#Justicia

¿Por qué no queremos una cárcel en Alhué?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En diciembre pasado los chilenos sufrimos una terrible tragedia carcelaria, la muerte de 81 internos calcinados en uno de los penales emblemáticos de Santiago, la cárcel de San Miguel. 

81 personas de las que el Estado se había hecho cargo para castigarlos y al mismo tiempo reinsertarlos se consumieron entre enormes llamaradas de fuego e injusticia.

Alhué nunca imaginó que esas llamas serían el comienzo de su revolución.

Los reos fallecidos evidenciaron el colapso total de una cárcel insoportable. Hacinamiento y paupérrimas condiciones de vida en las que estaban -y están- sometidos. Un sistema penitente-carcelario-castigador que tortura la mente, juega con el cuerpo, administra y ocupa ineficazmente el tiempo de los presos ¿Cómo pretenden reintegrar a quien se le niega la humanidad durante años?

No poseo la experticia para proponer un nuevo sistema carcelario o una solución a la delincuencia, pero les puedo asegurar que si la desorbitada brecha de desigualdad social de nuestro país disminuyera nuestras cárceles no estarían atiborradas de pobres. 

Las cárceles chilenas son parte de un sistema que se muerde la cola sin hacer nada más que daño a los seres humanos.

Mientras tanto el Presidente de Chile no tiene más que discursos duros y castigadores con los delincuentes. La “mano dura” fue -y es- una de las tantísimas frases hechas que oíamos en sus discursos como candidato presidencial. También fue famosa su pancarta de campaña “delincuentes se les acabó la fiesta”. Piñera supo exprimir el miedo de la gente y empoderarse mediáticamente como el “gran salvador” que tenía la fórmula perfecta para combatir la delincuencia, a través de mensajes profundamente agresivos, discriminadores e incriminadores. La gente le creyó y le votó.

Así fue como asumió el poder el eterno candidato de la centro derecha, que ahora tiene a los alhuinos al borde del colapso social. Un colapso que nace de la arbitrariedad del gobierno y su ocultismo, nace del temor a ser vecinos de un sistema penitenciario precario e ineficiente. No hay ningún pueblo preparado para recibir las cárceles chilenas, lo afirmó el propio Ministro de Justicia Felipe Bulnes.

El Presidente y sus ministros son trabajadores temporales de nuestro país, cuya mayoría decidió elegir un proyecto de Gobierno para construir un país inclusivo y no un patriarcado. Bulnes insta a entablar un diálogo pacífico, cuando la agresividad y prepotencia comenzó de parte del Gobierno central, al decidir unilateralmente y contra los intereses y el desarrollo autónomo de los alhuinos, que -espero- sean capaces de identificar la “nueva forma de gobernar” que nos ha propuesto el Presidente y de reaccionar con una “nueva forma de participar” en la que no se claudique con las ideas y las decisiones soberanas del pueblo. 

Para un pueblo como Alhué la construcción de esta cárcel es sensible, mucho más que otros pueblos, porque con suerte y con mucha dificultad tenemos los servicios básicos -a veces demasiado básicos- para atender a los más de cuatro mil alhuinos. La construcción de esta cárcel sería una colonización injusta e impropia de los procesos de integración social. 

Además, tampoco sabemos por qué el Gobierno se decide por Alhué, pues hasta ahora nadie nos ha entregado una explicación buena y razonable. Nos han dejado cabida a especulaciones como que quieren rematarnos como el patio trasero de la Región Metropolitana.

Las cárceles llevan siglos evidenciando insustentabilidad, entonces ¿para qué más? ¿hasta cuándo? El desarrollo del sistema carcelario mundial es un cúmulo de errores políticos, expulsando del pensamiento criminológico a los científicos sociales críticos que han estudiado y comprobado que ni las mazmorras medievales, ni las Cárceles de Alta Seguridad son la solución.

CSQ/CCM

¡No a la cárcel en Alhué!

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Para el sistema de seguridad social del Estado, las personas trans no existimos; no existen datos de cuántos somos, de como accedemos a la salud, de la inclusión a la Ficha de Protección Social
+VER MÁS
#Género

Disidencia e inestabilidad laboral: El dúo precarizante

Un arma estratégica, que resulta ser mucho mejor que mandar un ejército para imponer sus normas, son los Tratados de Libre Comercio, tratados que obedecen principalmente al interés de los grandes inverso ...
+VER MÁS
#Economía

Nuevos imperios y el Tratado de Libre Comercio como arma

Este sistema educativo ha llevado a un profundo desapego del cuerpo y por lo tanto a una amnesia sensorio-motriz generalizada.
+VER MÁS
#Educación

Actividad física, juegos y aprendizajes

Para poner coto a los permanentes atropellos de las minorías que tienen el poder económico, las mayorías engañadas tienen que decir basta con denuncias ante los tribunales de justicia, pues si no ejerce ...
+VER MÁS
#Ciudad

Echen a los funcionarios que hacen bien la pega

Popular

Nuestro sistema de salud, requiere urgente una reforma, que de una vez por todas, visibilicemos que en Chile estamos vulnerando los derechos humanos
+VER MÁS
#Salud

Sistema de salud, en Chile estamos vulnerando los derechos humanos

Cuento mi historia por todas esas mamás que están buscando información en Internet, un testimonio, una esperanza para sus hijos con alguna anomalía VACTERL
+VER MÁS
#Salud

Nacer y no morir con una enfermedad rara

Un cambio súbito y no anunciado en la funcionalidad de búsqueda de Facebook ha asestado un duro golpe a toda la comunidad de investigación basada en fuentes de acceso público
+VER MÁS
#Tecnología

Cómo el repentino cambio de Facebook obstaculiza las investigaciones sobre derechos humanos

Una prueba esencial para las democracias no es si afloran o no tales figuras [los líderes populistas y autoritarios], sino si la elite política y, sobre todo, los partidos políticos se esfuerzan por impe ...
+VER MÁS
#Política

La decisión de Chile Vamos