#Justicia

Hijos del exilio

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En Chile me sentía perdida, llegamos a Matucana y mi mamá me advertía que ya no podía salir a la calle porque aquí en Chile no era seguro, porque aquí había mucha gente mala. ¿Entonces porqué vinimos? ¿Porqué volver a este país que no es el que dejaste y que nunca lo será? ¿Qué es lo que nos ata a un pedazo de tierra?

He leído en muchas ocasiones a personas hablar de lo fácil que fueron las cosas para los chilenos que salieron a vivir en el exilio. Sé que la experiencia no fue la misma para todos y por ello me molesta ver metidas en una misma bolsa a todas las vivencias del exilio.

Parece reinar una fantasía de que los exiliados salieron a tenerlo todo fácil, a tenerlo todo regalado y a mí sólo me basta conocer la experiencia de mis abuelos maternos para darme cuenta de que no fue así. Ellos llegaron a Canadá, como dicen, con una mano a’lante y la otra atrás. Salieron de Chile durante la primavera para llegar al otoño Canadiense, sin una prenda de ropa que les permitiese cortar los vientos helados del norte y, lo que es peor, sin entender el inglés, sin conocer la cultura. ¿O creen acaso que salieron todos como pijos y rubiecitas de DC a seguir gozando de la plata que ya gozaban en Chile?

Una vez asentados, los frutos de su trabajo no fueron sólo para ellos y sus tres hijos, de cada tres dólares o centavos se iba uno para Chile, para el partido, para apoyar a los compañeros que seguían. Las peñas, el boicot, el trabajo en el partido, las marchas, las vigilias, fueron todas parte integral de su vida en Canadá.

Siempre mirando hacia el sur, nunca echaron realmente raíces allá, siempre pensando en volver, siempre añorando regresar. Cuando viajaron los hijos a Cuba a estudiar, también lo hicieron pensando en el retorno.

Me cuesta creer que haya quienes consideren una salida fácil dejar a la fuerza el lugar donde te criaste, donde está tu familia, donde hiciste un proyecto de vida, un proyecto político, un proyecto de país.

La dictadura creó en nuestras familias una fractura irremediable, una separación entre la vida de abuelos, padres e hijos quienes se desarrollaban en distintas partes del mundo, muchas veces sin poderse hablar o encontrar.

Yo no sabía qué era este Chile de mi madre o por qué hablar de Chile era alegría, pero también horror. Para mí, mi país era Cuba y no conocía, a mis cortos seis años, otra realidad cotidiana que no fuesen mis vecinas las jimaguas o mi círculo infantil. Mis abuelos paternos, mis tíos y mi vida eran ahí, no en Chile.

En Chile me sentía perdida, llegamos a Matucana y mi mamá me advertía que ya no podía salir a la calle porque aquí, en Chile, no era seguro, porque aquí había mucha gente mala. ¿Entonces porqué vinimos? ¿Porqué volver a este país que no es el que dejaste y que nunca lo será? ¿Qué es lo que nos ata a un pedazo de tierra?

Mi tiempo en Cuba pensando en Chile, mi tiempo en Chile pensando en Cuba, terminan por no dejarme atada a nada, a no tener arraigo a ningún lugar, a no sentir pertenencia por nada y esto no surge de mudarse a otro país por estudios o por placer, esta es una realidad que emana precisamente desde el exilio, desde la remoción forzada.

El exilio de los padres, el doble exilio de los hijos y la fractura de la familia nunca fueron dorados. Es por ello que se vuelve necesario rescatar esta vivencia y re-construirla desde la familia, enmendar los lazos rotos.

