#Justicia

¿Existen denuncias falsas de acoso sexual y violación?

10 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Ha habido una explosión de denuncias de acoso sexual, sobre todo a raíz de lo que ha ocurrido en Hollywood con las acusaciones que se han vertido contra ciertos actores, productores y directores. Han comenzado las acusaciones también en otros países, incluido Chile.

En toda esta situación, hay dos cosas que no están nada bien: 1) la imposición que se está generando de creer cualquier denuncia que se haga mediante redes sociales; 2) el no tolerar ninguna opinión que no sea favorable a las supuestas víctimas. Todo reducido a una pregunta: ¿Por qué una mujer mentiría sobre esto?

El actual discurso feminista radical alimenta la idea de que los hombres son nuestros enemigos y las mujeres somos víctimas de sus perversiones, usando como argumento cifras de denuncias hechas a páginas como #MeToo y el que todos los días salgan actrices señalando que han sido víctimas de tal o cual situación, dando la impresión que es verdad que 1 de cada cuatro mujeres seremos víctimas de violación, tal como señala Mary Koss en sus estudios. Pero ¿Resiste un análisis ese discurso?

Vamos directo al grano: ¿Existen realmente las denuncias falsas sobre acoso sexual y violación? Para el feminismo radical no. Y si revisan páginas de internet que se dedican a refutar la sola idea que una mujer pueda denunciar falsamente, verán una cifra, que se repite constantemente: 2%.


Y por qué las sentencias de denuncias calumniosas en muchos países no superan el 2%? ¿Significa que el acusado es culpable en un 98%? No. Un tribunal rara vez dicta una sentencia de este tipo, porque es muy difícil distinguir la denuncia calumniosa de un mero error de apreciación.

 El feminismo radical considera que sólo el 2% de mujeres han mentido sobre acoso sexual, basados en un texto de Susan Brownmiller de 1975 “Against Our Will” (“Contra Nuestra Voluntad”), en donde señalaba que las acusaciones falsas en la Ciudad de Nueva York habían caído al 2 por ciento después de que los departamentos de policía comenzaron a emplear a mujeres policías para entrevistar a las supuestas víctimas. De ahí que, por una supuesta obviedad, el 98% restante diría la verdad. Christina Sommers, una destacada feminista de los años 90’s, que se ha vuelto una de las mayores críticas al feminismo actual, en su polémico libro ¿Quién robó el feminismo? (Who Stole Feminism, 1994), se hizo una pregunta que le ha costado el odio del feminismo sobre todo universitario: ¿De dónde salió esa cifra?

Una palabrita es clave al momento de revisar ese dato: sentencia. El feminismo radical tomó la cifra de 2% de denuncias falsas de acoso sexual y violación de las sentencias emitidas por tribunales. Eso significa que no estamos hablando de denuncias falsas, estamos hablando de denuncia calumniosa. Usted se preguntará ¿Cuál es la diferencia? Que una es la que hacemos ante un policía, o incluso ante un fiscal. La denuncia calumniosa es ante tribunal, o sea: hay que demandar, contratar abogado, entra el Ministerio Publico, hay investigación, jueces… La primera no es delito porque no es delito mentir salvo que se haya jurado no hacerlo ante un tribunal; la segunda es delito (artículo 211 del Código Penal) no por dañar la honra de una persona (lo que sería un daño colateral) sino por poner en marcha la jurisdicción. Es delito por todo el gasto y todo el esfuerzo puesto por el Estado para resolver un problema que jamás ocurrió.

¿Y por qué las sentencias de denuncias calumniosas en muchos países no superan el 2%? ¿Significa que el acusado es culpable en un 98%? No. Un tribunal rara vez dicta una sentencia de este tipo, porque es muy difícil distinguir la denuncia calumniosa de un mero error de apreciación. Las personas pueden equivocarse. ¿Lo ve así el feminismo radical? No. Quienes lo siguen usan manipuladoramente la cifra del 2% para desacreditar a quienes hablamos de las denuncias falsas en materia de acoso sexual. Ello, porque como Christina Sommers denuncia “La tercera ola del feminismo se construye con mentiras e hipérboles“.

Una ventaja a favor de la postura del feminismo radical es el hecho que hay pocos estudios sobre falsas denuncias. ¿Por qué? Porque volvemos a repetir: no es delito mentir. Usted puede mentirle a un policía, puede mentirle a un fiscal, y si es imputado, usted puede mentir en el tribunal porque no le pueden exigir que hable bajo juramento. Dígame, sabiendo esto ¿Cree que habrá personas que quieran prestarse a estudios sobre denuncias falsas?

Pero aun así, hay dos estudios que se han ganado respetabilidad en el mundo académico porque han ido comprobando sus resultados con el tiempo. Uno es el estudio dirigido por Eugene J. Kanin (1994): “False Rape Allegations, Archives of Sexual Behavior”. El otro es el de Charles P. McDowell (False allegations, 1985 se puede solicitar en este enlace), hecho por encargo de la División de Estudios Especiales del Ejército del Aire de los Estados Unidos.

El estudio de Kanin es aún fuente de polémica, porque da una cifra de 41% de denuncias falsas hechas ante la policía. Uno de los cuestionamientos fue la cifra en que se basó Kanin: 109 denuncias, hechas entre 1978 y 1987, en un departamento de policía de una localidad de la región central de los Estados Unidos. Pero al leer la investigación, lo relevante no es la cifra, sino la localidad. Era pequeña, 70.000 habitantes, con pocos delitos, lo que permitía a la policía investigar a fondo, cosa que no ocurre en muchos casos. Y resultó que 45 mujeres terminaron declarando que habían mentido, que no habían sido víctimas de violación ni de acoso. O sea, tampoco es que el grupo de Kanin haya concluido que la denuncia era falsa, sino que las mismas denunciantes acabaron retractándose.

En el caso del estudio de McDowell, se revisaron 556 denuncias dentro del mundo militar de violaciones, de las cuales: en 256 casos no fue posible determinar de modo concluyente la existencia de violación; de las 300 denuncias restantes, se consideraron verdaderas 220 y falsas 80 (es decir, el 27% eran denuncias falsas)

¿Qué pasó en ese 27%? La víctima reconoció la falsedad de su denuncia, dio resultado positivo en los tests de detección de mentiras, o se retractó. El problema vino cuando el equipo de McDowell analizó los 256 casos no concluyentes. Como la idea era ser rigurosos, contrataron expertos externos. ¿Resultado? El 60% de esos casos resultaron ser falsas denuncias. Para evitar conflictos sobre el universo investigado, también analizaron casos de dos departamentos de policía. Y la cifra de 60% de denuncias falsas se repitió.

Todas estas situaciones fueron previas a que se masificara el ADN como medio de prueba. El estudio de Edward Connors, Thomas Lundregan, Neal Miller y Tom McEwen publicaron “Convicted by Juries, Exonerated by Science: Case Studies in the Use of DNA Evidence to Establish Innocence After Trial” es relevante porque fue uno de los primeros en analizar estas situaciones con esa prueba. En 10.000 casos de agresión sexual estudiados por el FBI entre 1989 hasta 1996, anualmente 2.000 exámenes de ADN no fueron concluyentes, cerca de 2.000 pruebas excluyeron al sospechoso primario, y alrededor de 6.000 “coincidieron” con el sospechoso primario. O sea, en 26% de casos la supuesta víctima mintió o identificó erradamente a su atacante (que también entra dentro de las posibilidades) Esta cifra se ha ido ratificando con el trabajo del Proyecto Inocencia que ha establecido que el índice de denuncias falsas oscila entre el 20% (si el ADN excluye a un acusado) y el 40% (si se agrega el ADN no concluyente).

Pero la cuestión es: ¿Por qué mintieron estas mujeres? Las causales son siempre las mismas:

-El establecimiento de una coartada o excusa, ya sea por embarazos no deseados, infidelidades, etc. ¿Rasgo común? Acusar violación por desconocidos
-Afán de venganza.
-Existencia de trastornos mentales o síquicos.
-Para evadir responsabilidades personales
-Extorsión.
-Necesidad de suscitar compasión y atención.

O sea, sí las mujeres pueden ganar algo denunciando falsamente acoso y violación sexual. Sobre todo compasión y atención. Pascal Bruckner, en su libro “La tentación de la inocencia” alertaba sobre en lo que se ha transformado el feminismo: en un feminismo llorón, como lo llamó Camille Paglia, el feminismo victimista de Edurne Uriarte. Bruckner, en su libro, señala que el victimista difunde con enorme intensidad lo que llama “cultura de la queja”, que tiene un poder difícil de enfrentar: su carácter incomprobable. No es fácil confirmarlo, pero tampoco desmentirlo. “Es una actitud que induce a un morboso afán por descubrir agravios nimios, por sentirse discriminado o maltratado, por achacar a instancias exteriores todo malo que nos sucede o nos pueda suceder.”

