#Justicia

Gervasio no es Víctor

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Es peligroso ponerlo como un mártir de la dictadura ya que no lo fue. Él edificó su carrera en este contexto tan oscuro. No quiero decir que haya sido adepto a lo que estaba ocurriendo, pero sí fue uno de tantos quienes, mientras a Los Prisioneros les cerraban lugares donde tocar, aparecía constantemente en programas sin causar ningún revuelo en las dirigencias políticas de ese entonces.

En los últimos días, ha aparecido información sobre las verdaderas causas de la muerte del cantautor Gervasio. Se dice que no habría sido un suicidio, como se dijo por más de dos décadas, sino un asesinato. Frente a esto, se ha especulado bastante sobre los motivos de su muerte: algunos hablan de la mano de la dictadura, o de los servicios de inteligencia que aún rondaban por principios de los noventa haciendo de las suyas, ya sea cobrando dineros o venganzas. Otros dicen que tiene que ver con  temas más bien personales relacionados con la vida amorosa del músico.

Si nos detenemos en la primera razón, no nos costaría encontrar una serie de argumentos que puedan dar directamente con quienes mataron a sangre fría durante el régimen de Pinochet. Sin ir más lejos, las imágenes de Gervasio cantando “Chiiile la alegría ya vieenee” en la campaña del NO, nos podrían ratificar que todo esto fue parte de un plan dictatorial ejecutado en nuestra, entonces, débil y frágil democracia.

Por lo anterior, se podría afirmar que Gervasio fue una víctima más de un régimen que acabó con quienes se manifestaban en contra de sus ideas. Sin embargo, si es que uno se remite a analizar la historia reciente de Chile, y especialmente la de los ochenta, no podrá asentir cuando le dicen que el uruguayo fue prohibido por el aparataje dictatorial de aquellos años. Tampoco podrá uno encontrar alguna letra lo suficientemente rebelde, ni la ausencia de su persona en la televisión. Sino todo lo contrario.

Gervasio hizo su carrera en dictadura. Se paseó por los medios mostrando a su mujer y a sus hijos, sin que en ninguna ocasión le hayan censurado nada. Su imagen no era incómoda para Pinochet y los suyos, ya que nunca dijo nada que lograra esa incomodidad que algunos dicen que causó.

El hecho de que haya participado en la campaña del NO -luego de años de codearse con la farándula pinochetista- no lo hacía, necesariamente, un personaje a matar por la tiranía que se estaba desarmando en aquellos años.

Esto no lo digo con el afán de quitar responsabilidad a nadie, ni menos decir que lo suyo fue un suicidio. Al contrario, todo pareciera indicar  que fue un asesinato. No obstante aquello, creo que es peligroso ponerlo como un mártir de la dictadura ya que no lo fue. Él edificó su carrera en este contexto tan oscuro. No quiero decir que haya sido adepto a lo que estaba ocurriendo, pero sí fue uno de tantos quienes, mientras a Los Prisioneros les cerraban lugares donde tocar, aparecía constantemente en programas sin causar ningún revuelo en las dirigencias políticas de ese entonces.

Cuando se  indaga en la historia hay que hacerlo de manera seria y no relativizarla. Hay gente que sí fue matada y torturada por pensar diferente a una oligarquía y a un oficialismo de facto. Hubo personas, como Víctor Jara, que sufrieron los peores embates de la crueldad militar en todo ámbito. En el caso especial de Víctor, éste no sólo matado -que ya es espantoso- sino que también fue borrado del mapa de nuestra música. Quedó, por diecisiete años, sepultado por un cerro de discos y premios a los Huasos Quincheros, y todo personaje que alababa u omitía lo que estaba sucediendo.

Jara fue liquidado en todo sentido porque su discurso y su visión de la sociedad hacían crecer ronchas en quienes estaban arriba. Su canción rebelde fue, efectivamente, rebelde. Y le costó la vida.

Gervasio, quien merece todo respeto como ser humano, no era eso. Nunca lo fue y, a lo mejor, nunca lo quiso ser tampoco. Entonces, si es que se quiere conocer la verdadera causa de su muerte, hay que investigar sin sesgos ni menos con invenciones sobre la figura en cuestión.

Tal vez me equivoque, y mi análisis sea más bien especulativo y antojadizo, pero creo que hay que insistir más en la responsabilidad al momento de levantar hipótesis que no dicen relación con la verdad de la persona que es objeto de un sinfín de teorizaciones. Porque algo es claro: Gervasio no es Víctor.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Yanara Viera

15 de Octubre

impresionante la desinformación del autor de esta entrada.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

A un ganapán le importa poco quien dirija y algunos hasta dirigen, transitan sin criticar, sin alzar la voz, simplemente cumple con asistir y rutinizar procesos, porque un ganapán ama la burocratizació ...
+VER MÁS
#Política

Un Ganapán o el ejercicio rutinario de la domesticación

No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años
+VER MÁS
#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

El espíritu de esta ley es contribuir a la resolución de las problemáticas de salud pública, asociadas a sobrepeso y obesidad de la población, protegiendo especialmente a los segmentos de mayor riesgo ...
+VER MÁS
#Ciencia

A tres años de su implementación, un análisis crítico sobre la Ley de Etiquetado de Alimentos

Los grandes empresarios inmobiliarios tienen como motivación esencial en sus proyectos de inversión la acumulación de riqueza y para ello utilizan cualquier resquicio o fórmula interpretativa para obten ...
+VER MÁS
#Ciudad

Sentimiento de odio en el mercado inmobiliario

Popular

La cruel paradoja, es que esa burla nos pone del lado de los abusadores y explotadores; que sin saberlo le seguimos el juego al sistema, que en esa burla lo justificamos, o lo que es peor, lo normalizamos
+VER MÁS
#Sociedad

La vístima y los vistimarios

Todas las naves que viajaron a la Luna, desde el Apolo 8 en adelante y los 6 descensos que comienzan con el histórico Apolo 11, ¿fueron todos un engaños?.
+VER MÁS
#Sociedad

Artículo para negacionistas: 50 años del Apolo 11

Nadie quiere cerca a personas conflictivas y “raras”, sino positivas y mansas en su accionar social. Toma estos cortos consejos que capaz te ayudan a encasillarte a la fuerza en un mundo hueco e insen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Consejos para ser un poco normal en una sociedad anormal

Juana se da cuenta que ahora las personas consumistas son mal vistas, que tener vehículos gigantes e ineficientes es terrorismo, que el minimalismo y el respeto al medio ambiente son religión
+VER MÁS
#Sociedad

Los siete pasos para lograr el éxito