#Justicia

Si una convicción tiembla, es porque la convicción falta

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Cómo la dignidad va a ser defendible solo hasta cierto punto, que traspasado este hay que arremeterse en contra de ella y castigar en favor de la exclusión?

¿Hasta qué punto defendemos nuestras convicciones?

Estos últimos días han salido a la luz las opiniones de algunos miembros de la paleta política del país haciendo comentarios acerca del proyecto que asegure el derecho a voto de las personas infractores de ley que están privadas de libertad.

Lamentablemente, las opiniones que llegan a los medios coinciden en su postura, resaltando comentarios como “es inaceptable”, “es ir un poquito demasiado lejos”, “no está dentro de nuestras prioridades” y “buscamos endurecer las penas, esa es nuestra línea y no otra”.

Cuesta entender bajo qué principio se construye esta línea de pensamiento, decisión y acción. ¿Hay personas más importantes que otras? ¿Puede una persona llegar a perder hasta la última gota de dignidad? ¿Existe gente que no vale la pena? ¿Debemos rendirnos? ¿El bien común acarrea el sacrificio de algunos?

¿Cómo puede ser que las personas que, luego de un profundo autoexamen acerca de las propias virtudes y voluntad de acción y entrega, deciden hacerse disponibles para liderar el país desde la directriz política, aludiendo a ser representativos de la colectividad a la que se han ofrecido, crean que la legislación no tenga límites pero el derecho humano sí?

¿Cómo la dignidad va a ser defendible solo hasta cierto punto, que traspasado este hay que arremeterse en contra de ella y castigar en favor de la exclusión?

¿Será posible afirmarse del anhelo de reinsertarse en una sociedad que puso sus esfuerzos en sacarte de ella? ¿O quizás esos son los ideales de los aspirantes a altos mandos: “limpiar” a la masa hasta que quede impoluta, perfecta?

Tal vez esa es su promesa: entregarse a las necesidades de las personas, siempre y cuando crean que se lo merezcan.

¿En qué momento nos creímos poseedores de la herramienta para delimitar esa línea?

No debemos preguntarnos tan solo cuáles son nuestros derechos, sino también porqué lo son: ¿por los méritos? ¿por el historial? ¿por los favores?

Hace muchísimo tiempo ya que nos dimos cuenta que nuestra naturaleza persigue uno inapelable que abarca todo lo que después pueda desprenderse: porque somos personas. Y se es persona se haya comido, se haya dormido, se haya delinquido o no.

Qué desgarrador el día en que nos enseñaron que la vida trata más de tachar cosas de una lista que de descubrir lo que es importante para cada uno y cómo nos validamos en la entrega hacia el vacío que encontramos en el mundo.

Sin embargo, todavía confiamos en el maravilloso día en que en los medios encontremos las más diversas opiniones pero reunidas bajo un consenso tácito: existir y fundarse bajo el alero de valorar a las personas, a cada una de ellas. No independiente de lo que hayan hecho, sino precisamente por lo que han hecho de su vida, puesto que en las decisiones podemos ver el precedente de vida que a veces tanto nos cuesta siquiera imaginar que nos conduce a los prejuicios y nos aleja de la cualidad que nos hace ser lo que somos y no otra cosa: ser humanos en la humanidad.

———–

Foto: rodrigodizzleccico / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Estas restricciones limitan la posibilidad de contribuir, desde la comunidad académica y científica, a una maduración real de nuestro sistema científico, sembrando dudas sobre el alcance real de este pr ...
+VER MÁS
#Ciencia

La política científica y el problema de las restricciones

¿Por qué no se habla de la violencia de las colusiones, los fraudes, las evasiones, sino que de la violencia física que hemos estado viviendo?
+VER MÁS
#Sociedad

Conversaciones en torno a la violencia

Lo cierto es que cuando la derecha promueve una medida coercitiva, lo mínimo es actuar con prudencia y leer y analizar lo que se lee.
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: Yo no fui

El rechazo a la admisibilidad de la Acusación, a pesar de cumplir con todos los requerimientos constitucionales para ser admitida, ha negado la posibilidad de que analizar la cuestión de fondo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El malestar con la élite política y la falta de representación

Popular

Estas restricciones limitan la posibilidad de contribuir, desde la comunidad académica y científica, a una maduración real de nuestro sistema científico, sembrando dudas sobre el alcance real de este pr ...
+VER MÁS
#Ciencia

La política científica y el problema de las restricciones

¿Por qué no se habla de la violencia de las colusiones, los fraudes, las evasiones, sino que de la violencia física que hemos estado viviendo?
+VER MÁS
#Sociedad

Conversaciones en torno a la violencia

Lo cierto es que cuando la derecha promueve una medida coercitiva, lo mínimo es actuar con prudencia y leer y analizar lo que se lee.
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: Yo no fui

El rechazo a la admisibilidad de la Acusación, a pesar de cumplir con todos los requerimientos constitucionales para ser admitida, ha negado la posibilidad de que analizar la cuestión de fondo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El malestar con la élite política y la falta de representación

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica