#Justicia

¿Es el fiscal Arias, “persona”?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Ha habido cierto revuelo en la prensa nacional con la noticia de que el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, presentó recientemente un recurso de reposición con apelación en subsidio a la Corte Suprema, dos días después de que conociera la resolución que declaró inadmisible el recurso de protección interpuesto contra el fiscal nacional Jorge Abbott. Los argumentos esgrimidos por su abogada en contra de la resolución de la Primera Sala de la Corte de Apelaciones, apuntan que las garantías constitucionales del fiscal Arias se habrían vulnerado, así como también las del debido proceso, el derecho a la honra y a la libertad de expresión.


El argumento del fiscal Arias entonces deberá enfocarse en hacer valer sus derechos como “persona” antes que como fiscal. En la jerarquía de derechos y obligaciones tendrá que imponer sus garantías constitucionales que están respaldadas por los tratados internacionales de derechos humanos antes que su deber como funcionario del Estado de Chile.

El recurso (o acción) de protección se basa en que hubo una “acción ilegal y arbitraria” en el sumario abierto en contra del fiscal regional de la sexta región, después de que éste diera una entrevista al diario La Tercera, donde aseguró que en el proceso de formación de la Ley de Pesca, había corrupción y que “podían haber otros Jaime Orpis”.

Algunos abogados ya han dado su parecer respecto de la pugna entre el Fiscal Nacional y su subalterno, enmarcado en una supuesta crisis del Ministerio Público. Sin embargo, quiero analizar este problema desde otro enfoque.

Si bien es cierto, desde que terminara su periodo el primer Fiscal Nacional Guillermo Piedrabuena y comenzara la administración del segundo Fiscal Nacional Sabas Chahuan, la relación jerárquica del Ministerio Público perdió su rigidez primigenia tras el surgimiento tanto del movimiento gremial de la asociación de funcionarios como el de fiscales de dicha entidad. Así, pues, ese poder original fuerte del jerarca de la institución -plasmado en el proyecto de ley orgánica que le dio vida- se vio equilibrado y, en cierta medida, disminuido por el de las bases.

El problema del fiscal Arias y del Fiscal Abott radica en conciliar la garantía constitucional de la libertad de expresión que es propia de todas las personas (la Carta Magna encabeza así su artículo 19 “La Constitución asegura a todas las personas…”) con el rol y la obligación de reserva de una investigación penal que tienen los fiscales y su deber de abstinencia de opinión política.

Habría que leer la entrevista del Fiscal Arias en el diario La Tercera y extraer de allí los contenidos o antecedentes de la investigación que supuestamente ventiló a terceros ajenos al procedimiento. Es muy probable que tras la lectura, usted no encuentre dichas referencias y, por su puesto, llegará a la conclusión de que el persecutor no infringió el deber de reserva. Cosa distinta son los alcances políticos de sus opiniones, las que permiten un abanico mayor de interpretaciones y, en consecuencia, de que se apliquen sanciones por sus pareceres. De ahí entonces que se pueda enarbolar fundadamente la sospecha de una persecución política en contra del persecutor penal.

¿Dejemos la hipocresía chilena de lado por un minuto? Lo invito a reflexionar, dígame usted, lector ¿la Fiscalía tiene un componente político? Usted dirá que no. Los fiscales deben aplicar el rigor de la ley y el principio de objetividad. Pero, no nos hagamos los lesos. Ya dijimos que suspenderíamos el cinismo por un instante. Revisemos la ley, ¿cómo se designa la cabeza del Ministerio Público? El Fiscal Nacional será designado por el Presidente de la República, a propuesta en quina de la Corte Suprema y con acuerdo del Senado adoptado por los dos tercios de sus miembros en ejercicio, en sesión especialmente convocada al efecto. Si el Senado no aprobare la proposición del Presidente de la República, la Corte Suprema deberá completar la quina proponiendo un nuevo nombre en sustitución del rechazado, repitiéndose el procedimiento hasta que se apruebe un nombramiento. ¿Y desde qué mundo viene la directora ejecutiva del fiscal nacional? Del Ministerio de Justicia. Un organismo también político.

La gente tiende a pensar que todo esto supone que para llegar a la meta, los postulantes al sillón de la Fiscalía Nacional deben realizar acercamientos políticos y más de algún suspicaz pudiera pensar que ese ejercicio acarrea en mayor o menor medida pagar con favores políticos.

El argumento del fiscal Arias entonces deberá enfocarse en hacer valer sus derechos como “persona” antes que como fiscal. En la jerarquía de derechos y obligaciones tendrá que imponer sus garantías constitucionales que están respaldadas por los tratados internacionales de derechos humanos antes que su deber como funcionario del Estado de Chile. En definitiva, tendrá que demostrar algo que parece ser no muy evidente y es que este persecutor, el fiscal Arias, también es persona.

 

TAGS: Corte Suprema Fiscalía Ministerio de Justicia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La configuración del Estado de derecho que debiese primar en un país democrático como el nuestro, exige el respeto y cumplimiento de las normativas que regulan su quehacer
+VER MÁS
#Sociedad

Carta de la Universidad de Chile y el Estado de Derecho

Se desobedece por ausencia de temor, las atribuciones del carabinero, el padre, el marido, el sacerdote o el Estado en cuando al poder de castigar, incluso con violencia, hacían gran parte de la obediencia ...
+VER MÁS
#Política

Crisis de autoridad en Chile

La libertad educativa es uno de los principios más fundamentales para generar una educación pública pluralista, diversa y justa.
+VER MÁS
#Educación

En defensa de la libertad educativa

En el debate sobre la ley 21.015 que incentiva la inclusión laboral de personas con discapacidad, ¿qué protagonismo tienen para las empresas los derechos de los nuevos trabajadores?
+VER MÁS
#Trabajo

Comunicación para la inclusión

Popular

Si debatimos para ganar, terminaremos creyendo que existe una única respuesta correcta y sería la nuestra y cualquier otra está equivocada.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Discutimos para ganar o para aprender?

La recuperación de la ciudad no pasa solo por invertir dineros públicos, para revertir los efectos de la desigualdad territorial es necesario volver a conocernos, para valorarnos desde el encuentro, no de ...
+VER MÁS
#Ciudad

Santiago desigual

Casi la mitad de la población chilena en exterior, formada por los hijos de los chilenos nacidos fuera de la patria, no pudieron participar en el proceso eleccionario por no cumplir con la exigencia establ ...
+VER MÁS
#Política

Limitación grave al derecho a voto de los chilenos nacidos en el extranjero

Expresarse de esa manera es inaceptable y haberlo hecho en el pasado no prescribe fácilmente. Vivimos en una era en que todos tienen la oportunidad de sentirse superiores moralmente, especialmente cuando o ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Así que fuiste linchado por las Redes Sociales?