#Justicia

Rechazamos agresión contra abogado Carlos Diaz y Sandra Beltrami

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El Centro de Estudios y Análisis Jurídicos – CEAJ, agrupación de hombres y mujeres dedicados a la investigación, promoción, observación y defensa en Derechos Humanos, quiere por medio de la presente misiva repudiar enérgicamente la agresión que sufrieron los miembros de nuestra institución, el abogado Carlos Díaz y la egresada de Derecho Sandra Beltrami, quienes se encontraban participando en la marcha de conmemoración del 1 de Mayo junto a la hermana del abogado, Maricel Díaz, al estudiante de IV año de Derecho en Arcis, Jonathan Corail y su pareja Carolina Salgado.


CEAJ rechaza y condena agresión contra el académico y abogado de DDHH Carlos Díaz y la egresada de derecho Sandra Beltrami, en manifestación del 1 de mayo por estudiantes de Universidad Arcis.

Como es de público conocimiento Sandra Beltrami, en su calidad de egresada de Derecho de la Universidad Arcis, es vocera de la “Coordinadora por la Defensa de Arcis” y ha expresado a través de diversos medios que considera importante cuidar y mantener un proyecto académico que ha estado desde su creación vinculado a una visión crítica de la sociedad en que vivimos y además ligada a la promoción y defensa de los Derechos Humanos desde múltiples perspectivas.

Esa valoración respecto a la situación de dicha casa de estudios motivó a que un grupo de estudiantes de Arcis que se encontraban también en la manifestación, sin mediar provocación, los comenzarán a agredir física y verbalmente, de forma dirigida y con abierta premeditación, provocando lesiones con sus actos. También es dable considerar que en este contexto un grupo considerable de manifestantes no identificados y sin tener ninguna relación con la situación de Arcis, fueron instigados a participar golpeando directamente y lanzando piedras.

También es dable destacar que Carlos Díaz se desempeña hace 10 años como docente en la carrera de Derecho de la Universidad Arcis impartiendo diversas cátedras y que en la actualidad continúa ejerciendo sus labores docentes, independientemente de que a raíz de la situación que vive dicha casa de estudios no se encuentra recibiendo remuneración. Este hecho es conocido por los agresores, en atención a que al momento en que suceden los hechos antes descritos, el docente intentaba calmar la situación, señalándoles específicamente su rol de profesor universitario en la institución, recibiendo como respuesta únicamente groserías de grueso calibre y siguiendo incólumes la agresión.

Es reconocida en el espacio de los luchadores por los Derechos Humanos la labor que han realizado Carlos Díaz y Sandra Beltrami como observadores en las manifestaciones que han realizado desde 2011 a la fecha, y en particular el trabajo realizado por Díaz como abogado en diversas defensas jurídicas a propósito de la violencia y represión policial. En ese contexto, consideramos que además de la gravedad de que se imponga la “violencia” como intermediario ante conflictos o diferencias que son de carácter político, creemos en extremo repudiable cuando las personas objeto de esa violencia desempeñan las labores como las que se han descrito previamente.

También creemos fundamental destacar la labor docente que realiza Carlos Díaz en su calidad de Director de la Clínica Jurídica de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano y Sandra Beltrami en su calidad de Coordinadora de la misma institución. Desde ese espacio académico, valoramos que se enseña en la práctica a los estudiantes de Derecho a trabajar gratuita y rigurosamente en asistencia jurídica a personas que lo necesitan y no tienen las condiciones económicas para pagar por ella.

Es de nuestro parecer que estos actos delictuales deben ser perseguidos y sancionados judicialmente, con todas las garantías establecidas en nuestra legislación que resguardan el debido proceso, pero con énfasis en que no se permita la impunidad ante quienes se sienten con el derecho de violentar libremente a defensores de los derechos humanos.

Ante la cobarde agresión descrita y basados principalmente en los derechos humanos y lo que la comunidad internacional ha definido específicamente como “la cultura de la paz”, creemos fundamental manifestar expresamente nuestro repudio ante este tipo de actos y nuestra solidaridad absoluta a los afectados. Esperamos asimismo que los diversos estamentos universitarios, sobre todo en que los afectados tienen participación, declaren su repudio a este tipo de actos y su solidaridad.

Fuerza y solidaridad,

Otoño de 2015

Centro de Estudios y Análisis Jurídicos – CEAJ

TAGS: #DerechosHumanos #Profesores Violencia Política

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
El teletrabajo surge como una práctica común para la mayoría de los hogares donde hay mujeres que trabajan y que tienen responsabilidades domésticas, que hacen difícil la posibilidad de conciliar los r ...
+VER MÁS
#Género

Para que el teletrabajo no sea una ilusión óptica

La normalidad migrante es una realidad muchas veces marginada, ligada a los estándares de la vulnerabilidad y no reconocida institucionalmente
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La ´nueva normalidad`que vive la población migrante en Chile

No podemos ser un país donde la gente come según la voluntad del otro. No podemos ser un país que depende de la solidaridad.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Pueblo de Chile

No estamos ante la típica reforma administrativa y ni siquiera constitucional, sino frente a la necesidad de una reconceptualización, “un reseteo”, de los conceptos y categorías que la política ha u ...
+VER MÁS
#Política

La política es incapaz de gestionar la creciente complejidad

Popular

El teletrabajo surge como una práctica común para la mayoría de los hogares donde hay mujeres que trabajan y que tienen responsabilidades domésticas, que hacen difícil la posibilidad de conciliar los r ...
+VER MÁS
#Género

Para que el teletrabajo no sea una ilusión óptica

La normalidad migrante es una realidad muchas veces marginada, ligada a los estándares de la vulnerabilidad y no reconocida institucionalmente
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La ´nueva normalidad`que vive la población migrante en Chile

No podemos ser un país donde la gente come según la voluntad del otro. No podemos ser un país que depende de la solidaridad.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Pueblo de Chile

No estamos ante la típica reforma administrativa y ni siquiera constitucional, sino frente a la necesidad de una reconceptualización, “un reseteo”, de los conceptos y categorías que la política ha u ...
+VER MÁS
#Política

La política es incapaz de gestionar la creciente complejidad

Popular

La forma en que se retrata a Prat, nos plasma las siete virtudes del Bushido en un hombre real y contemporáneo.
+VER MÁS
#Cultura

Arturo Prat y el Código del Bushido: ¿Por qué los japoneses le rinden honores?

Pese a esta supuesta normalidad y actuación conforme a la ley, es del todo preciso señalar que no existe norma alguna que faculte a carabineros a decomisar ni mucho menos a la destrucción de los bienes e ...
+VER MÁS
#Justicia

Decomiso y destrucción de mercadería ambulante: Doble ilegalidad

Es necesario avanzar en nuevas dinámicas que favorezcan la colaboración y la corresponsabilidad de las labores domésticas, de crianza y educativas, propiciando mecanismos que vayan entendiendo estas labo ...
+VER MÁS
#Género

Mujer, educación y conciliación en tiempos de Covid-19

Debemos sacar de nuestras cabezas que nosotros, por el simple hecho de ser nosotros, tenemos menos probabilidades de contraer la enfermedad y si nos llegamos a contagiar no será tan grave.
+VER MÁS
#Salud

COVID-19: Cambiar comportamientos es hoy nuestra única y mejor arma