Estamos haciendo un balance de los 12 años de  nuestra comunidad.

Para eso, la voz de quienes forman parte de ella es una pieza esencial.
¡Ayúdanos contestando esta breve encuesta!

Quiero responder

#Internacional

Ucrania  y la Transición del Orden Internacional: ¿Democracia v/s Autoritarismo?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En otra oportunidad se reflexionó, a propósito de entender la actual conflictividad entre Rusia y Ucrania en una dimensión de Transición del Orden Internacional, situándola, además, en la idea de Conflicto Internacional Contemporáneo, nomenclatura analítica que se hace cargo de estudiar la conflictividad internacional desde el fin de la Guerra Fría y sus derivadas. También se indicó que había una pretensión geopolítica de parte de Rusia de contener de manera sustantiva vulnerabilidades sobre lo que estima son territorios que se encuentran en el imaginario ruso –con población proclive a ese imaginario dentro de Ucrania– y que podrían comprometer la certidumbre identitaria, política y económica hasta cultural de la Rusia profunda; en definitiva, una tensión geopolítica y geoestratégica. También se consignó, que dada la vecindad y las distintas evoluciones que permiten los Estados ruso y chino, que les ha permitido mayores grados de acercamiento, Rusia estaba recordando que la proyección de China en el concierto internacional, necesariamente debía hacerse con Rusia, demandando en lenguaje geopolítico, el apoyo chino en esta coyuntura de momento transicional del orden internacional. Ello, matices más, matices menos, ha sido así entendiendo las declaraciones tibias que ha formalizado China con respecto al conflicto[1].


Ucrania no sólo es estratégica para Rusia por todo el imaginario identitario que reclaman sobre ella, sino que por lo que representan materialmente, en cuanto a su dotación de recursos naturales

En la condición de Estado Tapón que representa hoy Ucrania, entre Rusia y China v/s las fuerzas occidentales representadas por la OTAN, ONU (asamblea Nacional y otras agencias), Unión Europea y sus países por separado, más otros actores de la comunidad y sistema internacional, que hacen el uso legítimo y necesario del Derecho Internacional y Humanitario para contener esta “operación militar especial de Rusia” (invasión, guerra o conflicto de alta intensidad), Ucrania enfrenta otro tipo de contradicciones que son propias de un contexto de intensa globalización multifactorial, donde, no sólo se relevan acciones políticas de integración política y económica, sino la emergencia de otros actores, que antes de la Guerra Fría, no estaban presentes de una manera tan clara, como es el rol de la sociedad civil, que en más de una oportunidad, algún analista o teórico de las ciencias sociales y de las relaciones internacionales, en específico, colocan como central para impedir el conflicto armado entre países, o unidades sub-nacionales. De hecho, en los estudios internacionales actuales, se le consigna como Sociedad Civil Global, otorgándole un rol de herramienta que ayuda en los procesos de integración económica, política, social y cultural, además de un componente esencial de la democracia franca, que debería persuadir situaciones como las que se observan a más de una semana de acción violenta perpetrada por Rusia.

Es en ese contexto, que se entienden, en parte, los procesos políticos de “primaveras” que rondaron en Túnez, Egipto y Ucrania, entre otros, en los años 2000 aproximadamente, donde diversas revueltas ciudadanas, multitudes, o geografías de la multitud, buscaron formas de liberación de regímenes autoritarios para transitar a democracias, sin corrupción y cercanos a los ideales occidentales.

Ucrania fue testigo de cómo esa geografía multitudinaria del año 2004 en la plaza de Maiden y su Revolución Naranja desestabilizaron el régimen cercano a Rusia, tras denunciar/resistirse a un fraude electoral (comicios en los que salió vencedor Víktor Yanukóvich –pro ruso– en detrimento de Víktor Yúshchenko, que más tarde, vía resolución de la Corte Suprema ucraniana, se ordena repetir los comicios, resultando ganador el segundo).

Esta geografía de la multitud, que se entiende en el sentido de articulaciones socio-territoriales, sin reconocimiento de liderazgos a firme (claros y fáciles de identificar), actuó, en el caso ucraniano, como un verdadero péndulo respecto de adhesiones europeístas, pro-rusas y separatistas, con expresiones nacionalistas, democráticas, conservadoras e incluso neonazis, bregando por ingresar a la Unión Europea, o bien, acercarse a Rusia, articulando voluntades sociales, políticas e identitarias.

Desde ahí, Ucrania no ha dejado de ser una zona tensionada política y militarmente (aunque es un tema histórico de larga data). Recordemos que el año 2014, se genera el movimiento ruso sobre la península de Crimea, posterior al denominado Euromaiden, movimiento social que avanzó en el descabezamiento de un gobierno pro ruso (Víktor Yanukóvich), que había generado acercamientos hacia la Unión Europea vía gestiones diplomáticas, para finalmente no avanzar y, muy por el contrario, terminó estrechando la relación con Rusia.

El año 2015, cuando se logra el tratado de Minsk, contrario sensu de lo que se cree, se instala una situación favorable para Rusia, en cuanto se logra una condición especial sobre la región del Donbás (en específico, las regiones de Donetsk y Lugansk). Hoy, estas expresiones ciudadanas (geografía de la multitud) se encuentran subsumidas ante la crudeza de los ataques rusos y el lejano apoyo occidental en lo material, sin perjuicio de las articulaciones diplomáticas y económicas de estrangulamiento a la economía rusa (en el afán de impedir un posible escalamiento del conflicto).

Importante es consignar que en esta encrucijada internacional, que implica un reordenamiento de los factores del tablero geopolítico dentro de esta larga Transición del Orden Global, el mundo se enfrenta entre una visión oriental (en este momento capitaneada por Rusia) y una occidental (Europa, EE UU y su alianza militar OTAN), sobre un espacio geográfico que históricamente ha estado en disputa por los recursos naturales, las comunicaciones y las infraestructuras diversas que ayudan a consolidar las áreas de influencias de los poderes de alcance global en el corazón continental de Europa. En esa línea, como es reconocido desde larga data, Ucrania, no sólo es estratégica para Rusia por todo el imaginario identitario que reclaman sobre ella, sino que por lo que representan materialmente, en cuanto a su dotación de recursos naturales (suelos, que la transforman en granero de Rusia y parte de Europa, entre otros países), sino que, además, por la materialidad nuclear y energética general que contiene (gasoductos, oleoductos, otros). Esta situación es conocida desde el accidente de Chernobyl en la década de los 80’ de la centuria pasada y fue refrendada ahora por lo que implicó otra vez el ataque a la planta nuclear más importante del territorio ucraniano (Zaporiyia), que, aunque está orientada a la generación de electricidad, implica una estratégica condición de poder interno en el territorio ucraniano.

Esta condición de Estado tapón y pivote que tiene Ucrania, que ya hemos señalado (con ubicación y situación geográfica, históricamente atractiva/conflictiva), también conviene escrutarla respecto del proceso político interno, el cual, en función del sistema político vigente, desde que dejó de estar bajo la órbita soviética, ha permitido una serie de gobiernos que estuvieron tensionados en función de la situación geográfica que tiene este Estado (fuera de intensos grados de corrupción del sistema político y privado), que convive con una población que reproduce un imaginario nacional en permanente disputa, otra vez, gracias a la situación geográfica-identitaria en la que se ubica y se reproduce año con año.

No obstante, la geografía de la multitud ucraniana que, en estos momentos ha generado un apoyo irrestricto al presidente Volodímir Zelenski, replicándose la misma, en el escenario interno ruso, teniendo como consecuencias, arrestos masivos de personas, coartando la libertad de expresión, nos hace también recordar una máxima de la teoría democrática, la que plantea que, en la época contemporánea, no ha existido una guerra entre democracias.

¿Cómo se explicaría entonces la invasión rusa al territorio ucraniano? Lo más probable es que, como muchos especulabamos, Rusia está lejos de ser una democracia plena, sino que se encuentra más cerca de ser una cuasi democracia de corte más autoritario, con un líder que se ha mantenido dos décadas en el poder. Esa actitud autoritaria explica por qué el país de los zares, actúa de la forma en que lo hace, mientras el régimen autoritario chino hace la vista gorda y el occidente democrático no hace más que observar y sancionar en lo económico, constreñido por los tratados democráticos internacionales del occidente global.

Al parecer, el ataque a Ucrania, es también un ataque que ha puesto en jaque a la democracia y a la sociedad civil global, en el marco de la comunidad internacional. Aunque cabe recordar que el mundo occidental democrático, también se ha desplegado sobre uno u otro territorio por la fuerza, cuando no se han ajustado a sus intereses, aunque estos hayan sido regímenes autoritarios de distinto cuño. Se concreta así la paradoja, contradicción o hipocresía de la política internacional-mundial, tema, que por espacio, comentaremos en otra oportunidad.

[1] Ver en https://pagina19.cl/destacado/transicion-del-orden-mundial-ucrania-un-pivote-mas-de-la-misma/ y en  https://opinion.cooperativa.cl/opinion/internacional/transicion-del-orden-mundial-ucrania-un-pivote-mas-de-la-misma/2022-02-25/110243.html

por  Sebastián Sánchez
Historiador. Dr. © en Estudios Americanos con Especialidad en Estudios Internacionales de la Universidad de Santiago de Chile (USACH). Máster en Historia Contemporánea por la Universidad Autónoma de Madrid. Director de Estudios Contemporáneos y miembro del Núcleo de Estudios Asiáticos IDEA-USACH.
José Orellana Yáñez
Doctor en Estudios Americanos Instituto IDEA-USACH, Magister en Ciencia Política de la Universidad de Chile, Geógrafo y Licenciado en Geografía por la PUC de Chile. Académico de la Escuela de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Academia Humanismo Cristiano
TAGS: #Rusia #Ucrania Geografía de la multitud Guerra

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

12 de marzo

Sebastian: ¿me podrías explicar eso de democracia?. Siempre me ha costado entenderlo. En el contexto de lo que has expuesto, ¿EE.UU. sería una democracia y algo distinto a ello, como lo que se vive en Rusia, sería autoritarismo, cuyo símil aplicado al título de tu exposición podría entender como racionalidad versus locura?

Tampoco puedo recordar los países que ha invadido con anterioridad Putin, pero, sí tengo una noción de los países que ha bombardeado EE.UU. estos «20 años», tal como esos que cuando los invadió dijo que se construían en ellos armas biológicas y químicas, solo que nunca las encontraron. El premio nobel de la paz Barac Obama bombardeó 6 naciones solo en su primer mandato, que sería el país al que le corresponde la racionalidad, en el símil.

En serio, es difícil entender el concepto de la democracia, porque la entiendo como la voluntad del pueblo ejercida por medio de representantes y, esto significaría en el símil que ¿la gente de EE.UU., querían que su representante principal bombardeara otras naciones?.

¿No es confuso acaso el concepto de democracia, si lo viéramos como con un filtro que lo procuremos relacionar a la paz, por ejemplo?

¿O es que si eres un demócrata solo tienes que encontrar a quien bombardear porque amenaza tu seguridad, o presupones que lo hace?

Pero, yendo al conflicto, no me quedó tan claro en tu explicación por qué Rusia invadió. Entendí que porque Rusia no es tan democrática y es más bien autoritaria, y alocada, en el s

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Resulta inconducente hacer recaer la responsabilidad de la derrota en el plebiscito de salida a las clases subalternas, porque eso es desconocer que en nuestra sociedad el ethos que organiza la vida, las ex ...
+VER MÁS
#Política

De la economía al ethos y vuelta: la tiranía de los modos de vida

Resulta inconducente hacer recaer la responsabilidad de la derrota en el plebiscito de salida a las clases subalternas, porque eso es desconocer que en nuestra sociedad el ethos que organiza la vida, las expectativas y las necesidades populares, esta moldeado por el neoliberalismo imperante.