Muchas mujeres aprovechan instancias como #MeToo para que las demás le digan “qué valiente eres” o “te creo totalmente”, mintiendo sobre situaciones que jamás ocurrieron, sin importarles participar en la estupidez en que se ha convertido el feminismo desde que Andrea Dworkin se le ocurrió escribir en Our Blood, “Bajo el patriarcado, cada hijo de cada mujer es su traidor potencial y también el inevitable violador o explotador de otra mujer”. Como señalo Doris Lessing, “Hoy mujeres más estúpidas e ignorantes pueden insultar a hombres mejores que ellas sin que se eleve la más mínima protesta”.

Usted va a ver por televisión cómo en programas se hacen profundos análisis sobre casos de denuncia de acoso sexual y violación. Déjenme recordarles que son los mismos programas que se arrojaron contra el “abusador sexual” Pablo Mackenna y que nunca le dieron una disculpa cuando resultó que era totalmente inocente.

Aceptar, sin cuestionar cualquier denuncia hecha en redes sociales, incluso en casos de supuesto acoso sexual y supuesta violación, es peligroso y nocivo para nuestros propios derechos humanos. Las acusaciones falsas no son raras, son comunes, y es tarea de los jueces establecer la culpabilidad de una persona. No mía, no suya, no del feminismo.

TAGS: #Acoso #AcosoSexual #Denuncia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Catalina

28 de enero

Interesante columna, lo que si no estoy de acuerdo es con la existencia del feminismo de la tercera ola, hay diversas interpretaciones del feminismo eso si. También quisiera que explicaras el punto de causar lástima, ya que denunciar un abuso sexual, violación o agresión por parte de una pareja siempre acarrea un proceso revictimizante, cuestionando si te lo buscaste o no, tu vida sexual o si solo quieres llamar la atención. Te podria contar experiencias personales de conocidas que les ha pasado situaciones de acoso sexual y abuso, pero no han denunciado ¿sinceramente pensarias que una cercana te contaria algo así solo por llamar la atención o victimizarse? Saludos

19 de febrero

Catalina: hay una diferencia entre “victima” y “victimizarse”.

La victima real de acoso y abuso sexual ha sufrido un daño que es objetivamente tal. Tu lo ves como daño, yo lo veo como daño, quien se lo causo queria causarle daño. Angustia, incapacidad para relacionarse, heridas fisicas cuando ha sido forzada, daño en su honra, perjuicio económico…

La victimizacion es cuando alguien cree o finge haber sufrido un daño. Por ejemplo: cuando un jefe reprende a una trabajadora porque no ha hecho lo que le corresponde, y esa trabajadora se siente ofendida, dolida, y se pasa la pelicula que su jefe es malvado o que la esta acosando (a mi hermana la acusaron de acoso laboral y resulto que la trabajadora era una floja incompetente). O su profesor reprueba a una alumna y esta se queja de que le tiene mala barra, o tiene preferencias (de paso embarrando a otros compañeros en su queja) cuando el problema es que ella no estudio ni asistio a clases.

¿Ves la diferencia? La victima no busca lastima, no es su objetivo, quiere solucionar el problema, quiere terminar con el asunto. Quien se victimiza sí quiere lastima, se alimenta de la lastima. Ojo: lastima, el que le digan “pobrecita, que terrible”, pero se niega a la ayuda porque si se acaba el sufrimiento deja de ser “victima”. La victima se culpa de lo que paso, y tarda en entender que no es asi, por eso cuesta ayudarla; quien se victimiza culpa a todos los demas, nunca a si mismo. Hay diferencia.

Ale

13 de marzo

Pobre mujer de mente Machista…
Ya te quiero ver cuando te violen de verdad y no te crean y estés probando de tu propia medicina. “Porque las mujeres inventan acusaciones”
Patética

mercedes manz

22 de marzo

Te aseguro que aunque vos no lo creas y no seas de ese tipo de mujeres, existen y es cierto que con tal de solucionar un problema o tomar revancha ensucian a personas inocentes

Andrea Varela

06 de abril

Esta Ale si que es una feminista a toda prueba. Le desea una Violación a la autora de la nota!!!
Que gran soporte para las mujeres tener feministas así..

26 de abril

Ale

A MI ME INTENTARON VIOLAR. La diferencia, es que no me paralice, no me asuste, no grite. Lo que hice fue tratar al tipejo como lo que era, un tipejo. Y me solto. Lo asuste porque quedo claro que si no lo hacia, no salia vivo. O lo mataba yo o me mataba, pero no me iba a violar impunemente. Y ni siquiera tenia 15 años en ese momento.

