#Justicia

Derechos Esenciales – Derechos Espirituales

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El ejercicio de estos derechos esenciales es exigible al Estado, y esta exigencia es consustancial al que sea un derecho, de no ser exigible no pasaría de ser un favor o una mera arbitrariedad.

Como seres humanos, tenemos la posibilidad de experimentar nuestra identidad esencial, aquella que habita en la dimensión espiritual de la existencia.

Esta dimensión de la vida humana ha sido recogida en la definición de persona de la Biblioteca del Congreso de Chile, cuando señala que la esfera psíquica-espiritual, propia de la naturaleza humana es la “esencia misma de ser persona y constituye la base de la dignidad humana.”

En esta definición simple e integrativa, queda expresada una condición fundamental del ser humano, su existencia espiritual, que no puede desconocerse, ignorarse y en definitiva violentarse, menos aún por los organismos de Estado, sin corromper con ello la naturaleza misma de nuestra convivencia y el Estado de Derecho. Es por esto que los estados americanos, en la Declaración Americana de Deberes y Derechos del Hombre, en 1948 después de la Segunda Guerra Mundial, antes incluso de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, reconocieron “…que las instituciones jurídicas y políticas, rectoras de la vida en sociedad, tienen como fin principal la protección de los derechos esenciales del hombre y la creación de circunstancias que le permitan progresar espiritual y materialmente y alcanzar la felicidad.”

También aclaran que los “…derechos esenciales del hombre no nacen del hecho de ser nacional de determinado Estado sino que tienen como fundamento los atributos de la persona humana.”

Ellos dejan sembrada la semilla del Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos y establecen una relación entre Derechos y Deberes Humanos.

Explícitamente se señala también la trascendencia de la dimensión espiritual en la vida humana: “Es deber del hombre servir al espíritu con todas sus potencias y recursos porque el espíritu es la finalidad suprema de la existencia humana y su máxima categoría.”

Unos meses después (1948), se proclama la Declaración Universal de los Derechos Humanos, donde se reitera en el mismo sentido que “… la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana…”

Luego en 1969, en la Convención Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica, los estados signatarios reafirman su compromiso con el respeto a los derechos esenciales, reiterando que no tienen su origen en la nacionalidad sino que tienen como fundamento los atributos de la persona humana “…razón por la cual justifican una protección internacional, de naturaleza convencional coadyuvante o complementaria de la que ofrece el derecho interno de los Estados americanos.”

Es con estos antecedentes que en nuestra Constitución (1980) se explicita una comprensión humana espiritualizada, cuando en el 1er. artículo se señala un compromiso con la realización espiritual: “El Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es promover el bien común, para lo cual debe contribuir a crear las condiciones sociales que permitan a todos y a cada uno de los integrantes de la comunidad nacional su mayor realización espiritual y material posible, con pleno respeto a los derechos y garantías que esta Constitución establece.”

Más adelante en el artículo 5°, inciso 2°, se determina un límite para el ejercicio de la soberanía por parte del Estado, señalando que: “El ejercicio de la soberanía reconoce como limitación el respeto a los derechos esenciales que emanan de la naturaleza humana.” Con esto reconoce un espacio de soberanía personal, donde no le está permitido al Estado interferir.

En este mismo inciso se explicita de manera categórica la obligación primera y principal de todos los órganos del Estado “… respetar y promover tales derechos, garantizados por esta Constitución, así como los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes.”

El derecho está siendo consistente con la ciencia, que ha reconocido la existencia más allá de la materia, y con la sabiduría ancestral, que desde siempre ha visto al ser humano ligado al todo, esencialmente parte de un mismo espíritu. Las personas del mundo contemporáneo legítimamente han incluido la ciencia y la sabiduría en sus vidas cotidianas, desde lo doméstico a lo sacramental, interesándose en la búsqueda de sentido y trascendencia, salud y bienestar, superando la oferta de una cultura orientada hacia la superficialidad y la materialidad, incorporando como herramientas, también a las plantas medicinales y psicoactivas.

El ejercicio de estos derechos esenciales es exigible al Estado, y esta exigencia es consustancial al que sea un derecho, de no ser exigible no pasaría de ser un favor o una mera arbitrariedad.

Entonces, la dimensión espiritual de la naturaleza humana y los derechos esenciales que de ella emanan, han sido reconocidos y su ejercicio es garantía protegida por el régimen interno de los estados y por un sistema internacional, de manera que todas las personas pueden exigir el cumplimiento efectivo de este derecho al despliegue y cultivo de la espiritualidad, tanto al propio Estado como a los otros estados partes, así como también al Sistema Interamericano de Derechos Humanos, a través de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

—————–

Foto: Gerard Girbes / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El costo asociado al consumo de carne animal es inmenso y es un valor que no va incluido en su precio y que hoy pagamos con el cambio climático.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Con sobrepoblación, consumir carne es un lujo demasiado costoso

El carabinero acusado del crimen del comunero Catrillanca ya no se presenta como Batman, ufano, adrenalínico y seguro como se le veía en aquel video de celular en plena detención. Ya no es el Caballero d ...
+VER MÁS
#Política

El desinformante

Solo me cabe certificarlo, Brasil es gobernado por un individuo ignorante y vulgar. Nada de la complejidad de la vida y de las problemáticas que enfrenta el mundo y su patria es del interés del actual pre ...
+VER MÁS
#Internacional

Bolsonaro y la irrupción del fascismo escatológico

Es necesario que los distintos actores del sistema asuman su responsabilidad con los cientos de niños bajo orden de búsqueda y recogimiento que son invisibles a la protección efectiva del Estado
+VER MÁS
#Sociedad

La deuda de Chile con su infancia

Popular

En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba
+VER MÁS
#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

Son estas señales -su forma de votar- las que los ciudadanos estamos observando atentamente de nuestras autoridades y legisladores
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a Alejandro Guillier, TPP-11