#Internacional

Por qué el creciente ataque mundial contra las ONG nos concierne a todos

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

www.amnistia.cl

Los verdaderos líderes y lideresas mantienen vivos los derechos humanos. No intentan reprimirlos sometiendo a las ONG a obstáculos y restricciones irrazonables para impedir que lleven a cabo su esencial labor en favor de los derechos humanos. Tampoco utilizan tácticas intimidatorias, ni asfixian a las ONG con trámites burocráticos para intentar silenciarlas.

Sin embargo, a medida que en el panorama mundial han ido apareciendo en los últimos años más dirigentes que se autocalifican de “duros”, ésas son exactamente el tipo de tácticas intimidatorias a las que han recurrido en su intento de poner en el punto de mira y atacar a comunidades ya marginadas.


En su intento de demonizar y denigrar a grupos minoritarios ya marginados, los gobiernos tratan de atrapar a todo el mundo en sus redes, especialmente a los y las activistas que se atreven a defender los derechos de los demás.

Como revela el nuevo informe de Amnistía Internacional sobre la represión mundial contra la sociedad civil, desde 2017 en todo el mundo se han adoptado o están en trámite casi 40 instrumentos legales concebidos para obstaculizar el trabajo de las organizaciones de la sociedad civil.

Desde Hungría hasta Estados Unidos, hemos presenciado el terrible impacto que esto tiene sobre las personas que se unen para defender los derechos humanos. Las personas que con su activismo promueven los derechos de las mujeres, de las personas LGBTI, de las personas migrantes y refugiadas, y la defensa del medio ambiente se encuentran entre las más afectadas.

Fijémonos, por ejemplo, en Arabia Saudí, donde el asesinato de Jamal Khashoggi ha abierto los ojos de mucha gente sobre la cruda realidad del trato que reciben las voces disidentes.

Una de las formas que utiliza el gobierno saudí para frenar la disidencia es denegar la inscripción en el registro a organizaciones nuevas y disolverlas si se considera que “perjudican la unidad nacional”. Con esta política, ninguna organización independiente de derechos humanos ha podido registrarse, y los grupos que defienden los derechos de las mujeres se han visto especialmente afectados.

Defensoras de los derechos humanos como Loujain al Hathloul, Eman al Nafjan y Aziza al Yousef, entre otras, siguen detenidas arbitrariamente sin cargos y sin acceso a asistencia letrada.

Como muestra nuestro informe, los onerosos requisitos para la inscripción en el registro, los obstáculos para acceder a la financiación y otras restricciones basadas en vagas nociones de “seguridad nacional” o “valores tradicionales” afectan de forma desproporcionada a las mujeres y los grupos marginados.

Resulta sumamente alarmante la rapidez con que estas leyes represivas están extendiéndose por el mundo, incluso en países considerados tradicionalmente más abiertos a la sociedad civil. Un buen ejemplo de ello es restablecimiento por el presidente Donald Trump de la denominada “regla de la mordaza global”, una de las primeras medidas que tomó al asumir su cargo en 2017. Esta regla bloquea la ayuda estadounidense a servicios de salud —a menudo en forma de financiación vital— a cualquier ONG que utilice sus fondos propios para prestar servicios de aborto, asesoramiento o remisiones relativos al aborto, o que defienda la despenalización de estos servicios.

Esta medida no sólo ha hecho que millones de mujeres y niñas en todo el mundo no hayan podido acceder a servicios de salud sexual y reproductiva que podrían salvarles la vida, sino que ha afectado también a organizaciones que ofrecen atención en otros problemas de salud, como el VIH y la malaria.

Estas restricciones no sólo afectan a quienes realizan labores de activismo sobre los derechos de las mujeres y a las comunidades con las que trabajan. Las personas migrantes y refugiadas están desde hace mucho tiempo en el punto de mira de los políticos que esgrimen un discurso de “nosotros frente a ellos”, y esos ataques se amplían cada vez más a grupos que muestran solidaridad y ofrecen ayuda a quienes las necesitan.

En Hungría, con el gobierno del primer ministro Viktor Orban se han aprobado leyes xenófobas concebidas para atacar a personas y organizaciones que ofrecen apoyo a personas refugiadas y migrantes. En aplicación del paquete de leyes “Stop Soros”, aprobado en 2018, el mero hecho de realizar o distribuir octavillas con información sobre temas migratorios podría ser delito. Esta legislación está redactada en términos tan generales que resulta ridícula.

Pero no es solo Hungría. La Ley de la Fuerza de Fronteras de 2015 de Australia ha sido uno de los más flagrantes ejemplos de cómo los gobiernos han intentado reprimir la solidaridad con las personas refugiadas: una ley que impide a los agentes encargados de hacer cumplir la ley hablar sobre cualquier abuso o negligencia médica cometidos en los centros extraterritoriales de detención de Australia, si no quieren arriesgarse a una posible pena de dos años de cárcel.

En su intento de demonizar y denigrar a grupos minoritarios ya marginados, los gobiernos tratan de atrapar a todo el mundo en sus redes, especialmente a los y las activistas que se atreven a defender los derechos de los demás.

Se trata de un asunto que nos concierne a todas las personas, no sólo a las que trabajan para las ONG. Porque el resultado final, si se permite que los gobiernos continúen utilizando estas tácticas, es un mundo en el que estaremos más divididos que nunca, y en el que cada vez habrá menos personas que estén dispuestas a defender los derechos de las comunidades marginadas, o que puedan hacerlo.

Kumi Naidoo, secretario general de Amnistía Internacional

TAGS: #DerechosHumanos Activismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

27 de Febrero

No fueron los gobiernos los que se pusieron en contra de las ONGs

Fueron las mismas ONGs las que perdieron la credibilidad.

Partiendo por el hecho del trabajo voluntario pero explotador. No son pocas las ONGs que exigen a sus colaborantes más de 30 horas de trabajo, en que los colaborantes se tienen que pagar todo (pasaje, alimentos, etc) para luego descubrir que el hijo de, la hija de, la esposa de, a esos sí les pagan y muy bien. Al voluntario le salen con el cuento de que “estas ayudando a personas”, mientras solo en España las ONGs manejan montos de más de 2.000 millones de euros. Y ni un miserable cafe les dan a los voluntarios. La transparencia no es algo que las ONGs consideren fundamental.

Luego estan todas las historias reales de lo turbias que son ciertas ONGs (y por desgracia no son poquitas). ¿O tengo que recordar el caso Oxfam? Yo conozco varias historias en Camboya, Haiti, en España, en Mozambique, en Angola… asi como muchas personas que hemos trabajado en ONGs las hemos visto, las hemos vivido y las hemos conocido

Y no es para nada mentira que hay ONGs hechas específicamente para intervenir en los asuntos de los Estados, promovidas por agencias o grupos de poder. Como Human Rights Foundation. Y lo turbio de USAID en Africa esta bien documentado. Puedo seguir, no tengo problema en dar mas ejemplos.

¿Por qué en vez de hablar de “demonización” no analizan qué estan haciendo mal? Porque hay muchas cosas que sí estan haciendo mal.

28 de Febrero

Puede mirarse el mismo cuadro desde otro enfoque, al parecer son las mismas sociedades las que estan intentando, solo eso, intentando, sacarse de encima la influencia de las ONG. Muchas de esas organizaciones son bastante oscura en cuanto a su financiamiento y verdaderos objetivos. Es muy probable que las haya de buena tela, con objetivos nobles y que trabajan por el bien de todos, pero ¿como distinguirlas de las otras que son todo lo contrario, brazos politicos, fachadas, activismo oscuro?.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Hoy el ser humano y sin importar color de piel, sexo o edad es reducido a una simple cosa y/o mercancía que está al servicio del Mercado.
+VER MÁS
#Economía

Necroeconomía/Necropolítica y las Zonas de sacrificio

Esta historia popular nos plantea contundentemente que los dirigentes estibadores no fueron "peligrosos extremistas" sino que fueron héroes, fueron quienes trabajaron y pelearon por un salario ju ...
+VER MÁS
#Sociedad

22 de septiembre: De ´peligrosos extremistas` a mártires portuarios

Existe una idea de Gobierno Mundial sobre la materia, siempre tan opinable en su despliegue, producto de las asimetrías de poder del sistema internacional.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Geografía del incendio v/s geopolítica ambiental: el caso de la Amazonía

Es muy poco probable que pueda lograrse aprendizaje si los estímulos que recibimos no guardan alguna relación con nuestras experiencias y nuestras memorias.
+VER MÁS
#Educación

Aprendizajes y emociones en perspectiva

Popular

Es muy poco probable que pueda lograrse aprendizaje si los estímulos que recibimos no guardan alguna relación con nuestras experiencias y nuestras memorias.
+VER MÁS
#Educación

Aprendizajes y emociones en perspectiva

¿Cómo se entiende que el Consejo para la Transparencia haya optado por sacrificar los datos personales de millones de chilenos solo para beneficiar la posición política de una autoridad pública?
+VER MÁS
#Ciudadanía

La segunda traición del Consejo para la Transparencia

Este proyecto será solo un gasto para el Estado -y no una inversión- si es que no se considera una estrategia global de uso eficiente del agua
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Equidad hídrica

Esta historia popular nos plantea contundentemente que los dirigentes estibadores no fueron "peligrosos extremistas" sino que fueron héroes, fueron quienes trabajaron y pelearon por un salario ju ...
+VER MÁS
#Sociedad

22 de septiembre: De ´peligrosos extremistas` a mártires portuarios