#Justicia

Daniel Zamudio y la ley

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La eliminación de la discriminación es una obligación del Estado de Chile de cara a los tratados de derechos humanos, quizá la obligación más importante de todas: es difícil hablar de derechos humanos cuando éstos no se garantizan en condiciones de igualdad a todas las personas.

Cuando se conmemora un año desde la muerte de Daniel Zamudio tras el brutal ataque homofóbico del que fue víctima, es imposible no hacer una reflexión acerca de los efectos que tuvo su muerte, uno de los cuales fue la aprobación, tras 7 años en el Congreso, de la Ley Antidiscriminación, a la que ahora también se conoce como “Ley Zamudio”.

Pese a que no era la primera (y probablemente tampoco será la última) muerte por un ataque homofóbico o transfóbico, algo sucedió con ese caso en particular que hizo eco en la población y movió al gobierno a dar urgencia a la ley y adoptar medidas concretas para asegurar su aprobación. Si bien es lamentable que haya sido necesario un hecho trágico como éste para lograrlo, al parecer permitió crear una mayor conciencia de lo que significan la homofobia y la transfobia, y, en general, cualquier forma de discriminación, y cómo en su forma más extrema puede transformarse en violencia.

Pero en ningún caso éste es el final de la historia. Ni menos el final de la discriminación en Chile.

Es positivo que se haya aprobado la ley, es positivo contar con una declaración legal clara de que la discriminación está prohibida en Chile. Es un avance contar con un mecanismo de reclamo contra la discriminación que no existía y que ha dado sus primeros frutos, como en el primer fallo de la justicia que condenó al motel Marín 014 por negar el ingreso a una pareja de lesbianas porque adujeron que allí no admitían parejas del mismo sexo. Nos alegró también que se haya incluido la orientación sexual y la identidad de género como categorías protegidas pese a diversos intentos por excluirlas, y la incorporación de estas mismas categorías a la agravante penal para casos en que determinados delitos se cometen con un móvil discriminatorio.

No obstante lo señalado, se trata de una ley incompleta. Una de las razones por las que es incompleta, es que lo único que regula en detalle es la acción judicial, lo cual es sólo una arista sobre cómo abordar el problema de la discriminación en Chile.

Esto debiera combinarse con prevención, capacitación, medidas de acción afirmativa respecto de lo cual no existen normas explícitas en la ley. Esta falencia se reveló también en el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso de Karen Atala que, entre otras cosas, ordenó otorgar capacitación a funcionarios clave para prevenir discriminaciones futuras. Tampoco hay normas que creen o definan una institucionalidad con responsabilidad para adoptar estas medidas.

En otras palabras, se castiga a las personas que discriminan, pero no se explicita ninguna medida para reducir la cantidad de personas que discrimina o para incrementar la diversidad en diferentes instancias.

Tiempo atrás dijimos que una ley antidiscriminación puede salvar vidas. Pero también dijimos que esto es un primer paso, que una discriminación persistente no se elimina sólo por ley. El respeto y protección de los derechos humanos es un trabajo continuo, que no se agota con la dictación de una ley y menos cuando se trata de una ley incompleta. La existencia de una “ley Zamudio”, más aun teniendo en consideración sus falencias, es insuficiente para asegurar que no existan otras personas que, como Daniel, mueran víctimas de la discriminación solo por lo que ellos son.

Resulta fundamental avanzar en la implementación de medidas de prevención. La eliminación de la discriminación es una obligación del Estado de Chile de cara a los tratados de derechos humanos, quizá la obligación más importante de todas: es difícil hablar de derechos humanos cuando éstos no se garantizan en condiciones de igualdad a todas las personas.

Es cierto que habría sido ideal que la ley lo dijera expresamente, pero no es necesario que lo haga para que el Estado asuma esta obligación e implemente a la brevedad este tipo de medidas, de manera de ir construyendo no sólo una legislación, sino también una cultura de respeto a los derechos humanos de todas las personas sin distinción.

*Columna publicada en Radio Cooperativa.

—–

Fuente de fotografía

TAGS: #DanielZamudio

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

28 de marzo

Es imposible, utópico, irreal, una fantasía, una isla en el desierto, pensar en una ley anti-discriminación en un país que tiene como piedra fundacional la discriminación de la élite que gobierna Chile y que fue la que redactó la misma ley anti-discriminación.

Es de locos, de ingenuos, y hasta sospechoso pensar que una ley entregue la igualdad entre heteros y homos, más en una realidad donde la educación no es prioridad para esa misma élite.

Antes que la ley anti-discriminación, no hubiese sido más saludable crear políticas sociales integrales e inclusivas que entreguen dignidad y satisfacción social a la inmensa mayoría de chilenos que no llegan a fin de mes con el salario de hambre que se les paga; en un país carísimo que cobra por todo, incluso en derechos humanos y sociales; es una nación en el cual la cuna te marca de por vida; en un país que, a consciencia de la misma élite, crea guetos de pobreza inhumana, y a pocos minutos de ahí está otra realidad donde el lujo y la codicia nublan la razón de todos. Si la clase política nacional no se hubiera dejar cooptar por el poder del dinero, y de ahí fomentar el individualismo, no tendríamos ley Zamudio, porque ese joven estaría vivo, porque habría un pueblo instruido e inclusivo.

La ley Zamudio me deja sabores magros del todo:

1) Fue redactado por la élite clasista de este país.
2) No crea condiciones mínimas de vida digna ni siquiera al mismo mundo gay de plaza Italia hacia abajo, o a los discriminados por x motivo.
3) La Ley Zamudio es una isla falaz en medio de una realidad que habla de injusticia social en este país.

Cambiemos la lógica de desarrollo político, económico y social en Chile, y no será necesario ninguna ley, ninguna que hable de proteger a las minorías.

En fin.

Javier Donoso

28 de mayo

¡¡Los asesinos de Daniel Zamudio deberán morirse en la cárcel para así poder salvar a la humanidad de una tercera guerra mundial!!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Una Estrategia País es una declaración que determina la esencia de lo que hay que hacer sostenidamente en el tiempo para conseguir un objetivo principal que debe impulsar el desarrollo de otros objetivos ...
+VER MÁS
#Chile 2030

¿Es posible que Chile logre su desarrollo sin Estrategia País? Parte 2

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

Cuando nos disponemos a abrir espacios a jóvenes en el mundo del trabajo, lo debemos hacer con la base de derechos ya ganados. Ese es el piso mínimo desde el cual nos posicionaremos.
+VER MÁS
#Trabajo

Estatuto Laboral para Jóvenes: ¿Flexibilidad laboral o precarización?

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Popular

La UNICEF estima que hay 246 millones de niños esclavizados en el mundo y un 70% de ellos trabajando en condiciones peligrosas.
+VER MÁS
#Economía

Día Mundial contra la Esclavitud infantil: seamos la voz de los niños que no tienen voz

Es posible reducir (e incluso eliminar) la contaminación de nuestras ciudades cambiando la leña por sistemas de calefacción geotérmica. ¿Por qué entonces no se hace?
+VER MÁS
#Energía

Calefacción geotérmica ¿Un invierno sin crisis ambientales?

Como Consejera Universitaria, mujer y estudiante le ofrezco disculpas públicas a la profesora en nombre de mis compañeras y compañeros que ejercieron y fueron testigos de tales humillaciones.
+VER MÁS
#Género

¿Educación no sexista?

En vez de reformar la sociedad conyugal, se hace imperativo imponer la obligación de clases, en los colegios, sobre matrimonio, deberes y obligaciones ciudadanas, convivencia social.
+VER MÁS
#Género

Sociedad conyugal (o lo mío es mío y lo tuyo es nuestro)