Proyecto Hijos del Exilio

En torno a este tema mi compañero ha ideado un proyecto llamado “Hijos del exilio” y que busca recoger en un libro las historias de dos familias de exiliados chilenos que se encuentran en el destierro para volver a un país muy distinto del que dejaron. Queremos mostrar una historia real y que representa a muchos chilenos que hace 40 años debieron partir y dejar la patria para hacer patria en otro suelo. Con este proyecto esperamos no sólo recordar, pues la historia del exilio se traslada a nuestro presente, sino que motivar un diálogo intergeneracional que permita co-construir nuestras nociones sobre el pasado.
Este proyecto ha sido presentado a diversos fondos, entre ellos el premio Imagina Chile. Para apoyarnos y votar para la realización del proyecto los invito a ingresar aquí

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

19 de Septiembre

A TUS ABUELOS LES TOCO, TRABAJAR POR SU FAMILIA SON UNOS DE LOS POCOS DESAFORTUNADOS O SERÁN AFORTUNADOS, DE DECIR CON ORGULLO LO QUE TENEMOS ES GRACIAS A NUESTRO ESFUERZO , CIERTO TIENES RAZON NO TODOS DEBEN ESTAR METIDOS EN EL MISMO SACO DE LOS QUE VIVIERON A COSTA DE OTROS. REGRESANDO AL .PAÍS SE ADUEÑARON DE LA DEMOCRACIA CULPABLE LA CRUELDAD DE LA DICTADURA , ESPEREMOS QUE EL NUNCA MAS SEA REAL NO MERAS PALABRAS, LAS FRACTURAS SANAN DEPENDEN DE NUESTRA CRIANZA DE LOS LASOS FAMILIARES ,DONDE REINEN EL RESPETO TOLERANCIA AMOR MIRAR ADELANTE POR UN FUTURO MEJOR SIN VENGANZAS NI ODIOS, ESPERO SE REALICE VUESTRO PROYECTO

http://elquintopoder.cl/justicia/hijos-del-exilio/ | Hijos del exilio
Hayllin Daniela Diaz Fuentes

04 de Octubre

Ola soy chilena y estoy buscándo a mi abuelo que se fue para canada cuándo fue la dictadura en chile el se llama romulo del carmen saldaña abarzua el es recidente en canada Edmonton y me gustaria que mi Mamá lo conociera queria decirle que cualquier cosa me contacten .

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

La confianza de los brasileños en la democracia se ha visto seriamente dañada por la corrupción, la desigualdad y la inseguridad, socavando la representatividad de las instituciones políticas
+VER MÁS
#Política

Bolsonaro desploma a derecha tradicional brasileña

Sabemos exactamente lo que tenemos que hacer: defender la democracia. Hemos aprendido que ninguna democracia puede salvarse a sí misma sin los esfuerzos de los demócratas
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

¿Las condiciones de la República de Weimar en América Latina?

No se puede ver de forma aislada lo que sucede en Nicaragua. Para comprender lo que sucede en América Latina, no podemos observar la situación política de cada país de forma de forma aislada
+VER MÁS
#Internacional

Nicaragua: Mitos y construcción popular de la realidad en Latinoamérica

Tiempos donde tu derecho a pataleo está constreñido por las “nuevas verdades” (¿o posverdad?), nuevas verdades que se han construido en forma “express” y que en poco tiempo han conseguido una est ...
+VER MÁS
#Sociedad

Tiempos Modernos

Popular

El dispositivo SIMCE y las presiones oficiales están incentivando que las escuelas dediquen más tiempo a entrenar la prueba, priorizando solo las materias medidas y abandonando la formación integral.
+VER MÁS
#Educación

Carta abierta a apoderadas cansadas de la mala educación para el SIMCE

La educación fue quedando progresiva e irremediablemente sometida a los devenires del mercado económico
+VER MÁS
#Sociedad

Gobernar es Educar

Sabemos exactamente lo que tenemos que hacer: defender la democracia. Hemos aprendido que ninguna democracia puede salvarse a sí misma sin los esfuerzos de los demócratas
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

¿Las condiciones de la República de Weimar en América Latina?

El fascismo es sumamente ágil en canalizar los instintos más bajos de las masas: el odio a lo diferente, el miedo, el paternalismo, anti-elitismo, y sobre todo un odio profundo a los intelectuales
+VER MÁS
#Internacional

El fascismo del siglo XXI