergüenza a mi exPresidente, pohhhh…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica