#Internacional

Trump y los Derechos Humanos

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

A partir de las polémicas medidas de Donald Trump respecto de las políticas de inmigración, ha tomado relieve el drama de miles personas que día tras día arriesgan su vida para llegar a Estados Unidos. Este drama tiene dos partes, por un lado un país de origen que, si bien no se trata de guerras civiles o de dictaduras, es un territorio controlado por pandillas que actúan al margen de la ley y las sofisticaciones políticas de las Democracias liberales en forma,  y que aterrorizan a la población manteniéndolas en la miseria económica y moral. Por otro lado, un gobierno como el norteamericano que ha actuado como se sabe en los últimos años.


Las medidas de Trump demuestran en forma fehaciente que el consenso civilizatorio respecto de los Derechos Humanos comienza a desvanecerse.

Países como Guatemala, el Salvador y Honduras no ocupan generalmente la agenda noticiosa, sin embargo, la brutalidad a la que se someten miles de sus habitantes para llegar a Estados Unidos indican que el Estado de Derecho allí no es más que un formalismo y que por tanto  el migrante no es, en estricto rigor, un sujeto de derechos, sino un sujeto a merced de la fuerza, expresada en la mayor capacidad de matar y amedrentar. En conclusión, quien huye hacia Estados Unidos lo hace en una condición subhumana; hombres, mujeres y niños abandonan su identidad particular (un barrio, una iglesia, amigos) y se sumergen en una realidad donde, momentáneamente, no existen y desde donde solo les queda llegar a Estados Unidos o morir.

En el caso de Estados Unidos, el país receptor de oleadas de inmigrantes, el nuevo gobierno ha hecho algunas modificaciones a las políticas migratorias que son necesarias destacar por las implicancias políticas que encierran. En primer lugar, establece la deportación para aquellas personas que hayan sido acusados de ofensa criminal, incluso sin esperar la condena ni  el veredicto. En segundo lugar, todo funcionario de una ciudad o un Estado (no solo agentes de inmigración) deberán arrestar al inmigrante ilegal para que sea deportado. Por último, los Agentes de inmigración podrán deportar a quien consideren una amenaza a la seguridad nacional.

Las implicancias políticas de estas medidas son también lecciones, ya que si nos sumergimos en la historia del siglo XX, veremos que la Europa de entreguerras lidiaba constantemente con el tema de los apátridas y las minorías. En esos años, etnias y clases sociales pasaron a ser portadoras del delito, al margen de cualquier conducta o comportamiento objetivo, eran delincuentes innatos. Hoy en Estados Unidos, no es necesaria una condena para que el migrante sea deportado como un delincuente, el problema es que su país de origen no lo restituye como sujeto de ley alguna (tal como españoles y judíos de la Europa de los treinta). Por otro lado, en los tumultuosos años de entreguerras, las policías, único contacto del Estado con el indeseable, adquirían un poder que con el paso de los años, iba a dar forma al poder con que el régimen totalitario sometía a toda la población de un país. Hoy, el Agente de Inmigración no somete al migrante a la ley, sino simplemente a su fuerza arbitraria encarnada en el criterio con que determina el peligro que representa el sospechoso.

En 1948, a partir de la deshumanización sufrida por las minorías llevadas a la perversión total del Holocausto, la Declaración Universal de los Derechos Humanos prometía que cuando un país buscara eliminar la dignidad humana de un sector de la población, instancias supranacionales apoyadas por las principales potencias garantizarían los derechos innatos de todo ser humano.

Sin embargo, sabemos que tal orden ideal es, ha sido y será tristemente desmentido por la realidad. La lógica bipolar y  conflictos étnicos y de toda índole han significado un constante recordatorio de que el interés de los Estados (sin entrar en el tema del origen de tal interés)  ha sido hasta ahora más fuerte que la dignidad de los desplazados.  El gobierno de Trump y su actitud hacia el migrante pone de manifiesto que, como nunca antes en el mundo de la posguerra, la legitimidad de los Derechos Humanos  pende de un hilo. La cantidad de fantasmas que pululan entre el Río Grande y el corredor centroamericano, nos recuerdan que cada vez son más los hombres que viven al margen de la paz liberal que los Derechos Humanos debieran garantizar.

Las medidas de Trump demuestran en forma fehaciente que el consenso civilizatorio respecto de los Derechos Humanos comienza a desvanecerse. De ser este el camino que tomará el primer mundo (sumando también a Europa) se puede vaticinar un aumento de la tentación autoritaria por parte de una población que entenderá  que en la nacionalidad descansa la dignidad humana. Además, y en esto un reflejo del drama de apátridas del treinta, el criminal innato recorrerá el derrotero proporcional a la concentración autoritaria del poder, primero será el inmigrante ilegal, después el hijo del inmigrante ilegal, hasta llegar a ser simplemente el latino.

Como dije anteriormente, nadie puede desconocer que los Derechos Humanos han sido transgredidos en forma recurrente, sin embargo, es importante llamar a la reflexión sobre el consenso civilizatorio sobre el cual vamos a comprender nuestra relación con el mundo y con los distintos otros con quienes convivimos.  Es difícil pensar en una sociedad y en una comunidad de naciones donde no se reconozca la dignidad de todo ser humano por el solo hecho de vivir en el mundo, es difícil imaginar la vida en sociedad sin el Estado de Derecho de por medio. Habrá que preguntarnos si lograremos reconocer el momento en que ello ocurra.

TAGS: #DrechosHumanos #Migrantes #TercerMundo #Trump

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

27 de junio

Los derechos humanos es un asunto de conveniencias. En ningún lugar se han garantizado los derechos humanos del 100% de la población. La gente que promueve derechos humanos son una mafia internacional. (Favor leer definición de mafia, para que no se diga que es una palabra inapropiada para ellos).

En Chile los derechos humanos, tienen un desastre de orden nacional. Las prioridades se perdieron, las mayorías se difuminaron en medio de unas minorías tan extrañas. La razón se dejó de discutir. «También hay que llegar con recursos a presos, delincuentes, narcos, reincidentes, porque los pobrecitos»…

«Hay que recibir a todos los inmigrantes con SIDA, costumbres delictuales y narcos, porque, los pobrecitos.» Hay que referirse a algunos de manera particular. Las bromas ya no son posibles, porque los pobrecitos… Vamos a asesinar a numerosos infantes, porque, las pobrecitas no van a poder vivir como quisieran si no se hicieran un aborto.

No hay, simplemente, recursos para todos los pobrecitos que se hacen los vivos y si los quieren, deben ir por ellos y tomarlos de las manos de los pobrecitos políticos, postulando a sus cargos.

Creo que las naciones son libres de decidir cómo hacen qué o cuál cosa. Pienso que no deben estar en manos de minorías, ni deben regirse por pactos internacionales ridículos que nadie cumple. Los derechos humanos son una lacra a la razón, y lo vemos en el caso del gendarme y la falla estatal global del primer párrafo de la Constitución…

01 de diciembre

En Argentina estamos igual, Rolando. Y en el mundo también. Tenemos DD.HH. de primer orden, de segundo y de tercero. Sin ir más lejos, Amnistía Internacional critica o cuestiona lo que más le conviene.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

La excepción de seguridad de la nación, presente en la Carta Fundamental como uno de los casos en que se permite el secreto por ley de quórum calificado, para mantener la reserva de información, debe se ...
+VER MÁS
#Política

Artículo 8° CPR: Comentario sobre una solicitud a las FF.AA.

En su natal San Juan Chamelco, Alta Verapaz, Guatemala, vestía su indumentaria indígena, en los campos de manzanas usa pantalón de lona. Su ropa de Guatemala sólo la usa para eventos especiales, dejó d ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un día tranquilo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática