#Justicia

Justicia para el gato Jemino

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

De la mano de un gato me llega la explicación de por qué estamos como estamos y legítimamente puedo preguntarme si, ya que en estas instituciones no pueden con un gato hediondo, ¿a quién debe recurrir un ciudadano común y corriente en caso necesario para defenderse de una amenaza real?

Ha llegado a su término un caso judicial insólito. En el sector Las Higueras de la comuna de Talcahuano vive la señora Trinidad Cáceres acompañada de su gato “Jemimo”. Los vecinos se quejaron de malos olores culpando al gato y denunciándolo ante la Seremi de Salud. Después de olisquear el interior del domicilio y sus alrededores los sabuesos concluyeron que la fuente de malos olores era el gato Jemimo. (De allí en adelante se le conoció en medios locales con el mote de “el gato hediondo”, sin que a la fecha se registren denuncias por discriminación o bulling de parte de la comunidad felina del sector.)

La Seremi de Salud dictó, entonces, sentencia y notificó con fecha 26 de diciembre de 2012 a doña Trinidad que su amado Jemimo debía hacer abandono de su actual de residencia en un plazo de 24 horas. Trinidad, con el apoyo legal de la Corporación de Asistencia Judicial presentó un recurso de protección en contra de tal medida en la Corte de Apelaciones. Los jueces rechazan la apelación y fallaron (nunca mejor empleada la palabra) a favor de la Seremi de Salud, representada en tal acto jurídico en contra de un gato nada menos que por el Consejo de Defensa del Estado.

Trinidad recurrió entonces a la Corte Suprema que acoge su petición y dictamina que “no constando que la autoridad administrativa tenga facultad legal para disponer “reubicar” al animal de la recurrente, sin perjuicio de las sanciones que se pueden imponer por infracciones acreditadas en un proceso previo y legalmente tramitado, la actuación deviene en ilegal y procede acoger el recurso en cuestión por haber infringido la garantía consagrada en el artículo 19 numeral 2° de la Constitución Política de la República al imponer obligación no prevista”.

En resumen, Jemimo se queda en casa para felicidad de Trinidad ya que, según el máximo Tribunal de Justicia del país, la Seremi de Salud no tiene facultades legales para emitir una resolución de “reubicación” y además contraviene una garantía constitucional.

Y aquí es donde está el tema de hoy: esto no lo sabían ni en la Seremi, ni en la Corte de Apelaciones ni en el Consejo de Defensa del Estado, o, al menos, actuaron como si no lo supieran. Más allá de Jemimo y su probable pestilencia lo preocupante es ese inconfundible tufillo a tonto que rodea este caso. De la mano de un gato me llega la explicación de por qué estamos como estamos y legítimamente puedo preguntarme si, ya que en estas instituciones no pueden con un gato hediondo, ¿a quién debe recurrir un ciudadano común y corriente en caso necesario para defenderse de una amenaza real?

Tampoco puedo dejar de preguntarme cómo es que tamaños incompetentes llegan a sus puestos sin siquiera saber las garantías constitucionales, no las del gato, la de los ciudadanos (aclaración para ellos, por cierto). ¿Conocerán cuáles son las mías? ¿Se habrán detenido a pensar por un segundo cuando redactaban sus escritos?

Razón parte de la opinión pública al considerar peligrosas las calles. Hay demasiados animales sueltos.

——————————————–
Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

03 de Junio

No me cuaja la supuesta pestilencia de Jemimo con esa corbatita roja que le pusieron… como es la cosa: ¿Es un lord gato, o un roteque pedorriento?

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo