#Justicia

Cárcel de San Miguel: Se nos cayó el sistema

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

p { margin-bottom: 0.21cm; }

Vaya a saber uno cómo harán encajar la vieja majadería de la puerta giratoria, ahora que sabemos empíricamente lo que significa. Porque -y siento mucho recordárselo a los pro-encarceladores -que mientras más los dejamos adentro, menos espacio tienen, menos derechos humanos se garantizan, y –lo que es peor– más muertos por metro cuadrado se garantizan cuando ocurre una tragedia como esta. Y eso que cuando alguien cae a la cárcel, es el Estado quién se hace garante de su bienestar, porque –y aunque les moleste a los hambrientos de la toleranca cero– estos seres humanos pierden momentánea y proporcionalmente su libertad, y ese es el castigo. No la cancelación de su dignidad. No la pérdida de su condición humana.
 
Mal estamos en esto. No es muy marketero hacer campaña antidelincuencia, prometiendo velar por los derechos de los reclusos. Claro que no. El sistema del libre mercado no funciona así. Prometamos limpiar las calles de flaites, aseguremos la circulación libre por los shopping mall con nuestros celulares touch, nuestras pantallas gigantes, nuestras zapatillas que cuestan un sueldo mínimo. A ellos, a los que traicionan el contrato social, a los que nos roban, nos agreden y amenazan a nuestros cabros chicos, hay que cerrarles la puerta por fuera y botar la llave. Y que se preocupe Gendarmería de ellos. Y si hace falta alguien que se preocupe por Gendarmería, no es problema nuestro, es del gobierno anterior y del previo, y de toda la tradición republicana chilena.
 
Estamos en un problema. Aquí se nos cayó el sistema y no sabemos qué hacer al respecto. Pensábamos que aislándolos allá adentro nos podríamos olvidar de ellos. Pensamos que poniendo a la sombra a un par de anarquistas y un musulmán, lograríamos dar señales tajantes y clarísimas de que no hay que meterse con la autoridad en un gobierno de derecha. Pero no contábamos con que esta gente – ¡Oh, cielos, son personas también! – tiene familiares y tiene derechos.
 
El medio problema. Porque a los que habitaban Palacio antes los criticábamos porque eran informales, se preocupaban de tonteras y no de la eficiencia, las cifras, de aplicar esos carísimos textos que nos pasaron en los MBA. El problema es que ahora llegamos con los indicados, los profesionales de lujo que han sacrificado una vida mejor en la empresa privada por evangelizar al país sobre cómo se hacen bien las cosas, con posgrados, con buenos contactos, buen shampoo, buen calefont. Y tampoco funcionan. Parece que todos esos modelos de gestión, tan flamantes, lindos, modernos, no se pueden aplicar a las políticas públicas.
 
Es que probablemente no contábamos con un pequeño detalle: ¿También tenemos que contar a los flaites cuando hablamos de “este país”? ¿O sea que no basta con disfrazar a un actor de pobre? ¿Acaso tenemos que mezclarnos con ellos? ¿Mirarlos a la cara?

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de Diciembre

Si la memoria no me traiciona, en la pasada campaña presidencial el tema de la “seguridad ciudadana amenazada por la delincuencia” fue un territorio en disputa por parte de varias candidaturas. Y, si atendemos a la “encuestocracia” que se ha amojonado en nuestra vida cívica en la última década, el delito, ese que la TV describe a quemarropa cada noche, era y es una de las prioridades que la ciudadanía exige al gobierno de turno reprimir. Frente a dichas circunstancias no recuerdo haber leído ninguna opinión que anatematizara el discurso carcelario. Quizás más de algunos se me traspapeló.
Sí tengo presente que desde la década pasada, una que otra voz provenientes del mundo de las iglesias, del derecho, del periodismo, ong, etc. ha venido advirtiendo el calado social que reviste el problema del sistema penal. Pero hasta ahora, nada sustancial hemos detectado para darle un giro dramático al problema que tú desnudas.
Entonces, ¿de quién es el problema entonces? ¿De la cofradía política de turno? ¿De la mayoría que exige sanciones con el blazon de la puerta giratoria?

