#Justicia

¿Quién me defiende a mi?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Durante estos últimos meses me percato de que nuestro hermoso país, a pesar de todo lo que digamos, tiene una capacidad de crítica y autoevaluación feroz. A pesar de no tener un Congreso y parlamentarios con la capacidad de discutir, la sociedad sí puso en el tapete el tema del aborto terapéutico; soslayando una discusión necesaria, se defendió el derecho a la vida a rajatablas.

Dentro de estos últimos días, la lamentable muerte de Daniel Zamudio, demostró que existe un gran porcentaje de la sociedad que no quiere ser presa del miedo y de la discriminación por diversidad, sea sexual, de culto o de pensamiento. Mientras no ataque o atente contra los demás, en Chile nadie sobra.

Ya nadie se atreve a beber ni siquiera un enjuague bucal, pues una ley estricta te vacía los bolsillos y te quita la licencia si te encuentra con algo de alcohol en horas de la noche.

Pero en mi país me siguen debiendo las ganas de no hacer justicia con mi propia mano. Que yo, un huevón que no tiene influencias con nadie, que si me atraso en una cuota de algo sin duda sacaré el premiado en el pago de sus respectivos intereses, no tenga ese maldito sentimiento de que nada pasará si me asaltan, golpean o matan. Quizás me gane tres minutos de exclusiva dedicación en los noticieros y media plana en el diario por lo que me hicieron, pero no por ser yo, un habitante de está atochada clase media, sino por ser un exquisito entremés para esta morbosa  sociedad que no podrá vivir sin este circo romano que es la delincuencia y la impunidad que se demuestra constantemente.

Soy un adicto al Twitter, lo reconozco y espero que alguna vez lo llegue a manejar. Por este medio encontré a Daniela Galdames. ¿Quién es? Una chilena más, una estudiante de esta famosa clase media “normal”. ¿Le suena? Obviamente que no, pues no provoca una manifestación masiva y no está en los medios afectando mi diario vivir. Eso creía yo hasta que leí uno de los tantos mensajes que ha pedido difundir: #JUSTICIAPORHUGOGALDAMES.

Soy curioso, no sé si por genética o formación, pero investigué. El es su padre: fue asesinado, lo mataron por defender su propiedad y a los suyos. En los noticieros se informa con hechos, y éstos señalan que un grupo de delincuentes trató de arrebatarle en las puertas de su hogar, su auto. Él defendió su propiedad y a los suyos al nivel de repeler este asalto y lograr la huida de estos delincuentes. Pero como una medida “aleccionadora” por parte de estos asesinos, volvieron para hacer de Hugo un ejemplo y lo mataron. Con la frialdad que te da el huir y planificar este atentado, de manera vil. Estos malditos hicieron con una persona que defendió lo que con esfuerzo se adquiere, lo que muchos (donde me incluyo) quisiéramos hacerle a ellos: asesinarlo.

No vendré a dar cátedra de lo que debe pensar un ciudadano modelo. Me encantaría no sentir ninguna vez en mi vida el deseo de aplicar de una ley draconiana, pero ya es mucho. Seguramente usted ni siquiera supo de su deceso, y yo aún informándome ese mismo miércoles 28 de marzo, no logré ver la verdadera implicancia que tenia este hecho. ¿Quién vela por mí, por nosotros, los “normales”; los “comunes”, los que no nos juntamos para hacer un movimiento, que no somos minorías, los cuales se supone no estamos infectados de nada, pero sí apestados de que nos afecte todo y no tengamos a nadie que nos defienda?

Sinceramente siento que si no existe en las noticias, si no llega a movilizar a las FFEE o no llega a molestar a la mayoría de los chilenos, no es meritorio para discutir.

Es por eso que un humilde mensaje reenviado por Daniela me tocó la fibra, pues de verdad me afecta y todos asumimos los riesgos de vivir en esta sociedad: que los otros te pueden destrozar la vida y por ser malos y “vivarachos” no les pasará nada. La justicia no se hace presente: las policías, los tribunales, los políticos y el gobierno no desean tomar este fierro caliente que es el dar seguridad a quienes tratamos de mantener este país. Quizá suene muy arrogante el autoproclamarme como un engranaje fundamental para mantener este sistema, pero de verdad me quiero y necesito que mi clase media sea atendida como se merece.

Soy heterosexual, no pertenezco a ningún partido político, soy quizás para muchos un número más, pero trato de hacer las cosas bien y de buena forma, como quizás Hugo Galdames las hacía. Ahora el miedo y la impotencia se apoderan de esa casa, pues quien la defendía ya no está y aprendieron de la manera más brutal que el crimen en Chile no paga y además abusa.

Daniela, también exijo justicia, porque yo también soy un Hugo Galdames.

Twitter: @estebanbelmonte

 

——-

Foto: esc.ape(d)Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

El sistema económico seguirá siendo capitalista lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente
+VER MÁS
#Sociedad

Crisis y superación del modelo neoliberal

El espacio de la Convención Constituyente es una gran oportunidad para la Unidad en la Unicidad, para el encuentro con los principios universales: “todo es uno y uno es todo”, para que las distancias i ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Convención Constituyente como una oportunidad

Nuevos

La escritura es la expresión de mi alma, pero la pintura es la realización de mi espíritu. Quien quiera conocerme solo tiene que ver mis pinturas, me conocería mejor que conversando conmigo en persona.
+VER MÁS
#Cultura

La resistencia a través de la escritura y el arte

Cada septiembre tiende a repetirse la implementación de una suerte de estrategia de la desmemoria. En vez de avanzar más profundamente en verdad y justicia, no, hagamos como si no fue tanto la cosa
+VER MÁS
#Sociedad

La desmemoria como estrategia

Para los ciudadanos, la falta de democracia significa no ser escuchados, ver que las decisiones se toman sin consulta, lo cual va mucho más allá del dato ciudadano/electoral constituido en el momento úni ...
+VER MÁS
#Política

Otra democracia es posible

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Popular

Como investigadores jóvenes, condenamos tajantemente estas acciones, que constituyen un lamentable ejemplo para las futuras generaciones de científicos y académicos;
+VER MÁS
#Ciencia

Por una mejor ciencia

Se hace necesario rescatar valiosas categorías con que se interpretó la realidad en el cercano pasado. Su aparente caducidad es una consecuencia más de la derrota política popular en esos años.
+VER MÁS
#Sociedad

La caída del modelo Chicago: notas para una discusión imprescindible

Solo reflexiono lo que la ciencia ficción de los años 30 y 50 vaticinaron y cómo la historia se encargó de hacerlo posible gracias a la supuesta emancipación. ¿Qué fue lo que triunfó?
+VER MÁS
#Política

Orwell 2021

Emulando la canción de John Lennon, de estas dos crisis debe surgir una sociedad mejor y más solidaria, con un capitalismo renovado inclusivo y sostenible. 
+VER MÁS
#Sociedad

La única forma de superar nuestros desafíos es trabajando juntos