En la reparación, comparece y se reconoce en primera instancia, lo destruido, desgastado y obsoleto, y se trabaja en determinar si lo que se tiene en estudio es pertinente recuperar
+VER MÁS
#Política

El concepto de reparación en el debate público

En la reparación, comparece y se reconoce en primera instancia, lo destruido, desgastado y obsoleto, y se trabaja en determinar si lo que se tiene en estudio es pertinente recuperar

Para muchos, esta no solo fue una derrota del texto constitucional presentado por la <desgastada> Convención. También fue una dura derrota para el Gobierno de Gabriel Boric. Todo indica que los ciud ...
+VER MÁS
#Política

La gran derrota de un débil gobierno

Para muchos, esta no solo fue una derrota del texto constitucional presentado por la <desgastada> Convención. También fue una dura derrota para el Gobierno de Gabriel Boric. Todo indica que los ciudadanos no dejaron de disociar al proyecto con la actual administración.

Una nueva convención, la cual por supuesto puede estar acompañada de expertos, que cumplan un rol consultivo, de apoyo técnico indirecto y de armonización durante todo el proceso, es el mejor camino par ...
+VER MÁS
#Política

Vamos por una mejor Convención

Una nueva convención, la cual por supuesto puede estar acompañada de expertos, que cumplan un rol consultivo, de apoyo técnico indirecto y de armonización durante todo el proceso, es el mejor camino para resolver el vicio de ilegitimidad de la Constitución

Nuevos

Resulta inconducente hacer recaer la responsabilidad de la derrota en el plebiscito de salida a las clases subalternas, porque eso es desconocer que en nuestra sociedad el ethos que organiza la vida, las ex ...
+VER MÁS
#Política

De la economía al ethos y vuelta: la tiranía de los modos de vida

Continuamos entregando una reflexión que se quiere actual  del posible sentido de la conexión de lo humano y el sol. O sea, de la historia humana y la Naturaleza en los confines contemporáneos de la ave ...
+VER MÁS
#Cultura

Prosa segunda del sol

La realización IV Seminario Internacional sobre Educación en Derechos Humanos y el Premio Óscar Arnulfo Romero, de esta versión en Chile, nos pone en relieve los desafíos y metas a desarrollar en esta ...
+VER MÁS
#Educación

Derechos Humanos: Universal, Diverso e Inclusivo

En la reparación, comparece y se reconoce en primera instancia, lo destruido, desgastado y obsoleto, y se trabaja en determinar si lo que se tiene en estudio es pertinente recuperar
+VER MÁS
#Política

El concepto de reparación en el debate público

Popular

Como dice Wendy Brown ¿quién no es hoy un neoliberal? Una racionalidad gobernante como el neoliberalismo organiza y construye mucha conducta y muchos valores sin parecerlo. Produce «principios de realida ...
+VER MÁS
#Política

La derrota

Más que nunca tenemos que tener la convicción, para promover instancias de participación, vinculante y activa, desde los niños, niñas y jóvenes y, principalmente quebrar con nuestro discurso adultocen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Celebramos y rememoramos una democracia sostenible e integral

El sistema, encabezado por los descendientes de la Primera Junta de Gobierno quieren que tu vivas un eterno "18", los 365 días del año y no te des cuenta, o no te importe, que mientras te embriagas, te joden
+VER MÁS
#Sociedad

Patria, embriaguez y miseria

Para muchos, esta no solo fue una derrota del texto constitucional presentado por la <desgastada> Convención. También fue una dura derrota para el Gobierno de Gabriel Boric. Todo indica que los ciud ...
+VER MÁS
#Política

La gran derrota de un débil gobierno