gabmarin

09 de Diciembre

Seamos justos. Este no es un problema de la derecha: la responsabilidad es de todos los sectores políticos. La mirada hace años está centrada en, como insinúa Marcelo, quien es más eficiente administrando la puerta giratoria. Más aún: todos somos responsables, porque caímos hace tiempo en el jueguito de confiar de los índices de victimización, construidos en base a la percepción de que podríamos ser víctimas de un delito.

Chile es un país carcelario. Ejemplos burdos sobran: los papitos-corazón en cana por impago de pensiones alimenticias; o quienes pasan noche en cárceles porque un juez de polícia local los sanciona por no tener pasto en su antejardín; o los que chocando un viernes en la noche se van presos hasta que pasen por el control de detención ante el juez.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Persiste la indignación que experimentamos cuando supimos de su muerte a manos de agentes del Estado. Indignación porque el asesinato de Camilo fue un episodio más en la larga historia de abusos en contr ...
+VER MÁS
#Justicia

Lo que nos dejó la muerte de Camilo Catrillanca

Debemos ser nosotros quienes configuremos una institución a la altura del nuevo Chile, donde la represión, la des-inteligencia policial, el uso indiscriminado de la fuerza, las torturas, los apremios ileg ...
+VER MÁS
#Sociedad

La necesaria reforma de raíz a Carabineros

Las personas en situación de discapacidad comprendemos y somos parte de la lucha que está dando el pueblo chileno por vivir con dignidad, porque lo vivimos día a día, noche tras noche
+VER MÁS
#Política

Los ´cojos` también luchamos por la dignidad en Chile

Negar nuestra violencia, la de las calles, es negar una parte constitutiva de nuestra construcción social, que puede que no nos guste en nosotres mismos, pero la mera represión no servirá para sanar los ...
+VER MÁS
#Sociedad

El fuego y la violencia

Popular

Persiste la indignación que experimentamos cuando supimos de su muerte a manos de agentes del Estado. Indignación porque el asesinato de Camilo fue un episodio más en la larga historia de abusos en contr ...
+VER MÁS
#Justicia

Lo que nos dejó la muerte de Camilo Catrillanca

Debemos ser nosotros quienes configuremos una institución a la altura del nuevo Chile, donde la represión, la des-inteligencia policial, el uso indiscriminado de la fuerza, las torturas, los apremios ileg ...
+VER MÁS
#Sociedad

La necesaria reforma de raíz a Carabineros

Las personas en situación de discapacidad comprendemos y somos parte de la lucha que está dando el pueblo chileno por vivir con dignidad, porque lo vivimos día a día, noche tras noche
+VER MÁS
#Política

Los ´cojos` también luchamos por la dignidad en Chile

Negar nuestra violencia, la de las calles, es negar una parte constitutiva de nuestra construcción social, que puede que no nos guste en nosotres mismos, pero la mera represión no servirá para sanar los ...
+VER MÁS
#Sociedad

El fuego y la violencia

Popular

Usan el clasismo para calificar de rotos, lumpen, delincuentes o terroristas a la mayoría que lucha por un Chile digno
+VER MÁS
#Política

Los herederos de Pinochet

Mientras en las poblaciones muere gente por “balas locas” del narcotráfico, Carabineros está persiguiendo actores sociales
+VER MÁS
#Uncategorized

Pacoleaks: ¿del débil protector?

El tiempo corto de este estallido social no sólo pone en cuestión a la Historia de forma dramática. El pasado es desdeñado por quienes son conscientes de estar viviendo un transe histórico, en el que y ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un país sin estatuas

La televisión y la prensa, pero sobre todo la televisión, funcionó los primeros días como una verdadera prótesis del poder, negando con ello la narrativa del “cuarto poder”
+VER MÁS
#Medios

Disparen contra el periodista