A mi no me creyeron cuando intente denunciar lo que habia pasado, por culpa de esa clase de mujerzuelas. Yo estaba demasiado tranquila, no exagere cuando denuncie, como sí hacen las mujerzuelas mentirosas, no llore ni estaba histerica, como le gusta fingir a esas mujerzuelas. Y eso le dio tiempo al tipejo ese para matar a una niñita de 8 años del Colegio Santa Marta. Ocurrio en 1989, en Guayacan, Coquimbo. Fue un caso que incluso conto Carlos Pinto.

Asi que sé lo que se siente que una cosa asquerosa te toque. Por eso, a diferencia tuya, defendere a las victimas de abuso sexual y violacion con todas mis fuerzas. Y no tolerare en absoluto que ninguna mujerzuela estupida acuse falsamente a nadie por venganza o resentimiento, dañando y perjudicando a las verdaderas victimas.

Antonia

06 de mayo

Dejas mucho que desear al desear que a una persona de tu mismo género le hagan un acto tan repudiable como la violación, te saltó lo intolerante cuando vez que una mujer plantea una opinión distinta,¿no se supone que las feministas abogan por el bienestar de todas la mujeres? Si, pero si esta opina distino hay que lapidarla, patética.

Carol

06 de abril

Existen las falsas denuncias, es una realidad, y son hechas en su mayoría por mujeres despechadas, con sed de venganza y sin un gramo de dignidad.
Existió un estudio sobre la Alienación Parental, donde se demuestra que en los casos de falsas acusaciones, la madre influye poder sobre los hijos para mentir y acusar a su padre de un abuso o violación, simplemente porque está herida y despechada.
Es indignante el daño psicológico y moral que se le hace a un hombre en éstos casos. Porque absolutamente NADIE repara legalmente por ello.

Lee

23 de abril

Podrías darme algún link o informe sobre ese estudio que mencionas, tenemos algo parecido en la familia..

26 de abril

Lee

http://repositorio.uchile.cl/handle/2250/110888

Es una tesis del año 2011. Recuerda que ha corrido agua desde entonces en familia. Pero seguro que te puede servir

https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0370-41062011000600002

Tambien te puede servir esto

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Ver a mujeres de diferentes orígenes, países y posiciones hablar abiertamente ha dado a muchas egipcias valor para compartir poco a poco sus experiencias de manera anónima o dando la cara.
+VER MÁS
#Género

#MeToo y #TimesUp ayudan a las mujeres egipcias a romper el silencio

La ley de pesca dejó muchos heridos y las causas judiciales por soborno, fraude al fisco y cohecho denominadas “Corpesca” y “Asipes” han dejado al descubierto lo intervenido y frágil que está el ...
+VER MÁS
#Economía

Jibia: Fin a la pesca de arrastre

La naturaleza del Petro fue muy controvertida, pues no cumple con varios elementos propios de las criptomonedas. No puede llamársele dinero virtual y tampoco se puede determinar con certeza si es un títul ...
+VER MÁS
#Economía

La CriptoVenezuela y el Petro

Poesucia, o la poesía sucia es un estilo que une la rebeldía sexual con la lucha de clases de una manera especialmente contemporánea: nada tiene que ver con el realismo socialista de otras épocas
+VER MÁS
#Cultura

¿Quién es Poesucia?

Popular

La prueba de papel y lápiz, y el dispositivo de control social que usa sus puntajes, se está comiendo la formación integral y genera un efecto de empobrecimiento curricular.
+VER MÁS
#Educación

Los resultados #SIMCE2018 que la Agencia de Calidad no te dice

Voltaire, ya nos había advertido: “Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero”.
+VER MÁS
#Ciudadanía

A mano armada: Helicópteros, caballos y nepotismo

Algo que es transversal para ambos gremialistas es que acusan que esto es producto de maniobras y aprovechamientos políticos, con ello tratando de minimizar el vacío financiero de sus comunas y normalizan ...
+VER MÁS
#Municipales

La Florida y Viña del Mar: Administrando el desfalco municipal

Se requiere de un entorno flexible (digital) y abierto que diversifique y amplifique las formas de participación efectiva de los usuarios en torno al texto escolar, garantizando libertad de uso de los recu ...
+VER MÁS
#Educación

Hacia el Texto Escolar Abierto: Nuevos antecedentes